Archivo de la etiqueta: antioxidante

Recetas: Granada de primero, de segundo y de postre

El importante valor nutricional de la granada la ha convertido en un ingrediente perfecto para numerosos platos otoñales. Además de aportar gran sabor y color a cualquier tipo de ensalada con sus refrescantes y crocantes semillas, esta fruta originaria de Irán ha comenzado a ser considerada como un superalimento por su alto valor antioxidante (3 veces más que el té verde o los arándanos), lo que influye en la mejoría del aspecto de la piel.

La granada es perfecta para hacer frente a estados gripales por su gran contenido en Vitamina C y previene la retención de líquidos, porque está compuesta por un 80% de agua.

Por último, entre otros beneficios, cabe destacar que es una buenísima fuente de fibra y un aliado contra los problemas de inflamaciones, sobre todo si la tomas en zumo.

Para que lo puedas comprobar por ti mismo, te sugerimos varias recetas muy saludables con las que no renunciar a las propiedades de esta fruta.

 

PARA ENTRAR EN CALOR: CREMA DE CALABACÍN Y GRANADA

Ingredientes

  • 1 calabacín
  • 1 puerro
  • 3 boniatos
  • 1 granada
  • 1 cucharada de jenjibre molido
  • Una pizca de canela
  • 1 cucharada de cúrcuma
  • Sal y aceite de oliva virgen extra

Elaboración

Pela y corta el puerro (sin las capas exteriores), el calabacín y los boniatos y pon a rehogar en una cazuela con un poco de aceite. Después, añade las especias y los granos de la granada, reservando unos pocos para el momento de servir.

Por último, incorpora el agua hasta tapar toda la mezcla y deja al fuego durante unos 20 minutos, aproximadamente. Después, tritura todo para conseguir la crema final. Si crees que está muy espesa, añádele un poco de leche.

PARA EL FIN DE SEMANA: BERENJENAS ASADAS CON SALSA DE YOGUR Y GRANADA

Ingredientes

  • 1 granada
  • 2 berenjenas
  • Sal y pimienta
  • 1 cucharada de tomillo
  • Aceite

Para la salsa:

  • 200 g de yogur griego
  • Aceite de oliva
  • Un diente de ajo o ajo en polvo

Elaboración

Parte las berenjenas a la mitad y haz tres cortes longitudinales sin llegar a cortar la piel. Haz lo mismo, pero del lado contrario para crear cortes en forma de diamante.

A continuación, pon a precalentar el horno (180-200 grados) y echa por encima de las berenjenas un chorrito de aceite de oliva para, posteriormente, salpimentar y echar el tomillo. Mientras horneas las berenjenas durante unos 40 minutos, bate el yogur con los granos de las granada y un poco de ajo y aceite.

Será la salsa que echemos por encima al plato cuando lo sirvamos. Si quieres, también puedes decorarlo con unos granos más para darle color.

UN POSTRE BAJO EN CALORÍAS: MOUSSE DE GRANADA Y COCO

Ingredientes

  • 3 granadas (dependiendo del tamaño)
  • 3 cucharadas de polvo de gelatina
  • 4-5 cucharadas de miel
  • 2 tazas de leche de coco
  • 1 pizca de extracto de vainilla

Elaboración

Pela las granadas y reserva los granos de una de ellas. Los otros, exprímelos hasta conseguir llenar dos tazas de zumo de granada. Coge el jugo de la mitad de una de las tazas y mézclalo con la gelatina.

En otro recipiente, mezcla el zumo restante con la miel y déjalo hervir para después añadir a la gelatina que habías reservados. Remueve hasta que se disuelva toda la gelatina. Pasados unos minutos, vuelve a poner todo al fuego en una cazuela hasta que hierva y deja enfriar a temperatura ambiente.

Por último, añade la leche de coco y el extracto de vainilla y deja en la nevera una hora para que espese. Si quieres servirlo de manera individual, este será el momento, porque es aconsejable mantenerlo en la nevera unas cuatro horas más antes de poder degustarlo.

 

El vino ecológico y sus grandes beneficios para la salud

Siempre hemos oído que tomarse una copa de vino al día es bueno para la salud, pero.. ¿Por qué? ¿Y en qué se diferencia el vino ‘normal’ del ecológico?

El hollejo, pepitas y raspón de la uva son ricas en polifenoles, antioxidantes cuyo efecto se multiplica durante el proceso de fermentación del vino.  Por ello, llevamos años escuchando a los expertos decir que una copita diaria de vino (150 ml) es buena para la salud.  Ojo, que en España las copas solemos llenarlas con más cantidad.

Hoy os resumimos cuáles son todos estos efectos positivos en la salud, que se actúan todavía más en los vinos de producción ecológica.

Vino ecológico vs. vino no ecológico

Todos los productos ecológicos en general, debido a su procedencia de la agricultura ecológica, mantienen mejor todas sus propiedades, y lo mismo es aplicable al vino.

Pero lo cierto es que los productores de vino ecológico no solo se rigen por las correspondientes regulaciones europeas sobre sustancias prohibidas (limitación de sulfatos, pesticidas, fungicidas , etc.) y condiciones del suelo, sino que también llevan a cabo muchísimas «buenas prácticas», desde la vendimia hasta el último punto de la cadena de producción, que garantizan que el producto es de máxima calidad y lo mejor para tu salud:

  • Selección previa: Se eligen las uvas sanas y se recogen manualmente
  • Transporte: se usan cajas fácilmente lavables, remolques poco profundos y recubiertos (para que no entren en contacto con la uva) y se transportan a la bodega el mismo día de su recogida
  • Elaboración: se evita cualquier tipo de posible contaminación del vino, la fermentación se realiza con levaduras existentes de forma natural en el mosto, se utilizan únicamente aditivos permitidos (mosto, azúcar, pasas, etc), siempre de producción ecológica
  • Filtración y almacenamiento: se evita que se transmitan olores y sabores, se emplean técnicas de frío para su acondicionamiento térmico y conservación

5 Propiedades y beneficios del vino que debes conocer

Existe una amplia documentación científica al respecto, os contamos algunas de las propiedades y beneficios más interesantes para la salud:

  1. Existen estudios sobre los efectos antioxidantes de los polifenoles en el sistema cardiovascular, la diabetes, procesos inflamatorios y neurodegenerativos e incluso contra el cáncer1.
  2. Dentro de los polifenoles del vino, encontramos además flavonoides, que actúan como vasodilatador, mejorando la circulación y el sistema cardiovascular, y ayudando a prevenir enfermedades coronarias y También se ha estudiado su efecto positivo en el metabolismo de la glucosa en pacientes con diabetes.
  3. Gracias a esta activación del riego sanguíneo, ingerir vino en pequeñas dosis también mejora el riego cerebral, mejorando la función cognitiva y la agilidad mental.  El vino tinto es rico además en Quercitina, que interviene en el estrés oxidativo de las neuronas previniendo la degeneración neuronal  (Alzheimer, Parkinson, Síndrome de Huntington, etc).
  4. En los flavonoides de las uvas y el vino encontramos también resveratrol, que disminuye el envejecimiento celular. Esto implica que no solo protegemos las células neuronales, sino también las presentes en todo el organismo, desde la piel hasta los músculos. El resveratrol del vino también ha sido estudiado para prevenir inflamaciones, infecciones y multitud de patologías, incluso su efecto en la lucha contra el cáncer2.
  5. Los científicos también aseguran que consumir vino diariamente en dosis moderada frena el crecimiento de los estreptococos de la boca, causantes de caries, gingivitis y dolores de garganta.

Mientras los científicos continúan investigando, nosotros vamos a celebrar todos los beneficios del vino con una copa (del ecológico, por supuesto) 🙂

En Oh! My Bio disponemos de Vinos Ecológicos, tanto tintos (crianza, reserva o roble)  como blanco (por ejemplo, de uva godello). Si no te decantas por blanco o tinto, puedes apostar por un rosado bio, con mezcla de uva mencía y godello, por ejemplo.

¿A qué esperas para brindar por tu salud?

Fuentes:

  1. Rodrigo R, Miranda A, Vergara L. Modulation of endogenous antioxidant system by wine polyphenols in human disease, Clinica Chimica Acta Journal. 2011 Feb 20;412(5-6):410-24. doi: 10.1016/j.cca.2010.11.034. Epub 2010 Dec 2.
  2. Latruffe N, Rifler JP. Bioactive polyphenols from grapes and wine emphasized with resveratrol. Current Pharmaceutical design. 2013;19(34):6053-63.

4 Bio-consejos para recuperar la salud de tu cabello

¿El Sol, el cloro y la playa  han castigado tu cabello?
Veamos algunos consejos naturales a integrar en tus hábitos cotidianos y combatir la fragilidad, sequedad y apertura de puntas

Recuerda que, además de proteger nuestra piel del Sol, también es conveniente cuidar nuestro cabello durante el verano. Si no has protegido tu pelo y lo has sometido a una prolongada exposición, el Sol probablemente haya degradado su queratina (produciendo fragilidad, sequedad, apertura de puntas) y alterado la melanina (el color, sobre todo si está teñido). Por otro lado, el agua clorada y la sal marina daña la capa de lípidos que protege el pelo.

Existen diferentes tipos de protectores y champús reparadores, pero esta ocasión queremos centrarnos en ciertos hábitos cotidianos que nos pueden ayudar a tener un pelo hidratado, suave y brillante después del verano ¡Y durante todo el año!

1. Bio-lavado y secado de tu cabello

En el lavado es importante masajear suavemente el cuero cabelludo y dejar actuar unos minutos antes de aclarar bien con agua. Puedes utilizar champús ecológicos elaborados con melisa (regulador de grasa), ortiga (uso frecuente) o enebro (anticaspa). Si lo que quieres es obtener más brillo, te recomendamos champús de argán, jojoba, rosa terciopelo o de naranja y coco.  Si tu cabello ya está dañado, el champú de ginkgo y oliva que aporta vigor y flexibilidad.

También existen productos que estimulan la microcirculación capilar (compuestos por Sabal, Mijo, Ortiga, Bardana y Cola de Caballo), fortaleciendo y previniendo la caída. Recuerda  después que el secado menos intrusivo es al natural, al aire, y si usas secador, mantenlo a unos 3 cm del pelo, y evitando siempre las raíces.

2. ¿Mascarilla o acondicionador?

El acondicionador (o suavizante) compensa la falta de sebo natural, aportando proteínas, lípidos o grasas naturales, por lo que el cabello adopta brillo y suavidad de inmediato. Las mascarillas en cambio reconstruyen, poco a poco, la cutícula y la capa hidrolipídica. Ambos son complementarios:

  • El acondicionador se aplica tras el aclarado del champú, repartiendo “una avellana” por todo el cabello y aclarando en el momento. En Oh! My Bio supermercados ecológicos disponemos de acondicionador, por ejemplo, de avena, o bien de Aloe Vera con acción hidratante.
  • Lo ideal es utilizar una mascarilla sobre el pelo limpio y mojado, dejarla actuar 5- 10 minutos y aclararla. Te recomendamos una mascarilla con antioxidantes para nutrir y recuperar el cabello, como por ejemplo Eternia, realizada con aceite de pepita de uva, extracto de vid y germen de trigo.

3. Planchado y color

Trata de evitar el uso de planchas o, al menos, no las uses cada vez que te lavas el pelo. Aplica siempre un protector de calor y procura pasar la plancha solo una vez en cada mechón.

Si quieres teñirte sin dañar tu cabello con productos químicos, puedes utilizar tintes vegetales. En Oh! My Bio tenemos tinte de henna  en polvo (para cabellos oscuros, deja un color brillante y único según tu tono natural) y colorantes vegetales: cobre natural, caoba, negro y varios tonos de rubio y castaño. Todos ellos con certificados ecológicos.

4. Revitalizante

Una loción de romero es el mejor revitalizante, ya que además aporta volumen y ayuda a reducir la caída del cabello. En Oh! My Bio contamos con una loción capilar elaborada a base de aceite de romero y rábano rusticano que nutre la raíz del cabello, favoreciendo su crecimiento y manteniendo el cuero cabelludo sano.

Si te da pereza echarte tantos productos al pelo, te puede resultar muy práctico tomar un suplemento de colágeno.  En este caso, Oh! My Bio supermercados ecológicos te recomienda Collmar Cabello en polvo, que aporta colágeno y queratina, dos proteínas imprescindibles para formar la estructura del pelo.

Ahora  ya no tienes excusa, te hemos dado todos los detalles para que, mediante tus hábitos diarios, puedas cuidar tu pelo ¡Y que brille al máximo durante los 365 días del año!