¿’Ecofriendly’ por tendencia o por herencia?

‘Ecofriendly’: Dícese de aquellas personas, productos, leyes o movimientos (…) respetuosos con el Medio Ambiente. O, traducido literalmente del inglés, “amigo de la ecología”.

Resulta curioso ver como la sociedad está cada vez más familiarizada y comprometida con conceptos tan antiguos como son eco, bio, ecológico, orgánico, verde… Incluso, este modo de actuar tan tolerante con nuestro entorno también ha dado el salto a la mayoría de sectores económicos en aras a preservar un futuro más sostenible y a mejorar nuestros hábitos alimenticios y saludables.

Pero la teoría siempre ha sido mucho más fácil que la práctica y aquello que pretende convertirse en nuestra ideología (cuántas veces hemos pensado en alto eso de…”a partir de mañana empiezo a reciclar”) no siempre se consigue de una manera eficaz.

Bien sea por ignorancia o por pereza, existen multitud de rutinas diarias que perjudican gravemente al medio natural y animaly que pueden evitarse de una manera muy sencilla.

Por ello, si estás pensando en convertirte en ‘Ecofriendly’ echa un vistazo a esta serie de recomendaciones para aplicar en tu casa, en el trabajo o con tu dieta.

  1. En casa: Un hogar ecofriendly es, por encima de una moda, una tendencia de decoración a nivel mundial. Si, además de ser ‘amigable’ y sustentable creamos un ambiente moderno ¿Qué podemos perder?

– Los principales ambientes que tienen un mayor impacto en nuestras rutinas y donde pasamos más tiempo a diario son el baño y la cocina, por eso es aconsejable que te atrevas a recuperar y transformar tus muebles antes de desecharlos. ¡Pueden tener más utilidad de la que imaginabas!

– La luz natural, siempre que puedas, ha de ganarle la batalla a la artificial y hazte con elementos y/o productos ahorradores de energía eléctrica o de consumo de agua. Un consejo: Revisa tu grifería y adquiere bombillas de bajo consumo.

– En cuanto a la limpieza, apuesta por productos de origen vegetal, porque gracias a su alta concentración ahorrarás en cantidad, pero no en calidad. Además, estarás utilizando líquidos libres de agentes químicos, hipoalergénicos y totalmente biodegradables.

  1. Como consumidor: ¡Muy importante! Asegúrate de que los productos ecológicos que adquieres responden a tal premisa. Llevar un certificado ecológico significa haber sido cultivados, recolectados y/o elaborados mediante un proceso libre de tóxicos y pesticidas. Esto nos garantiza que el producto sea biodegradable y que se descompondrá de manera natural sin dañar nuestro ecosistema.

– Empieza a prestar atención a los componentes y al proceso de fabricación de la ropa que compras. Cada vez hay más marcas que adoptan medidas amigables.

– Reutiliza los envoltorios de nylon para hacer manualidades, los de plástico a modo de bowl o tupper y los de vidrio como bollones para salsas y mermeladas.

 Utiliza bolsas recicladas o de tela cuando vayas al super y evita las de nylon.

  1. En tu dieta: Para consumir productos saludables es básico conocer de dónde provienen, cómo se han cultivado, sus ingredientes… Así como apostar por la agricultura y ganadería de proximidad y de temporada. Consumir productos ecológicos también nos confirma que existe un gasto energético mínimo en transporte, distribución y almacenaje.

Las conservas nos pueden sacar de muchos apuros, con ellas podemos tomar alimentos fuera de temporada. Tanto compradas, como hechas en casa, pueden ser una muy buena opción para tomar alimentos económicos y de buena calidad.

– Recicla el aceite de freír. Si no tienes suerte de tener contenedores de reciclaje de aceite en el lugar en el que vives, tienes la opción de empapar el aceite en papel viejo o arena y tirarlo al cubo de restos orgánicos. Otra opción: hacer jabón con los restos de aceite usado.

– Ahorra energía cocinando siempre que puedas en una olla exprés, corta los alimentos en trozos pequeños para que se cocinen antes, no abras la puerta del horno antes de tiempo o apaga la vitrocerámica un poco antes para que se siga cocinando con el calor residual.

  1. En el trabajo: ¿Pasas gran parte de tu jornada laboral en una oficina? Pues se acabó el malgastar papel porque sí. En vez de a la papelera, coloca una caja de cartón en un lugar próximo a todos los empleados y depositad allí las hojas. Todo puede empezar como un juego o pequeñas apuestas a base de café para comprobar quién es capaz de habituarse al cambio antes.

Reutiliza las hojas para anotaciones, para volver a imprimir algún documento de uso interno o para realizar carteles de consumo responsable. Por ejemplo, uno que recuerde “No dejar encendidos los aparatos cuando nos vamos de la oficina” para fomentar la cultura del ahorro energético.

  1. Tiempo libre: ¿Qué decirte con respecto al medio de transporte? Utiliza el público siempre que puedas porque, además de ahorrar más dinero y despreocuparte de encontrar sitio para aparcar, estarás contaminando menos. Ah! Y si optas por la bicicleta ya no habrá excusas para decir que no tienes tiempo para hacer deporte a causa del trabajo ¡Lo harás antes y después!

– En la playa: No te olvides de la crema protectora eco, beneficiosa para ti y para el Medio Ambiente. ¿Sabías que en muchos lugares está prohibido bañarse con cremas que no sean bio? (Más información en este post).

– Si comes en el campo, en la playa o en la piscina lleva contigo una bolsa para meter todos los desperdicios.

En Oh!MyBio creemos firmemente que los cambios siempre son posibles si cada uno ponemos un poco de nuestra parte. Apostamos por un modo de vida sano, regido por una alimentación bio, y defendemos la agricultura y ganadería de proximidad. Pero, sobre todo, queremos fomentar el bienestar personal, teniendo en cuenta que todos nuestros actos siempre tienen una repercusión sea del carácter que sea. Visita nuestros supermercados en León (Burgo Nuevo, 22) y Madrid (Hortaleza, 38; Raimundo Fernández Villanueva, 11) e infórmate sobre cómo llevar una vida más ‘ecofriendly’.

Receta de arroz y azukis con verduras y agua de coco

Que el agua de coco está de moda es una realidad. No sólo por su poder refrescante y su composición baja en calorías, sino porque también ha conseguido convertirse en el complemento perfecto, incluso sustituto, de las bebidas específicas para deportistas.

Pero lo que nos ha traído hasta aquí es otro asunto más apetitoso. Sus beneficios en la cocina, tanto para darle un exquisito gusto al plato como ofrecerle al comensal una propuesta saludable y equilibrada.

¿Qué os parece un arroz integral y azukis con verduras y agua de coco?

Sabemos que no es la primera vez que os traemos una receta con este ingrediente como uno de los principales (y seguro que no será la última), pero, en esta ocasión, hemos querido preparar un plato también apto para veganos y celíacos.

Cabe destacar que es un plato que ayuda a reducir el colesterol y aporta una interesante cantidad de vitaminas y antioxidantes. Gracias al agua de coco, además de hidratación, también ofrece numerosos nutrientes por su alto contenido en potasio, electrolitos y vitamina C.

Elaboración

Pon a hervir el arroz integral durante unos 25 minutos o media hora. Recuerda que antes, es aconsejable, que esté lavado y escurrido.

Al mismo tiempo, echa también a hervir las ramitas de citronela en el agua de coco. Debes hacerle unos cortes para que desprenda todo el sabor. Será suficiente con dejarlo unos 10 minutos para que no se evapore el agua.

Ahora toca añadir al agua de coco la zanahoria y la remolacha peladas y cortadas en pequeños trocitos. Tras unos diez minutos hirviendo, añade el azuki cocido y escurrido y lo dejas unos 8 minutos más con la tapa puesta. Después le retiras las ramas de citronela.

Mientras pones a hervir el brócoli durante un par de minutos, sofríe los trozos de berenjena con el ajo picado.

Por último, corta las hojas de espinacas y el aguacate en juliana y empieza a emplatar: Coloca el agua de coco con verduras y azukis y añádele el arroz integral, el brócoli y el sofrito de berenjena. Termina con las espinacas y el aguacate y echa un poco de perejil y las nueces picadas. Si quieres potenciar su sabor, exprime un poco de lima. ¡Et voilà!

Aguas infusionadas con sabor a verano y beneficios de invierno

Fáciles de elaborar, sabrosas, extremadamente refrescantes y muy saludables. Cuatro propiedades que describen a la perfección las famosas aguas infusionadas en frío con frutas, hortalizas o hierbas -o como las llaman en América del Sur ‘aguas saborizadas’-.

Es cierto que son más apetecibles cuando aumentan las temperaturas. De ahí que se conozcan como las ‘aguas de verano’, pero es aconsejable consumirlas en cualquier época del año, porque el poder de sus ingredientes ayuda a cuidar y proteger nuestro organismo.

En todo caso, con estas bebidas bajas en calorías podemos volcar nuestra imaginación culinaria y aprovechar al máximo las propiedades de las frutas y verduras ecológicas, puesto que también aprovecharemos las pieles de muchas de ellas para que la infusión en frío sea mucho más aromática.

  • ¿Cómo se elaboran? Agua fría (un litro o litro y medio), hielo y los ingredientes que más te gusten (siempre lavados y cortados, preferiblemente en trozos grandes).
  • La mezcla necesitará entre diez y doce horas de reposo para que el líquido coja el sabor que deseamos. Si se agita un par de veces durante el proceso se conseguirá más sabor.
  • Por otro lado, si quieres mantener la mezcla en la nevera más de 24 horas retira los ingredientes para que no se oxiden.
  • Cuanto más fría, más apreciarás todos los matices de sabores.
  • Los restos de las licuadoras de presión en frío también son perfectos para preparar este tipo de aguas, igual que los de haber preparado horchata o leches vegetales
  • ¿Se pueden comer los ingredientes? Valora el estado de la fruta al final del proceso. Algunos alimentos se quedan muy blandos, pero otros permanecen igual de tersos.
  • ¿Cuáles son las mejores combinaciones? Por ejemplo, el pepino siempre va bien con cualquier cítrico; el mango y el limón son grandes aliados de la menta; y los frutos rojos valen para ir solos o acompañados. Aprovecha el sabor de hierbas como el perejil y la melisa y las propiedades de especias como el jengibre, la canela o la pimienta rosa.

Algunas propuestas más para sorprender a tus invitados:

  1. Mango, lima y albahaca: La piel de medio mango, media lima en rodajas finas y una rama de albahaca –con sus hojas, o un par de ramas un poco aplastadas sin ellas– darán como resultado un agua dulce y frutal.
  2. Zanahoria con granada y salvia: Desgrana una granada y pela en tiras una zanahoria. La salvia endulzará la mezcla en su justa medida.
  3. Limón con menta y albahaca o cilantro: Exprime medio limón e incluye otro y medio más en rodajas. La menta y la albahaca aportará un gran poder refrescante.
  4. Menta, manzana y cítricos: Utiliza una naranja, media manzana, 2 ramas de menta y 12 cc de almíbar (una variante del almíbar es el edulcorante líquido, el agave o la salvia)
  5. Sandía, melón y albahaca: Media sandía en trozos, una rodaja de melón también troceada y un par de ramitas de romero.
  6. Pepino con toronja y romero: Corta en rodajas finitas el pepino y añade un par de ramitas de romero junto a un toronjo o pomelo.
  7. Mora con frambuesa, fresa y menta: Con ocho moras y frambuesas y cuatro fresas en rodajas será suficiente. Añade hojas de menta al gusto (entre 3 y 5).

Visita nuestros supermercados Oh!MyBio en León (Burgo Nuevo, 22) y Madrid (Hortaliza, 38 y Raimundo Fernández Villaverde, 11) y consigue a diario toda la fruta y verdura ecológica que necesites para elaborar tus aguas infusionadas en frío. Recuerda que los productos ecológicos te aportan un mayor porcentaje de vitaminas, minerales y nutrientes debido a que están libres de tóxicos y no han sido tratados con abonos.

Recetas: Si quieres ensalada… toma cinco ‘tarros’

Atrás quedaron ya esas ideas preconcebidas de que la ensalada es solo una comida para el verano, para las personas que hacen dieta o para los veganos y vegetarianos.

Actualmente, y sabiendo ‘jugar’ con la cantidad de alimentos que existen en el mercado, este tipo de plato puede ser uno de los más completos que hayas comido nunca, por no hablar de variado y saludable. Y, lo mejor de todo, que también puedes cambiar hasta la presentación. ¿La última moda? Servir tus ensaladas en tarros.

Combinar productos frescos, ecológicos y de calidad pueden hacer de la ensalada uno de los manjares más exquisitos de nuestro hogar. Y, si no le temes a innovar, esta opción te sacará de muchos apuros cuando tu tiempo sea más ajustado y no quieras renunciar a la ingesta de vitaminas y minerales. Y si lo quieres en tarro, te la puedes llevar donde quieras de una forma limpia y que conserva muy bien todos los ingredientes. Porque una ensalada no está hecha sólo de lechuga…

1. Ensalada de legumbres y naranja

  • 1 bote de lentejas cocidas
  • 2 naranjas
  • 1 pimiento verde y otro rojo
  • 1 tomate
  • 3 cucharas aceite oliva

Pica los pimientos y el tomate y pela la naranja y sepárala en gajos. Mezcla las lentejas con las verduras y aliña la mezcla con una vinagreta de mostaza, elaborada con vinagre de vino y un poco de mostaza. Después, echa los gajos por encima y a comer.

2. Ensalada de salmón ahumado y espelta

  • 300 gr de espelta
  • 150 gr de salmón ahumado en lonchas
  • 12 tomates cherry
  • 1 pepino
  • 1 cebolla roja pequeña
  • Vinagre de sidra
  • Aceite de oliva
  • Zumo de limón
  • Eneldo fresco
  • Sal y pimienta

Mezcla en un bol el vinagre con el azúcar y añade el pepino y la cebolla previamente cortados en pequeños trozos y reserva la mezcla durante media hora, aproximadamente.

Pasado este tiempo, pon en una fuente la espelta con los tomates añade el aceite de oliva, el zumo de limón y el salmón ahumado. Recupera la mezcla de azúcar, pepino y cebolla e inclúyela y espolvorea con eneldo.

3. Ensalada de tofu con habas y brócoli

  • 250 gr de tofu fresco ecológico
  • 100 gr de habas
  • 150 gr de lechuga
  • 1 zanahoria
  • Media cebolla roja
  • 5 gr de jengibre
  • Medio pimiento rojo
  • 10 cl de sopa de caldo de verdura
  • Salsa de soja
  • Brócoli

Hierve el brócoli durante unos minutos y déjalo reposar para añadir a la ensalada en frío. Lo ideal sería trocearlo y mantenerlo con cebolla picada, aceite de oliva y sal al gusto.

Corta el resto de la cebolla y el jengibre y caliéntalo en un wok con el tofu ya troceado. Para ello te recomendamos utilizar un aceite de coco, de sésamo o de lino para aportar un sabor más intenso a la mezcla.

Poco a poco, y según se vaya dorando el tofu, vete echando los demás ingredientes. Lo último que debes incorporar es la lechuga y remover bien la ensalada antes de servir.

4. Ensalada de wakame y sésamo

  • 20 gr de alga wakame deshidratada
  • 1 cucharada de semillas de sésamo
  • 1 mango
  • Salsa de soja
  • Vinagre de arroz o manzana
  • Sirope de agave
  • Aceite de sésamo

Se trata de una de las ensaladas más fáciles y rápidas de elaborar y una de las más beneficiosas para nuestro organismo debido a las propiedades del alga wakame, recomendado en dietas para adelgazar, proteger los huesos, remineralizar o reforzar las defensas, entre muchas otras.

Hidrata las algas en agua fría durante 10 minutos y escúrrelas antes de cortarlas en tiras. Cortamos el mango en pequeños trozos y mezclamos con el wakame.

Después, acaba el plato echando el aceite, el vinagre, la soja y el agave (1 cucharada) y espolvorea las semillas de sésamo.

5. Ensalada de garbanzos, frutos secos y anchoas

  • 400 gr de garbanzos ecológicos cocidos
  • 1 tomate
  • 1 cebolla morada
  • Frutos secos
  • 2 huevos
  • Aceitunas
  • 100 gr de queso eco de cabra
  • Anchoas pesca sostenible
  • Aceite de oliva virgen eco
  • Vinagre de manzana eco

Cocidos los garbanzos y los huevos, elabora la vinagreta, simplemente, mezclando 3 partes de aceite por una de vinagre y añádele los frutos secos picados.

Después, combinamos todos los ingredientes restantes bien cortados y los rociamos con la vinagreta. Para decorarla antes de servirla, utiliza las anchoas y unas aceitunas.

 

Aceite ecológico, una apuesta segura por la salud y la belleza

¿Aceite ecológico o convencional? Conoce las diferencias…

 

Nadie puede negar que el aceite es uno de los alimentos más importantes de nuestra dieta y el que más presente está en cada una de las comidas que realizamos a diario, de ahí que también se le conozca como el ‘Oro líquido’ de la gastronomía.

Por este motivo, cada vez hay más consumidores que apuestan por incluir en su cesta de la compra aceite ecológico sustituyéndolo por el convencional, pero… ¿Realmente conocemos las diferencias entre uno u otro?

¿Cuáles son las ventajas del aceite ecológico frente al convencional?

La primera ventaja del aceite ecológico frente al convencional es muy clara: Es más beneficioso para la salud y para el Medio Ambiente. Te contamos el porqué a continuación.

El aceite de oliva ecológico se elabora a través de una serie de procesos de extracción en frío combinados con técnicas que lo liberan del uso de productos químicos en su composición. Por tanto, estamos hablando de un aceite 100% orgánico, beneficioso para la salud y mucho más respetuoso para el entorno en el que vivimos.

 

El hecho de estar libre de pesticidas u otros productos químicos aporta al aceite de oliva ecológico la seguridad de poder librarnos de numerosos agentes dañinos para nuestro organismo.

Por otro lado, tendremos ante nosotros un aceite que, para ser ecológico y conseguir el certificado, debe cumplir con multitud de exigencias y constantes controles en el campo y en las almazarras para garantizar que no han sido utilizados productos químicos en su proceso de producción, un plus de confianza para nuestra dieta.

Debido al tratamiento de extracción en frío, las olivas sanas son recogidas siempre del árbol, nunca del suelo, y en su justo punto de maduración. Además, se muelen el mismo día que son recogidas para que el agua que posee la aceituna no se oxide y se reduzca su calidad.

 

Principales beneficios del aceite de oliva ecológico

Para entender mejor las propiedades del aceite ecológico hemos destacado cuatro principales beneficios de su consumo fácilmente comprobables en nuestro día a día.

  • Sabor puro: Debido a su proceso de extracción y a que su recolección y molturación se realizan el mismo día, el aceite ecológico conserva intactas todas las propiedades de la aceituna, incluyendo la intensidad de su sabor aromático.
  • Natural: El aceite ecológico es zumo de aceituna 100%. Su cultivo está alejado de elementos externos y artificiales que puedan modificar el resultado.
  • Trazabilidad garantizada: Gracias a los controles de calidad a los que está sometido la agricultura ecológica. Si no cumple con las exigencias no hay certificado. Por lo tanto, sabremos que estamos consumiendo un aceite ecológico si la botella lleva el logotipo y el sistema de etiquetado ‘eco’.
  • Respetuoso con el Medio Ambiente: Además de los beneficios para nuestra salud, el consumo y la producción de aceite ecológico produce el mínimo impacto ambiental porque no utiliza ningún tipo de químico en su proceso de elaboración y aprovecha al máximo los recursos naturales.

Tipos de aceites ecológicos

Además del de oliva, existen multitud de aceites ecológicos con interesantes propiedades para nuestra salud y que pueden aportar a nuestros platos un toque de sabor y nutrientes muy diferente al que estamos acostumbrados.

Probablemente, no hayas oído hablar de muchos de ellos, por eso queremos hacerte una pequeña lista con algunos de nuestros favoritos.

  • Aceite de coco: Es uno de los mejores nutrientes naturales para el cabello y la piel, además de favorecer la digestión.
  • Aceite de lino: Se extrae de las semillas de lino y, gracias a su aporte de Omega 3, ayuda a combatir el estreñimiento, a reforzar el sistema inmune, a reducir el estrés o a prevenir la hipertensión, entre otras cosas.
  • Aceite de Cartamo: Mejora la función del sistema cardiovascular y del sistema inmunológico, siendo un aliado para bajar de peso. Sus efectos beneficiosos se deben a la gran cantidad de nutrientes y a su contenido de ácidos grasos del tipo Omega.
  • Aceite de Sésamo: Muy rico en cuanto a propiedades nutricionales y antioxidantes. Recomendable para mejorar la memoria y calmar los nervios. También conocido como aceite de ajonjolí, este alimento se obtiene a partir de las semillas de sésamo y mediante un proceso de primera presión en frío. Sus componentes (proteína vegetal, ácidos grasos esenciales y vitaminas y minerales) le confieren propiedades antioxidantes, hidratantes y emulgentes.
  • Aceite de  Aguacate: Su uso cosmético es tan importante como el culinario. Mezclado con huevo ayuda a reparar uñas, a suavizar arrugas y a nutrir el cabello. A nivel alimentario es rico en vitaminas y antioxidantes.
  • Aceite de Chía: Destaca por su suave sabor. No contiene aditivos y protege la salud de nuestro corazón favoreciendo la circulación sanguínea. Además, es de sobra conocido por ayudar a retener la hidratación en la piel y regenerarla.
  • Aceite de semilla de calabaza: Tanto para la cocina como desde un punto de vista saludable, lo cierto es que el aceite de calabaza es muy apreciado por su contenido rico en proteínas y ácidos grasos insaturados, Por ello es muy beneficioso en procesos de desmineralización o problemas de uñas y caída de cabello, incluyendo su efecto diurético.
  • Aceite de Argán: Contiene importantes vitaminas, minerales, ácidos grasos y antioxidantes que le proporcionan grandes beneficios a la piel y al cabello, por ejemplo, la prevención del envejecimiento prematuro, disminución de los signos de la edad o hidratación, entre otros. En el ámbito nutricional, es un interesante antiinflamatorio natural, cuyo efecto se hace muy efectivo en el tratamiento de problemas como el reumatismo y la artritis.
  • Aceite de Nuez: Este aceite no se debe usar para cocinar a altas temperaturas sino que se utiliza en ensaladas o comidas frías. Es, al igual que la de argán, un aliado para el cuidado del cuerpo y la piel y muy utilizado para reforzar el sistema inmunológico y nervioso.
  • Aceite de Cáñamo: Es bueno para prevenir enfermedades cardiovasculares, para regular el colesterol y también es un potente antiinflamatorio.
  • Aceite de Pepita de Uva: Ideal para ensaladas, marinados o vinagretas. Se trata de un aceite muy completo, puesto que se utiliza en diferentes campos: gastronomía, dietética y cosmética. En cocina, sirve de aceite anticolesterol.
  • Aceite de Germen de Trigo: De alto valor nutritivo, el aceite de germen de trigo ofrece más proteínas para el cuerpo que la carne y es el alimento más adecuado para aquellos que consumen alcohol en exceso o sufren de colesterol alto. Recomendable para consumir a diario.
  • Aceite de Girasol: El más conocido y usado por la mayoría, el aceite de girasol ecológico es excelente en la preparación de recetas de cocina en las que se desee elaborar alimentos con menos calorías debido a su menor cantidad de grasas. Es ideal para consumir en crudo, en la elaboración de mayonesa, como aderezo de ensaladas y salsas.

Los aceites ecológicos y sus propiedades

A estos también podemos sumar otros tipos como el de soja, el de onagra o el de borraja, entre otros. Si quieres obtener más información sobre sus características o cómo incluirlos en sencillos no dudes en acercarte a los supermercados Oh!MyBio en León (Burgo Nuevo, 22) y Madrid (Hortaleza, 38, y Raimundo Fernández Villaverde, 11) o visitar nuestros perfiles en Facebook o Instagram, donde todas las semanas te ofrecemos una deliciosa receta ecológica.

Receta de Croquetas de calabacín, quinoa y menta

Adivina adivinanza: Es una semilla, proviene de los Andes y es rica en vitaminas y minerales. Es utilizada para recetas dulces o saladas y ha sido considerado por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) como uno de los cultivos con gran futuro para la humanidad debido a sus beneficios…. ¿Fácil, verdad?

Aunque en los últimos años la Quinoa se ha convertido en un imprescindible para los que apuestan por una alimentación sana y equilibrada, todavía sigue siendo una desconocida a nivel gustativo para muchas personas que siguen dudando cómo incorporarla a sus platos principales.

Si ya la has incluido en tus batidos o en tu desayuno, con fruta y yogur, llega el momento de saltar a los fogones y adecuarlo a tus tapas favoritas, como por ejemplo a las croquetas, dándoles un toque requetesaludable. Además de un sabor y una estética inigualable, podrás beneficiarte de sus propiedades:

  • Posee un alto nivel de proteínas,puede contener hasta un 23%.
  • Está compuesta por: minerales (calcio, hierro, magnesio), vitaminas (C, E, B1, B2 y niacina) y fósforo.
  • Es rica en aminoácidos,que influyen en el desarrollo cerebral.
  • ​Su contenido en grasa es rico enOmega 6.
  • Es una importante fuente de fibra soluble e insoluble.
  • Tiene un índice glucémico muy bajo.

Elaboración croquetas de calabacín, quinoa y menta

Primero cocina la quinoa en una olla utilizando el mismo peso de agua que de cereal (unos 15 minutos) hasta que ésta abra y esté bien cocinada. Una vez lista, escurre el agua y seca la quinoa con papel absorbente.

A continuación ralla el calabacín y la zanahoria y corta muy finita la menta y remuévelo todo en un bol.

Por último, mezcla la quinoa con el huevo, la sal y la harina y échalo en el bol con el calabacín y la zanahoria para crear una masa homogénea con la que poder formar bolitas.

Precalienta el horno a 180 grados y coloca las bolitas sobre la bandeja previamente enharinada para que no se peguen. Las tendrás listas en apenas 30-40 minutos

¡Dale caña a la cerveza ecológica!

¿Cuáles son las diferencias entre una cerveza ecológica y una convencional?

 

Para inaugurar las vacaciones o para despedirlas; para celebrar las buenas noticias u olvidarse de las malas; para desconectar del trabajo o, por el contrario, para brindar por los méritos conseguidos… Sea cual sea el motivo, irse de cañas casi siempre es una buena idea.

Podemos decir, incluso, que tomarse unas cervezas ya es parte de la cultura española y si su elaboración conlleva un certificado ecológico también destacaremos este hábito como saludable. Eso sí, siempre y cuando se consuma de forma moderada y responsable, porque el abuso, en cualquier caso, nunca es bueno.

La especialización y la pasión por el proceso de elaboración natural de esta bebida han hecho que actualmente haya cientos de tipos de cerveza diferentes y que cada vez haya más adeptos que antepongan lo orgánico a lo artificial. E ahí la cuestión: ¿Qué cerveza prefieres? Sin alcohol, con limón, de cáñamo, con miel, con sabor afrutado… Ummm. Para nosotros una CERVEZA ECOLÓGICA, por favor.

¿En qué se diferencia una cerveza ecológica de una convencional?

Así es. Como buenos amantes de la alimentación ecológica es el momento de destacar las bondades de la cerveza bio. Y os preguntaréis: ¿Cuáles son las principales diferencias entre una cerveza ecológica y una convencional?

Lo primero que debes saber es que la cerveza ecológica es aquella que está elaborada con materia prima de producción orgánica, libre de agrotóxicos que dañan al medio ambiente y la salud de las personas.

Una cerveza de estas características es la mejor opción para promover una agricultura sostenible y apreciar los mejores y más diversos sabores y aromas. Cabe destacar que existen cervezas ecológicas industriales y artesanales, dependiendo de si fabricación es manual o mecánica.

Las principales ventajas de la cerveza bio frente a la convencional también radica en su textura, en su sabor y en la calidad de sus ingredientes al no haber sido sometidos a ningún proceso artificial y estando libre de tóxicos.

En cuanto a las materias primas, la malta es la base de la cerveza. La cebada es el cereal que mejor se presta para su elaboración, aunque el trigo, el centeno y la avena también se utilizan, pero en menor cantidad y casi siempre sin maltear. También se fabrica cerveza ecológica con maíz o arroz, incluyendo ingredientes como cáñamo o miel, entre muchísimas variedades que le aportan textura y sabor.

La tendencia de consumir más cerveza de origen natural ha aumentado considerablemente en los últimos años al igual que la fabricación artesanal, apostando, así, por unos hábitos de vida más sostenibles y saludables. Esto se debe a que numerosos estudios han resuelto que esta bebida tan popular a nivel mundial aporta nutrientes como:

-Vitamina B12, B6
-Vitamina A
-Vitamina D
-Vitamina E
-Calcio
-Magnesio
-Potasio
-Sodio
-Ácido fólico
-Antioxidantes
-Silicio
-Fósforo

En este sentido, los expertos limitan su consumo a un máximo de dos vasos diarios, a ser posible sin alcohol, para poder beneficiarse de sus propiedades.

Beneficios de la cerveza para la salud:

– Ayuda a mejorar la presión arterial

– Fomenta una mejor digestión

– Estimula el apetito

– Protege al organismo frente a la oxidación y el envejecimiento de las células

– Es buena para la densidad mineral ósea

– Ayuda a regenerar la piel gracias a gran parte de sus vitaminas presentes, que desempeñan un papel muy positivo sobre los pigmentos.

– Mejora el sistema inmunológico, especialmente en el caso de las mujeres.

Por otro lado, sobre todo en el caso de los deportistas, también se habla de que la cerveza consigue que la hidratación después de practicar el esfuerzo sea más rápida y efectiva de manera que existan menos dolores musculares.

 

Cabe recordar que las bebidas ecológicas siempre son una alternativa que te ayuda a mejorar y equilibrar tu alimentación. Precisamente, en nuestros supermercados Oh!MyBio, en León (Burgo Nuevo, 22) y Madrid (Hortaleza, 38 y Raimundo Fernández Villaverde, 11) puedes encontrar una amplia variedad de productos bio con los que disfrutar de todos los beneficios saludables que te ofrecen los  ingredientes  100% libres de componentes animales y químicos.

 

 

Recetas: Sin smoothies no hay verano ¡Aprende a prepararlos!

Asegúrate de consumir cinco piezas de fruta y verdura a diario libres de pesticidas o herbicidas. Compra tus frutas favoritas ya cortadas y peladas para llevártelas donde quieras cómodamente o conviértelas en unos deliciosos smoothies bio.

Ideal para desayunar, a cualquier hora de la tarde  o antes de acostarse… Para llevártelo al trabajo, a la playa o a la montaña… Puedes tomarlo con hielo picado o al natural… ¿Eres de los que ya se ha sumado a la moda de los smoothies ecológicos o todavía te resistes?

Las ventajas de consumir este tipo de batidos se resumen en tres: hidratan, nutren y ayudan a detoxificar tu organismo de una manera fácil y efectiva. Si, además, le añadimos el plus de elaborarlos con frutas y verduras ecológicas, la apuesta será más segura (y muy sana).

¿Cuáles son los principales beneficios de los smoothies ecológicos?

  • Constituyen la solución perfecta para consumir las 5 raciones de fruta y verdura recomendadas por la OMS (Organización Mundial de la Salud).
  • Son muy fáciles de elaborar, los puedes tomar en cualquier lugar y a cualquier hora del día, permitiendo, así, que comer verduras no se convierta en una utopía.
  • Muy digeribles, evitan la pesadez de estómago.
  • La mayor parte de sus ingredientes tienen propiedades antioxidantes y pueden ayudar a controlar el peso evitando el picoteo o consumo de dulces y bebidas azucaradas.
  • Su garantía ecológica confirma que estén exentos de tóxicos como pesticidas o herbicidas.
  • Son una gran fuente de energía y de un sabor delicioso.

¿Te atreves a hacerlos en tu casa? Por lo pronto, nosotros te dejamos algunas propuestas para que vayas practicando.

SMOOTHIE REFRESCANTE:

Ingredientes:

  • 1 yogur de soja desnatado
  • 1/2 vaso de piña natural
  • 1 manzana
  • Semillas de chía
  • Ralladura de coco
  • Stevia

Elaboración:

Echamos el yogur de soja desnatado (o cualquier otro yogur vegetal), la piña natural, la manzana y la ralladura de coco en la licuadora con un poco de hielo y lo mezclamos todo hasta obtener la textura deseada. Si quieres potenciar el sabor del smoothie, añade agua de coco, ya que es una opción fantástica y ¡sin calorías! Tras servirlo en un vaso, vertimos unas semillas de chia y stevia al gusto.

Esta receta es ideal para dietas de bajo peso, ya que tiene bastante efecto saciantes y tan solo 180 kcal. Además, nos proporciona un alto contenido de proteínas vegetales gracias al yogur de soja, las frutas nos aportan los minerales y vitaminas necesarias y las semillas de chía incluyen un interesante aporte de fibra y omega 3.

SMOOTHIE DETOX:

Ingredientes:

  • Un manojo de espinacas
  • Alcachofa
  • Brócoli
  • 1 manzana pelada
  • 1/2 vaso de Piña
  • Zumo de un limón

Elaboración:

Simplemente, hay que mezclar todos los ingredientes en la licuadora con un poco de hielo, pero hay que tener cuidado con el zumo de limón para evitar que quede extremadamente ácido.

Este batido contribuye a conseguir una correcta función hepática y renal, ideal en dietas para bajar peso, con gran aporte de fibra, vitaminas y minerales.

BATIDO ANTIOX:

Ingredientes:

  • Leche de soja
  • Fresas (entre 4 y 6)
  • Sandia en trozos (1 vaso)
  • 1 Manzana
  • 10 Frambuesas
  • 150 g de Uvas negras
  • Una pizca de cúrcuma

Elaboración:

En este caso, la cúrcuma es opcional, ya que tiene un sabor bastante potente y puede que a muchas personas no le guste.

Esta receta nos aporta un interesante valor proteico de origen vegetal, vitaminas y minerales ideal para reponer energía después de realizar ejercicio físico, y un alto contenido en antioxidantes, que nos ayudan a evitar el envejecimiento a nivel celular.

A todos ellos les puedes echar hielo picado si te apetece tomarlos fresquitos o, simplemente, disfrutarlos al natural o con yogur o leche.

Come fruta cortada y pelada cuando te apetezca

Visita nuestros supermercados de OhMyBio, en León (Burgo Nuevo,22) o Madrid (Hortaleza, 38; y Raimundo Fernández Villaverde, 11), y hazte con las mejores frutas y verduras ecológicas para ponerle color, sabor y salud a tus batidos de verano.

En ellos encontrarás la mejor variedad de vegetales para realizar tus batidos o para llevarte tu tarrina de fruta pelada al trabajo, a la piscina o para refrescar tu paseo. ¡No renuncies a una vida sana!

 

Un desayuno bio para empezar el día con buen pie

¿Por qué un desayuno bio? Para mejorar el funcionamiento de tu organismo y hacer frente al consumo de calorías desde primera hora de la mañana.

Que el desayuno es la comida más importante del día lo tenemos bastante claro. Otra cosa muy diferente es que apliquemos esta teoría como se debe y consumamos los alimentos 100% naturales que más benefician al organismo para mantener una dieta saludable y afrontar la jornada con la energía y vitaminas que necesitamos.

Un desayuno cargado de calorías, insuficiente o inexistente puede arruinar nuestro día por completo, por no hablar de las consecuencias que tendrá para el funcionamiento de nuestro cuerpo y nuestra mente.

NUNCA debes saltarte esta comida, porque cuando empieces a moverte, tras unas 12-15 horas sin ingerir nada (desde la cena), el organismo empezará a demandar unos nutrientes que no tendrá, dando lugar al cansancio, falta de agilidad o fatiga cerebral y, lo más preocupante de todo, a un desequilibrio alimenticio que con el paso de los años te pasará factura.

Por otro lado, olvídate de esa falsa creencia sobre los beneficios de los ayunos para adelgazar. ¡Todo lo contrario! Cuanto menos desayunes, el cuerpo ralentizará el metabolismo aumentando el sistema ahorrador de energía. Así, se produce un menor gasto calórico y hace que cuando entre cualquier alimento por tu cuerpo a lo largo del día se almacene como grasa.

Eso sí, si te comprometes a mejorar tus hábitos alimenticios desde bien tempranito es muy importante que prestes especial atención a aquellos productos que tienes y que faltan en tu despensa, porque una mala elección también puede traernos complicaciones.

Cuanto más saludables sean tus desayunos un mayor grado de bienestar aportarás a tu vida y a tu peso. ¡Y sin necesidad de estar relegado a una estricta dieta!

Recuerda que comer alimentos bio nos certifica que estamos tomando ingredientes naturales, sin conservantes ni aditivos y que conservan más calidad y sabor que los convencionales, evitando así picotear, realizar cenas demasiado copiosas o abusar del azúcar.

¿Qué productos no deben faltar en nuestro desayuno?

  1. Las bebidas vegetales, de origen y procedencia natural, aportan muchísimos beneficios, tanto nutricionales como saludables. Son bajas en grasas y ricas en vitaminas y minerales. Además, existe una gran variedad de este tipo de bebidas, como la de almendras, de avena, de arroz, de avellana o de espelta, entre otras.
  2. Las frutas y verduras son imprescindibles en nuestra dieta. Como mínimo una pieza para empezar el día y si es de temporada mucho mejor. Con la fruta ecológica podrás ingerir el mayor número de nutrientes, vitaminas y minerales que con la convencional, debido a que no han sido sometida a ningún proceso artificial. Además, las puedes tomar de diferentes maneras: en licuados, smoothies, zumos, solas o mezcladas con cualquier otro alimento.
  3. El aceite de oliva virgen extra es rico en antioxidantes y un aliado para reducir los niveles altos de grasas en la sangre (colesterol y trigliceridos), siempre consumido con moderación, untado en una rebanada de pan o con tomate fresco. También puedes optar por el aceite de lino, de semilla de calabaza, de cáñamo o de sésamo.
  4. Los cereales integrales destacan por ayudarnos a saciar nuestro apetito por contener hidratos de carbono complejos, mejorando el tránsito intestinal y funcionando como un excelente alimento depurativo. Por ejemplo, la avena es rica en fibra, omega 6, vitaminas y minerales. Para aumentar los nutrientes, es recomendable mezclarlos con leche vegetal y fruta. Y, sino, prueba con muesli, que integra avena, centeno, frutas, germen de trigo y frutos secos facilitándote el trabajo.
  5. Los frutos secos, al igual que los cereales, también contienen vitaminas del grupo B, fibra y aportan mucha energía. Apuesta en tus desayunos por comer un puñado de nueces, almendras o uvas pasas.

Nuestros desayunos ecológicos favoritos ¿Cuál es el tuyo?

  • Batido de leche de almendras y plátano: Sólo tienes que triturar un plátano en un vaso de leche de almendras y añadirle una pizca de canela molida. (Complétalo con unas tostadas de centeno y mermelada sin sacarosa o un yogur con fruta y nuez)
  • Tortitas de arroz con sésamo: Mezcla crema de sésamo con una cucharada de miel y úntala en unas tortitas de arroz. (Complétalo con un zumo de frutas natural)
  • Bowl de chía: Echa en un bol un puñado de los cereales que más te gusten (espelta, avena, trigo sarraceno…), con tres cucharadas de semillas de chía y dos de cacao ecológico. Mézclalo con medio vaso de leche de soja y añádele nuez, bayas de goyi o pequeños trozos de kiwi.

No renuncies a la bollería

Así es. Para comer equilibrado y sano no hay por qué renunciar a algunos de nuestros productos favoritos, pues para saber desayunar bien también es necesario que conozcas la amplia variedad de alimentos que están elaborados con ingredientes naturales procedentes de la agricultura ecológica, como bizcochos, galletas de frutas, tostadas de avena o pan de espelta, de centeno, de muesli o de trigo, principalmente.

Gracias a estas propuestas, pasar de largo ante la bollería industrial no será un suplicio, pues estaremos comenzando el día de la manera que más nos gusta, pero sin poner a prueba nuestro colesterol.

Que no te lo cuenten…

Precisamente, en los supermercados Oh!MyBio elaboramos a diario numerosas variedades de pan y repostería ecológica, tanto en León (calle Burgo Nuevo, 22) como en los establecimientos de Madrid (calles Raimundo Villaverde, 11, y Hortaleza, 38). Ninguno de los productos de Oh!MyBio han sufrido procesos químicos y están libres de conservantes y colorantes artificiales. Visítanos y pregunta por algunas de nuestras recetas favoritas para empezar el día con buen pie.