Todas las entradas de: Comunicación

Producto de la semana: Leche BIO Asana

La leche ecológico, biológica u orgánica es la que procede de ganaderías ecológicas que cumplen todas las exigencias legales a fin de garantizar la salud y bienestar del animal, el respeto al medio ambiente y su compromiso con el desarrollo sostenible, buscando a la par ofrecer un producto de calidad, para cuya obtención no se han empleado productos químicos de síntesis ni organismos transgénicos (OGM).

La leche ecológica ofrece como garantía su procedencia de animales alimentados y tratados con productos 100% naturales y sin aditivos, como es el caso de la leche bio Asana, procedente de los Alpes Austriacos, donde las vacas de raza alpina viven disfrutando de la naturaleza, del aire puro y comiendo pastos y agua cristalina.

En Asana no se utilizan químicos ni se altera la materia prima, descartando todo tipo de aromas artificiales y colorantes.

Concretamente, estas vacas son de la raza Fleckvieh, caracterizada por su gran calidad. Viven en los alrededores del lago Gmunden en los Alpes Austriacos, un hábitat lleno de pureza que se traslada a nuestros productos.

Leche BIO Asana
Leche BIO Asana

CERTIFICADO ECOLÓGICO EUROPEO

Los productos de Asana nacen de la montaña, del respeto al origen. Por eso, Asana cuenta con el Certificado Ecológico Europeo, además de la experiencia de CAPSA Food, líder en el mercado lácteo español.

Por otro lado, el envase muestra unas etiquetas claras, un diseño limpio y ordenado que conserva al 100% las cualidades de los productos.

Entre sus variedades, puedes encontrar leche entera, desnatada, semidesnatada o sin lactosa, además de otros productos lácteos como queso, nata o mantequilla.

 

Recetas: 4 maneras de elaborar yogures caseros ecológicos

Compaginar en nuestra dieta los yogures industriales con los caseros es una alternativa perfecta para reducir nuestra huella ecológica y obtener todos beneficios para la salud de una manera directa, sin conservantes o almidones.

Además de ser muy sencillo y rápido de elaborar, consumir yogur casero ayuda a reducir el gasto de embalajes y evita el aumento desproporcionado de desperdicios.

Es importante saber que el yogur es un alimento muy completo, además de tener vitaminas A, D y minerales como el calcio. Se trata de un producto lácteo que aporta muchos beneficios al organismo por su fácil digestión y su efecto prebiótico favorecedor de la flora intestinal.

INGREDIENTES PARA HACER YOGUR CASERO (Para 6-8 yogures)

  • 1 litro de leche: Mejor entera o fresca para tener una mejor consistencia, pero si te preocupan las calorías opta por la leche desnatada.
  • 1 yogur natural: Este nos proporcionará los microorganismos que transforman la leche en yogur por fermentación.
  • Leche en polvo: Dará la textura característica, en caso contrario tendrás un yogur más líquido.

Puedes utilizar cualquier leche vegetal (soja, coco, arroz, almendras…) y si no tienes el yogur vegetal para añadirle puedes utilizar probióticos (bacterias) o también puedes emplear fermentos vegetales.

Si los productos utilizados son ecológicos, el resultado final también lo será.

CÓMO HACER YOGUR CASERO

SIN YOGURTERA

Calienta la leche a fuego lento hasta rompa a hervir. Después, debes apartarla y dejar que la temperatura descienda hasta los 45 o 50 grados (compruébalo con un termómetro de cocina). En ese momento, echa un par de cucharadas de yogur en un cuenco y vete añadiendo la leche poco a poco cuando esté templada mientras diluyes el yogur para que quede bien repartido, al igual que la leche en polvo. (Solo necesitarás una cucharadita).

Por último, pon la mezcla en envases individuales de cristal y colócalos en un recipiente con agua a 50ºC. Se pone la tapa del recipiente, se cubre bien con un paño y se deja reposar 5 horas en un lugar templado.

YOGURTERA

Realizamos la mezcla como en las preparaciones anteriores. Se pone en los tarros y estos se colocan en la yogurtera. Se tapa y se deja en marcha hasta que estén cuajados. Es bueno que reposen unas horas antes de consumirlos.

TERMO

Antes de introducir la leche, pon el agua a 50ºC en su interior para calentarlo. Luego la desechamos y vertemos la mezcla de leche y yogur tal y como hemos explicado en apartado anterior.

HORNO

Aprovecha calor residual del horno para hacer yogures. Antes de meter los recipientes cerrados herméticamente con la mezcla, asegúrate de que el horno está a unos 40 grados. Se dejan dentro unas 3 horas, con un posterior reposo dentro y con la puerta cerrada de otras dos horas más.

PERSONALIZA TU YOGUR CASERO

  • CON FRUTAS: Para aportarle a tus yogures caseros algún aroma, solo tienes que triturar unos trozos de tu fruta favorita, como fresas, plátano o kiwi, por ejemplo, y añadirlos a la mezcla. O, si lo prefieres, también puedes exprimir un poco de zumo de limón o naranja natural.
  • FRUTOS ROJOS: Moras, frambuesas, arándanos… Los frutos rojos o del bosque son ideales para tomar un yogur. Puedes hacer con ellos un puré con la ayuda de la batidora y añadirlo al yogur cuando todavía esté templado o, simplemente, utilizarlos como topping.
  • CON GALLETAS: Haz una base de galleta integral en los recipientes que utilices para dejar reposar el yogur. Debes triturarlas con un poco de melaza de arroz para que se cree una capa bastante consistente.
  • COCHOLATE NEGRO: Con un mínimo del 70% de cacao para poder beneficiarte de sus propiedades. Rállalo y mezcla las virutas en la mezcla cuando este templada.
  • CEREALES: Los desayunos más completos y equilibrados empiezan por un delicioso yogur acompañado de fruta y cereales. Para ello, te aconsejamos utilizar las semillas de chía, la avena, los cereales integrales o el muesli.
  • FRUTOS SECOS: Junto con los cereales pueden aportar los minerales que necesitamos. Son muy energéticos, ricos en proteínas y oligoelementos. Tritúralos y remuévelos en el yogur para que queden bien integrados.
  • SUPERALIMENTOS: Maca, alga chlorella, alga Spirulina, Hierba de cebada, Hierba de Trigo, Proteína de Guisante… Es la manera más fácil de incluir superalimentos en nuestra dieta debido a su formato en polvo.
  • OTROS: También puedes infusionar la leche con canela, vainilla o algún té para lograr un sabor muy personalizado.

 

La Kombucha, una tendencia saludable milenaria

El consumo de la kombucha se ha multiplicado en los últimos años entre la comunidad ‘healthy’ debido a los múltiples beneficios saludables que se le atribuyen.

Esta tendencia nació en Estados Unidos hace unos años, pero rápidamente ha conseguido conquistar la mayor parte del mundo bajo el nombre de ‘elixir de la vida’ o ‘el hongo de la inmortalidad’, entre muchas otras acepciones.

Pero, ¿qué es la kombucha? ¿A qué sabe? Y, lo más importante. ¿Cómo repercute su consumo en nuestra salud?

Pues bien, la kombucha es una bebida fermentada naturalmente, de sabor ácido y refrescante, que ha sido muy valorada por su beneficios probióticos a lo largo de muchas generaciones. También es conocida como Kvass de Té u Hongo de Manchuria. Su efervescente sabor, precisamente, tiene matices que van desde el vinagre de manzana hasta el champán.

Es preparada a base de té dulce, que es fermentado gracias al hongo conocido como SCOBY, acrónimo de Symbiotic Culture of Bacteria and Yeast, o en español: cultivo simbiótico de bacterias y levaduras.

¿Qué es el SCOBY?

La colonia simbiótica de bacterias y levaduras SCOBY de kombucha, que tiene un aspecto y color similar al de una torta, es la responsable de transformar el té azucarado en una bebida probiótica.

De esta transformación y proceso de fermentación, además de todas las bacterias probióticas, obtenemos vitaminas (sobre todo del grupo B y C), aminoácidosenzimas, y ácidos orgánicos beneficiosos para la salud como el glucorónico (de gran poder detox), el láctico (ayuda a la digestión y mejora la circulación sanguínea) y el acético (antibiótico natural).

PRINCIPALES PROPIEDADES

  • Mejora problemas digestivos y del tránsito intestinal
  • Mejora los niveles de energía
  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Mejora alergias
  • Ayuda a combatir infecciones recurrentes como la candidiasis
  • Disminuye los síntomas premenstruales
  • Normaliza la presión arterial
  • Combate la artritis y disminuye el dolor de articulaciones
  • Previene la pérdida de memoria
  • Tópicamente, mejora problemas de la piel y sirve para aclarar el cabello y fortalecer el cuero cabelludo.

CÓMO PREPARAR TÉ KOMBUCHA

Existen varias maneras de elaborar la kombucha, aunque los principales cambios no se reflejan en los ingredientes, sino en los tiempos o métodos caseros. Aquí os dejamos una de las formas más sencillas de hacerlo.

Ingredientes

  • 1 Taza de azúcar ecológica
  • 4-6 bolsas de Té (Verde, Negro o Blanco Orgánico)
  • Cultivo de kombucha iniciador ~ SCOBY (Cultivo Simbiótico de Bacteria y Levadura).
  • 1 taza de líquido iniciador (de otro té de kombucha)
  • Jarra de vidrio para la elaboración
  • Trapo de tela
  • goma

Primero ponemos el agua a hervir y, una vez apagado el fuego, añadimos las bolsas de té. Es necesario dejar que infusione durante unos 20 minutos. Después, echaremos el azúcar para dejar reposar la mezcla hasta que enfríe del todo.

Vertemos el líquido en una jarra o tarro de cristal y añadimos el líquido iniciador y el SCOBY. Lo tapamos con una tela o gasa y lo cerramos con una goma.

Es importante dejarlo reposar entre 7 y 9 días en un lugar sin luz del sol. A partir del séptimo día es conveniente probarlo para saber si está a nuestro gusto. En caso de saber demasiado dulce, vuelve a cerrarlo con la tela y la goma unos días más.

Cuando lo consigamos, lo podemos meter en la nevera y acompañar con fruta congelada, miel o jengibre.

Ah! Y si nos ha quedado demasiado amarga (porque nos hemos pasado con los días de reposo), la podemos utilizar como aderezo para nuestras ensaladas en vez de usar vinagre.

Producto de la semana: Pasta integral con algas Algamar

¿Aún no has probado la pasta integral con algas? He aquí nuestra propuesta.

Pasta y algas, una combinación que gana cada vez más adeptos por su sabor y riqueza nutricional. Por ello, esta semana queremos saber un poco más de la Pasta integral con algas de Algamar: macarrones, espaguettis… En la variedad está el gusto.

En más de una ocasión hemos hablado de los beneficios de incluir algas en nuestra alimentación, debido a que es uno de los productos más completos que existen por su cantidad en vitaminas, antioxidantes y minerales, entre muchas otras cosas. Pero… ¿Y, si optamos por productos que ya lleven algas en su lista de ingredientes de elaboración?

Esto nos hará más fácil la compra, el cocinado y la puesta en práctica de nuestro recetario diario. Por ejemplo, una elección segura son los macarrones integrales a base de sémola integral de trigo y con alga spirulina y espagueti de mar.

Por un lado, nos beneficiamos de tomar un alimento integral, cargado de fibra y un aliado para nuestra digestión, y por el otro aportamos a nuestro organismo las ventajas de las algas.

En el caso de la spirulina no es un alga propiamente dicha, sino microorganismos unicelulares que se desarrollan en agua dulce, por eso se les considera algas. Nutricionalmente nos interesa consumirla porque es sobre todo muy rica en hierro. Se suele utilizar en dietas de adelgazamiento porque es saciante y tiene otras muchas propiedades como: ser una gran fuente de proteínas, reducir el colesterol o regular la presión arterial.

Por su parte, el espagueti de mar es una peculiar alga de aspecto alargado y muy rico en minerales, pero además nos aporta otra serie de nutrientes que no podemos dejar de lado. Entre todos hay que destacar el hierro, que nos ayudará a mantener una correcta producción de glóbulos rojos por parte del organismo.

También arroz, sopas, paté…

No solo puedes encontrar pasta con algas, sino que Algamar cuenta con una gama única en Europa para consumir las algas autóctonas de una manera muy sencilla, entre los que encontramos sopas, arroz, pasta, paté, aperitivos, galletas, tortitas…todos ellos con algas.

El objetivo es hacer de las algas atlánticas una verdura de uso común y un valioso ingrediente en cualquiera de nuestros platos.

Pasta integral con algas
Pasta integral con algas

Recetas: Adelántate a la Semana Santa con unas torrijas saludables

Esta Semana Santa elabora tus propias torrijas saludables.

Las torrijas siempre han estado ligadas a la gastronomía de Pascua, pero debido a su fácil elaboración es cada vez más común degustarlas en cualquier época del año.

Aunque sus ingredientes principales son pan, huevo y leche, además de un toque de canela, con el paso de los años han aflorado nuevas recetas que abren las puertas a veganos, celíacos o a los que huyen de las calorías. Y es que en cocina los límites no existen.

Para ir abriendo boca a las fiestas que se avecinan, esta semana os proponemos tres formas diferentes de elaborar torrijas. Y para los celíacos que estén interesados en estas propuestas, nuestro consejo es utilizar el pan sin gluten Rustipan.

  1. TORRIJAS VEGANAS

Tipo de receta: Fácil/ Tiempo: 30 minutos/ Personas: 14 raciones

Ingredientes

  • Panecillos Rustipan
  • 1 ramita de canela
  • 3/4 litros de bebida de soja, de avellana, de arroz o de almendra.
  • Cáscara de limón y de naranja
  • 6 cucharadas de harina de garbanzo
  • Un chorrito de vinagre
  • Aceite de girasol
  • 5 cucharadas de Azúcar de Abedul
  • Canela en polvo (al gusto)

Elaboración

Pon a hervir en un cazo la bebida que hayas elegido con la cáscara de limón, la de naranja, una ramita de canela y el azúcar. Cuando comience a hervir retira la bebida del fuego y saca los ingredientes sólidos para poner en remojo las rodajas de pan durante unos 5-10 minutos (Cuanto más duro esté el pan, más tiempo deberás dejarlo en remojo). Mientras tanto, diluye en agua la harina de garbanzos con un poco de vinagre hasta que quede una masa espesa y suave. -Si utilizas otro tipo de harina no deberás utilizar vinagre, por ejemplo, con harina de arroz quedan mucho más crujientes-.  Baña ligeramente las torrijas en esta mezcla y echa a freír en abundante aceite. Después, déjalas reposar en papel absorbente y espolvorea azúcar o canela en polvo al gusto.

  1. TORRIJAS CON NARANJA Y CACAO

Tipo de receta: Fácil/ Tiempo: 30 minutos/ Personas: 14 raciones

Ingredientes

  • Pan duro o Rustipan (sin gluten)
  • 3/4 de bebida de avena, arroz, avellana, soja…
  • 1 rama de canela
  • 1 vaina de vainilla
  • Ralladura de 2 naranjas (y si quieres un poco de zumo natural)
  • 2 cucharadas de cacao puro desgrasado
  • Canela molida
  • Azúcar integral
  • Fresas
  • Sirope de ágave
  • Aceite de oliva

Elaboración

Pon a calentar la bebida con la canela, la vainilla y la ralladura de naranja. Antes de que comience a hervir, retírala del fuego y deja que se enfríe. A continuación, mezcla en un plato el cacao, la canela, el azúcar y el resto de ralladura de naranja.  Baña las rodajas en la bebida aromatizada y echa a freír con el aceite bien caliente. Escúrrelas y espolvorea la mezcla en polvo que has reservado. Cuando enfríen, coloca unas rodajas de fresa encima y un poco sirope de ágave.

  1. TORRIJAS FIT

Tipo de receta: Fácil/ Tiempo: 30 minutos/ Personas: 14 raciones

Ingredientes

  • Rebanadas de pan Rustipan
  • Bebida vegetal de avena, arroz, avellana, soja…
  • 1 huevo o 2 claras
  • 1 rama de canela
  • Canela en polvo
  • Cacao puro desgrasado o café soluble
  • Aceite de coco

Elaboración

Mezcla el huevo o las claras con la bebida vegetal, un poco de canela y café soluble. Baña las rodajas de pan y déjalas reposar unos diez minutos para que queden sabrosas. Después, caliéntalas en una sartén previamente bañada con aceite de coco para evitar que se peguen.

 

CONSEJO: Todas estas elaboraciones también se pueden terminar en el horno en vez de freírlas. Cuando las tengas empapadas, colócalas en una bandeja y caliéntalas a unos 200 grados durante unos 20 minutos. Has de darle la vuelta a la mitad del tiempo para que queden tostadas por ambas partes.