Archivo de la etiqueta: tips ecofriendly

5 tips para una decoración navideña muy ‘ECO’

¿Quieres darle un toque diferente y sostenible a tus Navidades? Apuesta por la decoración ecológica. Sencilla, barata y muy divertida.

Ya lo dicen muchas revistas de tendencias: «algo está cambiando en la decoración de nuestros hogares» y en Navidad no podía ser menos.

Por ello, desde nuestro blog, queremos proponerte la celebración de unas fiestas con un toque ecológico, capaz de destilar encanto de una manera sostenible con el Medio Ambiente y más económica de lo normal.

¿Qué mejor plan para estos días de puente que aprovechar para comenzar con la decoración navideña?

¿El secreto? Aprovechar los recursos materiales que tenemos a nuestro alrededor (¡es hora de reciclar!), implicarnos junto a nuestros familiares (un motivo de más para pasar tiempo con los tuyos) y dejar volar la imaginación. ¡Cuanto más creativos, mucho mejor!

RECICLA, REUTILIZA Y REDUCE

1. CONFECCIONA TUS PROPIOS ADORNOS: Aunque las clases de manualidades en el colegio no te traigan muy buenos recuerdos no debes asustarte. Personalizar tu decoración navideña es más fácil de lo que parece. Por ejemplo, guarda los corchos de las botellas, así como los tapones y píntalos de colores. Podrás crear desde pequeños abetos (haciendo un triángulo), hasta figuras para un belén o una corona para colgar en una puerta. Recuerda que el corcho es un material natural, ecológico y reciclable.

2. BOLAS DIY PARA TU ÁRBOL: Recopila papel de periódico, cartón, lana, cuerda y bombillas viejas, por ejemplo, y deja volar tu imaginación pintándolas de colores, envolviéndola en lanas o forrándolas con papel de periódico y echándoles cola líquida por encima para que el material quede más resistente.

Si no cuentas con bombillas, nada mejor que hinchar unos globos y envolverlos en lana o cuerda para crear ovillos con los que poder adornar tu árbol de navidad.

Fuente: Pinterest
Fuente: Pinterest

3. UNA MESA MUY NATURAL: La naturaleza proporciona numerosas opciones, entre ellas las piñas secas, ramas, bellotas u hojas. Aprovecha tus paseos por el campo para recolectarlas y aprovéchalas para decorar una bandeja o bol con la que presidir la mesa o, incluso, píntalas con pintura ecológica de color oro o plata para hacer una guirnalda. Nuestro consejo: colocar piñas secas junto a unas velas. El efecto será muy elegante y vintage.

4. UN ÁRBOL DE NAVIDAD DIFERENTE: Sáltate la tradición y diseña tu propio árbol, aún estás a tiempo. Ya es hora de dejar de despilfarrar materiales y dinero. Aquí te dejamos algunas ideas:

Apila libros en forma de abeto: si tienes muchos libros esta puede ser la mejor opción y la más sostenible. Para ir dando la forma al árbol basta con ordenarlos por igual tamaño en cada fila e ir disminuyendo el número de libros por cada fila. Para terminar, una guirnalda luminosa hace el resto.

Elabora un árbol colgante con ramas: Coloca las ramas de mayor a menor medida haciendo un triángulo.

Con tubos de cartón: de lo del papel de cocina o el papel higiénico. Si son de papel de cocina, córtalos con un cutter por la mitad o en tres partes. Utiliza un poco de pegamento transparente para unirlos y listo. Después adórnalos con bolas de Navidad u otros adornos navideños. Puedes hacerlo tan grande como quieras dependiendo de cuántos tubos utilices.

Silueta de cartón: Simplemente dibuja el contorno de un árbol sobre una plancha rígida de cartón y luego recorta siguiendo la línea con un cutter. También lo puedes hacer con una plancha de cartón pluma, que son blancos, y coloca la iluminación por detrás, con bombillas o guirnaldas.

Con cucuruchos de papel: también puedes hacer un árbol de papel utilizando un tubo de cartón como base, de la longitud que quieras que sea el árbol, y después, solo tienes que enrollar cada hoja de papel, partiendo de un vértice de la misma, y pegarla al tubo por el vértice con cinta adhesiva. Cada vuelta oculta la unión de la vuelta anterior. Al final, adorna con cinta para ocultar las últimas uniones. Puedes utilizar las hojas de revistas que tengas pasadas de moda, esas que acabas llevando al contenedor de reciclaje de papel.

5. SÍ A LOS REGALOS ECOLÓGICOS: El gasto para ellos es exagerado y, en la mayoría de los casos, se trata de regalos muy impersonales. Por ello, te invitamos a sorprender a los tuyos de una manera más íntima. Los collage de fotografías siempre triunfan. Escoge aquellas fotos en las que se reflejen algunos de los mejores momentos vividos juntos y acompáñalo con algún mensaje o una carta escrita a mano. Recupera algún objeto de la infancia que os una o obséquiale con alguna prenda tuya que siempre haya adorado. Las posibilidades pueden ser muy amplias… Y, sino, visita las tiendas de Comercio Justo, lo acabarás agradeciendo.

Y no olvides…

– Usar lámparas de bajo consumo. Recuerda que las luces navideñas deben ser un elemento de decoración y no de iluminación.

– Recicla los adornos de otras Navidades, pues puedes darles un nuevo toque pintándolos o envolviéndolos en papel y cuerda.

– No utilices musgo ni acebo como elemento decorativo porque son plantas en peligro de extinción.

– Reutiliza el papel de regalo o, en su defecto, usa papel reciclado.

– Felicita a tus seres queridos con postales de ONG solidarias en apoyo al entorno social o medioambiental.

 

¿’Ecofriendly’ por tendencia o por herencia?

‘Ecofriendly’: Dícese de aquellas personas, productos, leyes o movimientos (…) respetuosos con el Medio Ambiente. O, traducido literalmente del inglés, «amigo de la ecología».

Resulta curioso ver como la sociedad está cada vez más familiarizada y comprometida con conceptos tan antiguos como son eco, bio, ecológico, orgánico, verde… Incluso, este modo de actuar tan tolerante con nuestro entorno también ha dado el salto a la mayoría de sectores económicos en aras a preservar un futuro más sostenible y a mejorar nuestros hábitos alimenticios y saludables.

Pero la teoría siempre ha sido mucho más fácil que la práctica y aquello que pretende convertirse en nuestra ideología (cuántas veces hemos pensado en alto eso de…»a partir de mañana empiezo a reciclar») no siempre se consigue de una manera eficaz.

Bien sea por ignorancia o por pereza, existen multitud de rutinas diarias que perjudican gravemente al medio natural y animaly que pueden evitarse de una manera muy sencilla.

Por ello, si estás pensando en convertirte en ‘Ecofriendly’ echa un vistazo a esta serie de recomendaciones para aplicar en tu casa, en el trabajo o con tu dieta.

  1. En casa: Un hogar ecofriendly es, por encima de una moda, una tendencia de decoración a nivel mundial. Si, además de ser ‘amigable’ y sustentable creamos un ambiente moderno ¿Qué podemos perder?

– Los principales ambientes que tienen un mayor impacto en nuestras rutinas y donde pasamos más tiempo a diario son el baño y la cocina, por eso es aconsejable que te atrevas a recuperar y transformar tus muebles antes de desecharlos. ¡Pueden tener más utilidad de la que imaginabas!

– La luz natural, siempre que puedas, ha de ganarle la batalla a la artificial y hazte con elementos y/o productos ahorradores de energía eléctrica o de consumo de agua. Un consejo: Revisa tu grifería y adquiere bombillas de bajo consumo.

– En cuanto a la limpieza, apuesta por productos de origen vegetal, porque gracias a su alta concentración ahorrarás en cantidad, pero no en calidad. Además, estarás utilizando líquidos libres de agentes químicos, hipoalergénicos y totalmente biodegradables.

  1. Como consumidor: ¡Muy importante! Asegúrate de que los productos ecológicos que adquieres responden a tal premisa. Llevar un certificado ecológico significa haber sido cultivados, recolectados y/o elaborados mediante un proceso libre de tóxicos y pesticidas. Esto nos garantiza que el producto sea biodegradable y que se descompondrá de manera natural sin dañar nuestro ecosistema.

– Empieza a prestar atención a los componentes y al proceso de fabricación de la ropa que compras. Cada vez hay más marcas que adoptan medidas amigables.

– Reutiliza los envoltorios de nylon para hacer manualidades, los de plástico a modo de bowl o tupper y los de vidrio como bollones para salsas y mermeladas.

 Utiliza bolsas recicladas o de tela cuando vayas al super y evita las de nylon.

  1. En tu dieta: Para consumir productos saludables es básico conocer de dónde provienen, cómo se han cultivado, sus ingredientes… Así como apostar por la agricultura y ganadería de proximidad y de temporada. Consumir productos ecológicos también nos confirma que existe un gasto energético mínimo en transporte, distribución y almacenaje.

Las conservas nos pueden sacar de muchos apuros, con ellas podemos tomar alimentos fuera de temporada. Tanto compradas, como hechas en casa, pueden ser una muy buena opción para tomar alimentos económicos y de buena calidad.

– Recicla el aceite de freír. Si no tienes suerte de tener contenedores de reciclaje de aceite en el lugar en el que vives, tienes la opción de empapar el aceite en papel viejo o arena y tirarlo al cubo de restos orgánicos. Otra opción: hacer jabón con los restos de aceite usado.

– Ahorra energía cocinando siempre que puedas en una olla exprés, corta los alimentos en trozos pequeños para que se cocinen antes, no abras la puerta del horno antes de tiempo o apaga la vitrocerámica un poco antes para que se siga cocinando con el calor residual.

  1. En el trabajo: ¿Pasas gran parte de tu jornada laboral en una oficina? Pues se acabó el malgastar papel porque sí. En vez de a la papelera, coloca una caja de cartón en un lugar próximo a todos los empleados y depositad allí las hojas. Todo puede empezar como un juego o pequeñas apuestas a base de café para comprobar quién es capaz de habituarse al cambio antes.

Reutiliza las hojas para anotaciones, para volver a imprimir algún documento de uso interno o para realizar carteles de consumo responsable. Por ejemplo, uno que recuerde «No dejar encendidos los aparatos cuando nos vamos de la oficina» para fomentar la cultura del ahorro energético.

  1. Tiempo libre: ¿Qué decirte con respecto al medio de transporte? Utiliza el público siempre que puedas porque, además de ahorrar más dinero y despreocuparte de encontrar sitio para aparcar, estarás contaminando menos. Ah! Y si optas por la bicicleta ya no habrá excusas para decir que no tienes tiempo para hacer deporte a causa del trabajo ¡Lo harás antes y después!

– En la playa: No te olvides de la crema protectora eco, beneficiosa para ti y para el Medio Ambiente. ¿Sabías que en muchos lugares está prohibido bañarse con cremas que no sean bio? (Más información en este post).

– Si comes en el campo, en la playa o en la piscina lleva contigo una bolsa para meter todos los desperdicios.

En Oh!MyBio creemos firmemente que los cambios siempre son posibles si cada uno ponemos un poco de nuestra parte. Apostamos por un modo de vida sano, regido por una alimentación bio, y defendemos la agricultura y ganadería de proximidad. Pero, sobre todo, queremos fomentar el bienestar personal, teniendo en cuenta que todos nuestros actos siempre tienen una repercusión sea del carácter que sea. Visita nuestros supermercados en León (Burgo Nuevo, 22) y Madrid (Hortaleza, 38; Raimundo Fernández Villanueva, 11) e infórmate sobre cómo llevar una vida más ‘ecofriendly’.