Archivo de la etiqueta: Omega 3

Aprende a ‘degustar’ tu bronceado durante más tiempo

Inaugurado el verano ya no hay excusa para deshacerse del tono blanquecino, en algunos casos nuclear, que has intentado esconder hasta el último momento con la esperanza de que cuando lleguen tus esperadas vacaciones, allá por el mes de agosto, puedas lucir un bronceado digno de inmortalizar en tu álbum de escapadas.

El tiempo empieza a correr en tu contra y piensas que la única alternativa -sin métodos artificiales- es entregarte en cuerpo y alma al sol, pero… hay otras opciones que te pueden interesar más, tanto a ti como a tu cuerpo. Sólo has de prestar un poco más de atención a tu dieta y aprovechar los beneficios que te ofrecen los productos ecológicos que te rodean.

Gracias a ellos y debido a que están libres de fertilizantes químicos, conseguir un bronceado rápido, sano y natural puede ser más fácil de lo que crees.

Recuerda que el cuerpo es muy sabio y diferencia perfectamente qué bondades puede extraer de determinadas frutas y verduras para activar la producción de melanina y proteger tu piel. Adelante, llega la hora de aprender a degustar tu bronceado.

  1. Aumenta tu melanina: Este es un pigmento encargado de absorber los rayos UVA y UVB para protegernos de sus efectos nocivos, aumentando sus niveles y volviendo nuestra piel más oscura. ¿Y cómo lo conseguimos de manera natural? A través de alimentos ricos en Vitamina A (betacarotenos), como la zanahoria, calabaza, tomate, mango, remolacha, alfalfa, alga espirulina, espinacas… Ten en cuenta que los vegetales ecológicos mantienen intactas todas estas propiedades al no haber sido sometidos a tratamientos con pesticidas y suelen contener entre un 20 y un 70% más de antioxidantes que los frutos convencionales.

RECETA: ¡Tómate un smoothie!

Trocea medio mango y una rodaja de piña y bátelos con media cucharada de limón. Después añade hielo picado y… A refrescarse. Estas dos frutas contienen betacarotenos y el limón previene la formación de manchas solares.

  1. No te olvides del Omega 3: Estos ácidos grasos forman parte de manera natural del manto protector de la piel, manteniendo el agua en el interior de la célula. También mejoran la permeabilidad de membranas, favoreciendo la entrada de nutrientes. Aquí están incluidos el pescado azul, los frutos secos, las algas, las semillas de chía, de lino, de cáñamo, de calabaza, la soja, la yema de huevo…

RECETA: Ensalada rica en Omega 3

Corta 150 g de salmón ahumado en tiras y déjalo macerar con zumo de limón recién exprimido (1 vaso). Después, mézclalas con las hojas de lechuga, 50 g de aceitunas, 1 cucharada de semillas de calabaza, 3 nueces troceadas y condiméntalo con aceite de oliva y vinagre balsámico ecológico.

  1. Los cítricos son tus mejores aliados: Los productos con Vitamina C no deben faltar en tu nevera para conseguir nuestra meta cuanto antes, teniendo en cuenta que son unos fantásticos antioxidantes y precursores de la Vitamina A. Entre ellos, destacan las naranjas, melón, kiwis, fresas, espinacas, pimientos, zanahorias…

RECETA: ¡Y de postre… un polo ‘made in’ Vitamina C!

Mezclamos un yogur natural (200 gr) con los arándanos (120 g) y sirope de agave natural o stevia y rellenamos con ayuda de una cuchara el molde para los polos o pequeños vasos a los que añadiremos un palo que nos ayudará a sacarlos. Los dejamos en el congelador unas 3 horas y los desmoldamos con un poco de agua caliente.

  1. Hidratación: Bebe a diario, como mínimo, 1,5 litros de agua para evitar la deshidratación y depurar el organismo y toma alimentos ricos en agua que también te ayudarán a controlar el peso, como por ejemplo la sandía, el tomate o las acelgas.

RECETA: Cóctel bronceador

Para acelerar tu moreno, mezcla cuatro cuacharadas de remolacha, un puñado de moras y otro de arándanos. Por su alto contenido en resveratrol y vitamina C incrementan la producción de antioxidantes y colágeno, para una piel más luminosa

  1. Mantén tu bronceado: Seguro que estarás pensando que el objetivo no solo es broncearse, sino mantener ese color el mayor tiempo posible. Para ello también existen trucos caseros a base de ingredientes naturales que ponen tu piel a punto antes de exponerte al sol. Eso sí, recuerda que NUNCA sustituyen a las cremas de protección solar.

ANTES: Aplícate la mezcla de dos cucharadas de germen de trigo o aceite de oliva virgen extra, dos cucharadas de zumo de limón y 125 ml de zumo de zanahoria natural.

DESPUÉS: Una vez terminada la sesión de bronceado mezcla a partes iguales manteca de cacao y aceite de coco y aplícalo sobre la piel. Si estos ingredientes no los tienes a mano, el gel de aloe vera también es muy efectivo, a su vez, hidrata y calma la piel refrescándola y dejándola muy suave.

DURANTE: Y para llevar siempre contigo, tomar en el trabajo, cuando tomes el sol o al despertarte es recomendable el té negro, encargado de fijar el bronceado.

Por último, cabe recordar que también existen complementos alimenticios elaborados a base de extractos naturales que te ayudan a preparar la piel y favorecen la activación de la melanina. Con su toma, incorporarás las vitaminas que necesitas para aprovechar los nutrientes del sol sin perjudicar la epidermis y para mantener el bronceado durante más tiempo.

Si tienes cualquier consulta, no dudes en visitar nuestros supermercados Oh!MyBio, en León y Madrid, donde, además de asesoramiento, podrás encontrar una gran variedad de frutas y verduras ecológicas, así como una amplio abanico de productos para celíacos, vegetarianos, veganos, entre otros.

 

 

Cómo combatir el colesterol malo de forma natural

Hoy hablamos de alimentos y complementos naturales, como el ajo negro o la Chía, que te ayudan a reducir el colesterol LDL

El colesterol interviene en multitud de funciones importantes y se encuentra en todas las células de nuestro cuerpo.

Es transportado a través de la sangre en lipoproteínas, bien de baja de densidad (LDL o colesterol malo) o de alta densidad (HDL o colesterol bueno). Un correcto transporte y metabolismo del colesterol es fundamental para reducir el riesgo de acumulación en las paredes arteriales.

Si tienes los índices de colesterol LDLy HDL desequilibrado, o el nivel de HDL alto, debes cuidar mucho tu modo de vida, mantenerte activo y cuidar tu dieta diaria, integrando alimentos ricos en ácidos grasos, aminoácidos y fibra. Son fundamentales:

  • Aceite de oliva  y aguacate: el ácido oleico u Omega 9 reduce el  nivel de LDL (malo) y sube el de HDL (bueno)
  • Pescado azul: el Omega 3 aumenta el índice HDL y los triglicéridos
  • Legumbres: las lecitinas favorecen el transporte y metabolismo del colesterol
  • Frutas y hortalizas frescas de temporada, ya que aportan vitaminas, minerales y fibra soluble
  • Frutos secos: las nueces y pistachos también son muy ricos en ácidos grasos Omega 3

En Oh! My Bio disponemos de estos alimentos más habituales (y de procedencia ecológica, que mantienen mejor sus propiedades originales), pero también disponemos de otros, menos conocidos, que pueden ayudarte a controlar y reducir el colesterol malo de la forma más natural.

3 complementos naturales para ayudarte a reducir el colesterol

1. Ajo Negro

El Ajo Negro es, en realidad, ajo normal (blanco) fermentado, intensificando sus propiedades cardiovasculares: mejora la circulación sanguínea, disminuye la presión arterial alta, reduce el colesterol y el endurecimiento de las arterias (arterioscleroris), previene trombos, etc.

El Ajo se somete a un proceso de fermentación con temperatura y humedad controladas para mantener los compuestos deseados, la S-alilcisteína y los polifenoles. Este proceso elimina su sabor y olor penetrante característicos.

2. Levadura Roja de Arroz

La Levadura Roja de Arroz  es obtenida a partir de arroz fermentado. Concretamente de la levadura Monascus purpureus que, durante siglos, ha servido de alimento en varios países del continente asiático. Así, por ejemplo, el uso de la levadura roja está documentado en China, 800 años antes de Cristo.

La Levadura Roja del Arroz es rica en monocolinas, especialmente en Monocolina K, que contribuye, con una dosis adecuada, a regular los niveles de colesterol (10 mg de Monocolina K al día). De hecho, las monocolinas pertenecen al grupo de las estatinas, utilizadas en los fármacos para bajar el colesterol.

3. Semillas de Chía

Las Semillas de Chía se utilizan como alimento básico desde las antiguas civilizaciones Mayas y Aztecas, y ahora está de moda su uso. De hecho, es considerado un «Superalimento» por la cantidad de nutrientes que poseen: vitaminas B1, Bminerales, fibra y ácidos grasos Omega 3, 6 y 9.

Esa combinación hace que las Semillas de Chía sean muy interesantes para mantener los niveles normales de colesterol, con la ventaja de que son muy fáciles de digerir y mezclar con otros alimentos, aportando un sabor suave similar al de la nuez.

Recuerda que los complementos alimenticios deben ser una ayuda extra, llevar una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico son fundamentales. Si además del colesterol alto tienes problemas de licuación de la sangre, te recomendamos que consultes con tu médico antes de tomar complementos alimenticios. En OhMyBio supermercados ecológicos podrás encontrar gran variedad de productos para que regules tu colesterol.

Quinoa, el superalimento inca

La Quinoa es un ‘pseudocereal’ que proporciona energía,  regula el azúcar en sangre y es de acción saciante

Debido a su gran cantidad de nutrientes, la Quinoa (Chenopodium quinoa) está considerada un superalimento sino también un “pseudocereal”: es muy rica en proteínas y ácidos grasos Omega 3; que ayudan a controlar los niveles de colesterol y a que nuestro sistema cardiovascular funcione correctamente.

La Quinoa ya era consumida por los pueblos incas hace 5.000 años; gracias al equilibrio entre proteínas, grasas y carbohidratos de la planta; que les proporcionaba una energía saludable y duradera. Actualmente es cultivada, sobre todo, en Perú y Bolivia debido a la altitud a la que se encuentran.

Este superalimento aporta además aminoácidos esenciales que el organismo necesita y no puede sintetizar por sí mismo. Al igual que la chía o la espirulina; sus proteínas vegetales producen una importante acción saciante, muy útil para personas que estén realizando una dieta de adelgazamiento o control de peso.

¿Cómo se consume la Quinoa?

Lo más habitual es el consumo de sus semillas, pero también se pueden comer sus hojas. Por ejemplo, en una ensalada o cocinada como cualquier verdura.

Si vamos a mezclar las semillas con otro alimento es importante lavarlas bien antes de consumirlas para eliminar su sabor amargo. Podemos añadirlas a bebidas, postres y a cualquier otro plato: ensaladas, arroces, pastas, sopas, etc. Se cocinan a temperatura baja durante 10-15 minutos en una proporción de una taza por cada 1 y 2/3 de agua.

En el supermercado ecológico en León y Madrid Oh! My Bio contamos no solo con superalimentos de semillas de Quinoa sino también con diferentes preparados elaborados con la planta. En nuestras tiendas puedes encontrar, por ejemplo, Quinoa especial para preparar Bulgur, copos para el desayuno, harina  para elaborar tus postres, bases de pizza;  arroz de Quinoa, biotostadas, sin gluten e incluso papillas elaborados con este pseudocereal. Todos ellos procedentes de agricultura ecológica.

¿La Chía se toma con agua o sin ella?

Existe la creencia de que las semillas de Chía solamente hacen efecto mezcladas con agua u otra bebida, pero lo cierto es que tomarlas con alimentos maximizan aún más su efecto saciante

¿Qué es la chía?

La Chía (Salvia hispánica) es una de las plantas con mayor concentración de Omega3, un ácido graso que contribuye a mantener los niveles de triglicéridos en sangre y al correcto funcionamiento del corazón y del sistema inmunológico. Este ácido participa además en los procesos inflamatorios, inhibiéndolos.

Originaria de Latinoamérica, sus semillas también contienen Omega 6 y 9, y son muy fáciles de digerir, tienen un alto contenido en fibra y son muy ricas en nutrientes, vitaminas (especialmente la B) y minerales.

Las proteínas vegetales de la Chía ecológica son, además, un gran aliado cuando hablamos de alimentos saciantes. Por un lado, proporcionan una energía estable, permitiendo que mantengas una sensación de saciedad entre comida y comida.  Y, por otro, las semillas de Chía son fáciles de mezclar con otros alimentos, maximizando todavía más la sensación de saciedad. Este efecto hace que los alimentos elaborados a base de Chía sean una estupenda opción para personas que realizan dietas de control de peso.

No solo las semillas de chía ecológicas, también la quinoa ecológica, las legumbres o las algas como la spirulina poseen importantes cantidades de proteína con acción saciante.

¿Cómo se toma la chía ecológica?

Depende un poco del propósito para el que las tomemos. Para conseguir el efecto saciante, lo óptimo es mezclar las semillas con otros alimentos para que sus mucílagos (sustancia vegetal viscosa que absorbe agua) se hinchen con los jugos gástricos, haciéndonos sentir más llenos. Se pueden añadir al desayuno, ensaladas, pastas, yogures, como topping en postres, etc. También podemos incorporarlas, por ejemplo, a un puré de verduras o usarlas para elaborar masas en nuestros postres caseros. El único límite es nuestra imaginación.

Si lo que queremos es aprovechar la fibra de la Chía y ayudar a nuestro tránsito intestinal, lo idóneo es echar las semillas en un vaso de agua u otras bebidas. Dado que la Chía ecológica tiene un sabor suave bastante neutral, se pueden mezclar con zumos o batidos que aporten más sabor. En estos casos, los mucílagos absorben el líquido del vaso, se hinchan y aportan su textura viscosa a la bebida.

Ante la creciente demanda de la Chía ecológica, existen en el mercado otros preparados ya elaborados con las semillas de la planta. En los supermercados ecológicos en León y Madrid Oh! My Bio contamos con distintos tipos de galletas, barritas de chocolate y roscos de espelta, entre otros. Estos productos, además de Chía, cuentan con el sello de garantía de agricultura ecológica.