Archivo de la etiqueta: hummus

Consejos saludables para ‘sobrevivir’ a las comidas de Navidad

¿Miedo a los excesos en Navidad? Toma nota sobre estas recomendaciones para que tus fiestas sean más equilibradas.

Ya has montado el árbol de Navidad y comprado la mayoría de los regalos, pero… ¿También has planificado los menús para evitar los excesos y poder mantener una dieta equilibrada durante estas fiestas?

Si la respuesta es NO, estás leyendo el post indicado. Al contrario de lo que muchos piensan, las Navidades no son incompatibles con la alimentación saludable y bio.

La mejor defensa para que estas fechas que se avecinan no se conviertan en una pesadilla para tu cuerpo es organizar con tiempo la lista de la compra y los platos que te gustaría elaborar.

El primer consejo: no te agobies con los invitados y aprovecha este tipo de reuniones para fomentar entre tus familiares unos hábitos más sanos y con identidad. ¡Ah! Y olvídate de los platos precocinados.

5 ‘DEBERES’ PARA TU DIETA NAVIDEÑA

1. Los postres, siempre caseros

Ganarás en salud y sabor. Deja de lado los dulces y la bollería industrial para evitar un consumo excesivo de grasas saturadas y azúcar. De esta forma, podrás controlar con detalle los que estás comiendo y elegirás los ingredientes que más te gusten.

Además de para tu bolsillo, esta opción también te permitirá evitar problemas con posibles invitados veganos, vegetarianos o alérgicos a algún alimento. (Siempre, infórmate de esta posibilidad para estar prevenid@).

En este sentido, es recomendable que utilices endulzantes saludables como la Stevia, el sirope de Arce o el de Ágave, así como el azúcar de coco o el de abedul, con un 40% menos de calorías y un índice glucémico próximo a 7 frente a los 64 del azúcar común. Las harinas, mejor ecológicas (de soja, de maíz, de arroz…), y el cacao cuanto más puro y desgrasado, mejor.

Por último, incluye frutas y verduras también en este tipo de platos. Aportarás sabor y menos calorías, pero también serás un chef muy original. Veáse bizcocho de calabacín, manzanas asadas, natillas de té matcha, tarta de zanahoria…

2. Introduce novedades en las sobremesas

Plantéate tus invitaciones como una especie de juego y sorprende a los comensales con una cata de infusiones en vez del tradicional café. Aprovecha las largas sobremesas y meriendas para introducir nuevos sabores y comentar los beneficios de las plantas aromáticas que más te gusten: jengibre, Chai Dulce, Té verde energía, limón, guaraná… Las digestiones serán mucho mejores y, en muchos casos, conseguiremos una sensación de saciedad que evitará atiborrarnos de dulces.

 3. Adiós a las frituras

No confundas entrantes con comida rápida o frituras. Evita utilizar la freidora y opta por el horno o la plancha. Además, es un buen momento para incluir verduras en tus platos. Intenta que siempre haya una deliciosa ensalada o que los principales platos vayan acompañados de una guarnición de vegetales. Recuerda que este tipo de alimentos también te servirán para darle color y presencia a tus propuestas culinarias. ¿Aún no has probado el aceite ecológico de lino, de coco o de argán (…)?

4. Salsas para chuparse los dedos

Como no hay Navidad sin salsa en el plato, hemos de buscar alternativas con menos calorías y grasas. Sustituye la mantequilla o la nata por la leche evaporada, por ejemplo, conseguirás la misma consistencia, pero menos grasa. Aliña con aceite de oliva, vinagre, limón y salsa de soja o atrévete con una crema de mostaza, realizada con avena, agua y mostaza. Recomendación: incluye frutos secos para darle un toque más nutritivo.

5. ¿Y si el invitado soy yo?

En caso de ser tú el invitado lleva alguno de tus platos saludables favoritos para compartir en la mesa con los demás. Bien sea un postre casero, un mix de frutas afrodisiacas y/o tropicales, que llamarán la atención del resto, como es el caso del lichi, el mango, el coco o el aguacate… Y, si ya quieres empezar bien desde el principio, preséntate con un entrante: hummus de remolacha, unos chips de boniato, queso crema a base de tofu o un delicioso guacamole.

 

 

¡Este Halloween, querrás que te den muchas calabazas!

Si hay algo que nos enamora del otoño son sus alimentos de temporada: setas, castañas, higos y, uno de nuestros favoritos: la calabaza.

No cabe duda que este producto, además de muy beneficioso para la salud, se ha vuelto extremadamente popular gracias a la famosa celebración de Halloween, que tiene lugar cada 31 de octubre. Pero… ¿Cuál es el origen de esta tradición? Y, lo más importante: ¿Por qué se utilizan calabazas para conmemorarla?

La también conocida como ‘Noche de Brujas’ o ‘Noche de Muertos’ está vinculada a la celebración celta del Samhaín (evento que anunciaba el final de las cosechas) y la festividad cristiana del Día de Todos los Santos, celebrada por los católicos cada 1 de noviembre.

Precisamente, en su origen era considerada como una festividad secular con gran trasfondo religioso, debido a que los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de esta tradición a América del Norte durante la Gran Hambruna Irlandesa (sobre el año 1840). Samhaín era el señor de la muerte y su nombre significa literalmente «el fin del verano».

El miedo a la muerte por parte de la mayoría de los católicos, testigos de la epidemia de la peste bubónica en casi toda Europa, desembocó en la celebración de misas y rituales para honrar a los fallecidos, dando lugar, años después a la costumbre de disfrazarse de fantasmas, vampiros, zombies o personajes de ultratumba…

Sin embargo, habrá que esperar unos años más, hasta 1860, para empezar a hablar del protagonismo de la calabaza en esta actual fiesta internacional.

El simbolismo de la calabaza en Halloween

Cuenta la leyenda que en la segunda mitad del siglo XIX un tacaño y pendenciero irlandés, de nombre Jack, tuvo la mala suerte de encontrarse con el demonio en una taberna en la Noche de Halloween. Éste le prometió su alma al diablo a cambio de una bebida. El diablo se transformó en moneda para poder pagar al tabernero, pero Jack se adelantó y guardó la moneda en el bolsillo.

Debido a que Jack tenía un crucifijo en la cartera, el diablo no pudo volver a su forma original, por lo que llegó a otro acuerdo con él: no lo dejaría salir hasta que le prometiera que no le pediría su alma hasta dentro de diez años.

Pasado ese tiempo, Jack y el diablo se volvieron a reunir, pero antes de eso el hombre le preguntó al diablo si le podía acercar una manzana que estaba en el árbol de enfrente. Cuando se subió a la copa, Jack aprovechó para tallar a toda prisa una cruz en el tronco, volviendo a librarse de perder su alma. Para que el diablo pudiera bajar le hizo prometer que jamás le pediría su alma.

Jack murió años más tarde, pero no pudo entrar en el cielo porque durante su vida había sido un pecador. Tampoco pudo quedarse en el infierno, porque el diablo no podía reclamar su alma. La única opción era volver por donde había venido. Pero el camino de regreso al mundo de los vivos era oscuro y el viento no le dejaba ver nada, así que el diablo le dio un carbón encendido para que lo guiará y Jack lo metió dentro de un nabo que iba comiendo para que no se apagara mientras caminaba entre tinieblas.

De ahí que, posteriormente, los celtas ahuecaran nabos y pusieran carbón dentro de ellos para colocarlos en las tumbas y alumbrar el camino de los difuntos hacia el mundo de los vivos y, también, para ahuyentar los malos espíritus. Pasado el tiempo, los irlandeses llegaron a América y descubrieron que las calabazas eran más grandes y fáciles de ahuecar. Lo que dio lugar a los ‘Jack-o-lantern’ (el tenebroso candil de Jack).

Hoy en día, el tallado de las calabazas o Jack o’ Lantern se ha vuelto muy elaborado y se realizan competencias artísticas como parte de la festividad de Halloween.

¿Cómo decorar una calabaza?

La noche más terrorífica del año se acerca y las calabazas no pueden faltar en la decoración de tu casa, de tu lugar de trabajo o de la fiesta que tienes entre manos.

Necesitas:

  • Una calabaza
  • Un cuchillo de sierra
  • Velas
  • Rotulador de color negro
  • Pintura

Proceso:

Antes de empezar, debes lavar bien la calabaza y limpiarla con un paño seco. Después, realiza un corte en la parte de arriba para ver su interior. Una vez hecho, quítale toda la carne con una cuchara eintenta dejar el fondo lo más liso que puedas para que la vela se pueda sujetar. También puedes optar por poner film transparente en la parte que no tenga agujeros y llenarla de alguna sorpresa culinaria (siempre envuelta).

Coge un rotulador y dibuja unos ojos, la nariz y una boca y corta las marcas del contorno. Varía las formas de la cara para que sean más terroríficas y, si apenas tienes tiempo para decorarlas, coge un rotulador negro y pintura y elabora tu diseño sin necesidad de vaciarla.

¿Cómo decorar tu calabaza?
¿Cómo decorar tu calabaza?

¿Y qué hacemos con toda la carne de la calabaza?

No te preocupes. Decorar tu entorno con calabazas puede ser más económico y sabroso de lo que imaginas, porque podrás confeccionar tú mismo los adornos de Halloween y preparar unas deliciosas recetas con toda carne que saques del interior.

Debes tener en cuenta que la calabaza destaca porque posee un bajo aporte de calorías; mientras que su alto contenido en agua y en fibra las hacen ideales, precisamente, no sólo para aquellas personas que sigan una dieta de adelgazamiento, sino para los que sufren de retención de líquidos o de estreñimiento.

HUMMUS DE CALABAZA

  • 250 gr de garbanzos cocidos
  • 1 calabaza
  • Medio ajo
  • 1 puñado de semillas de sésamo (o un par de cucharadas de tahini).
  • Aceite de oliva
  • Zumo de limón
  • Pimienta y sal

Sólo debes triturar todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea y espesa.

FUDGE DE CALABAZA

  • 1 taza de calabaza cruda, cortada en dados (175 g)
  • 1/4 taza de aceite de coco (55 g)
  • 1/2 taza de mantequilla de almendras (125 g)
  • 1/2 taza de leche de oco (114 g)
  • 20 dátiles
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/8 cucharadita de nuez moscada en polvo
  • 1/8 cucharadita de jengibre en polvo

Mezcla todos los ingredientes y echa el resultado en un recipiente para el horno. Guarda la mezcla en el congelador durante un mínimo de 3 horas y, después, trocéalo. Para decorarlo, nada mejor que semillas y frutos secos.

CHIPS DE CALABAZA CON HIERBAS

  • 1 calabaza
  • sal y pimienta
  • Aceite de oliva
  • Especias al gusto

Dale forma a la carne de la calabaza, bien sea en palitos o en chips (muy finitas). Pon a calentar el horno a 180 grados y distribuye las patatas en una bandeja con papel vegetal y vierte un chorrito de aceite. Las tendrás listas en 10 minutos. Después, aliña con pimienta y especias a tu gusto.

Si estas recetas te han parecido poco, te invitamos a que sigas atento a nuestro blog durante los próximos días para descubrir las mejores ideas para preparar una merienda de Halloween bio, apta para niños y adultos con alergias alimentarias y, sobre todo, con propuestas muy terroríficas. ¡No te lo pierdas!