Archivo de la etiqueta: frutas ecológicas

La compra a granel, algo más que una tendencia

¿Aún no practicas la compra a granel? ¿A qué esperas?

«Consumir lo justo (y necesario), evitar el derroche de dinero, ahorrar en residuos sólidos y practicar un modo de vida más sostenible».

Estos son los principales motivos por los que la compra a granel vuelve a estar de moda. Precisamente, la falta de tiempo o desinformación nos hace pensar que haría falta viajar en el tiempo para recuperar la vieja tradición del colmado, pero no es así.

Cada vez son más los supermercados, pequeños comercios y tiendas ecológicas las que se suman, de nuevo, a esta tendencia, que ofrece al consumidor la oportunidad de comprar la cantidad que desea, así como comprobar la calidad de los alimentos que se llevará a casa en el momento que los elige.

Además de ser un regalo para los sentidos, la compra a granel también aporta interesantes ventajas para nuestro día a día.

Menos envases, menos contaminación: ¿Cuánto papel, cartón y plástico tiramos a la basura nada más hacer la compra a causa de los embalajes y bolsas en las que transportamos los alimentos? La mayor parte de los desperdicios que acumulamos en nuestros hogares son inorgánicos y sus consecuencias para el Medio Ambiente son más inminentes de lo que pensamos.

– Desperdiciamos menos comida: Comprar en grandes cantidades no es aconsejable, sobre todo, para aquellas personas que viven solas, en pareja o que conforman una familia reducida.  Con la opción del granel se puede controlar el consumo diario o semanal, sin desperdiciar alimentos que sabemos que no usaremos en mucho tiempo, que se pueden estropear por su fecha de caducidad o que acaban perdiendo cualidades por almacenarlos más de lo que deberíamos. Al final, acabamos perdiendo más dinero de lo que queríamos ahorrarnos al adquirir un pack más grande de lo habitual.

– Consumimos productos más frescos y variados: Puede resultar pesado hacer la compra más a menudo, pero a la larga nos ayuda a ahorrar más dinero y a mejorar nuestra alimentación. Cuando compramos a granel estamos fomentando un consumo más variado, porque nos atrevemos a probar nuevas cosas al poder comprarlas en pequeñas cantidades sin el miedo a desperdiciarlo si no estamos contentos.

Apoyamos la agricultura y ganadería de proximidad: En la mayoría de los casos, este tipo de productos son ecológicos, lo que nos asegura que estamos consumiendo productos de calidad, sin sustancias tóxicas y pesticidas perjudiciales para nuestra salud, por no hablar de su frescura. Por otro lado, de este modo, estaremos fomentando unos hábitos más sostenibles que en vez de tendencia se acabarán convirtiendo en una realidad total.

– En muchos casos, aquellas personas que llevan a cabo una dieta específica porque sufren intolerancia a la lactosa,  siguen una alimentación macrobiótica o son vegana o vegetarina, entre otros, también pueden notar un considerable ahorro en su cesta de la compra al encontrar productos a granel a un coste más reducido de lo que puede suponer adquirirlos en envases, como pueden ser los frutos secos, las algas, las setas, las infusiones, las semillas…

En resumidas cuentas, comprar de forma inteligente siempre es un acierto. Además, la inmensidad de productos que se pueden adquirir actualmente de esta forma cada vez es mayor: desde legumbres, frutas, verduras, hongos, especias, frutos secos, semillas, cereales, las harinas… ¡Y hasta el detergente!

Fuera del sector de la alimentación, cada vez son más las empresas que optan por este tipo de comercio sostenible.  Por ejemplo, ya hay franquicias que apuestan por vender el detergente ecológico de bajo impacto medioambiental y que no genera residuos. Pero de esto, seguro que hablaremos con más detalle en otro post.

Y recuerda que en cualquiera de los supermercados ecológicos Oh!MyBio podrás encontrar un amplio abanico de productos a granel para hacer tus compras mucho más responsables.

Recetas: Este domingo… Paella vegetariana

Paella valenciana, con marisco, de carne… Nosotros te proponemos una más saludable: la paella vegetariana.

Si hablamos de tradición en la cocina o en el comedor no cabe duda que la paella tiene uno de los asientos de honor.

Paella es sinónimo de domingo, de celebración, de familia, de reunión con los amigos o de ‘chuparse los dedos’ porque, probablemente, sea uno de los platos con más adeptos en el mundo entero. Y, sino, que se lo pregunten a los turistas que visitan nuestro país a lo largo del año.

Eso sí, en el tema de la elaboración de paellas nada está escrito. Aunque siempre se ha dicho que la valenciana se lleva la palma, en nuestra opinión el secreto lo tienen cada cocinero. Por ello, esta semana te proponemos nuestra receta de paella vegetariana, una alternativa saludable que debes probar sí o sí.

INGREDIENTES

  • Arroz integral (una taza de arroz por una y media de agua)
  • 2 dientes de ajo
  • Un manojo de perejil
  • Tomate triturado (media taza)
  • Shiitake (2 cucharadas)
  • Champiñones laminados
  • 3 alcachofas
  • Brócoli
  • Pimiento
  • Cúrcuma (media cucharadita)
  • Sal al gusto
  • Caldo de verduras: 4 tazas

ELABORACIÓN

Primero, pica el ajo y el perejil y tritúralo con un poco de aceite de oliva virgen extra, mientras pones a hervir el arroz integral durante 20-30 minutos para que quede a medio hacer. Después, retíralo del fuego a la espera de tener el resto de los ingredientes listos.

El segundo paso será saltear las verduras (podéis añadir o cambiar las que consideréis). Eso sí, siempre en trozos pequeños. En este momento también debes añadir la cúrcuma, que nos servirá de colorante.

Cuando las verduras empiecen a reblandecer echa el tomate triturado y remueve.

Toca incluir el arroz en la paellera y mezclar con la preparación. Al mismo tiempo, pon en un cazo el caldo de verduras y añádelo para terminar de hacer el arroz. Llévalo a fuego alto durante cinco minutos, bájalo y déjalo cocer durante otros 20 más o menos. Aprovecha para echar las flores de brócoli.

Ten siempre un poco de caldo templado o en el fuego para añadir a la paella en caso de que absorba todo el agua. No es aconsejable echar más líquido frío.

 

 

Recetas: Del batido al plato ‘detox’

Si hace unos días hablábamos de los beneficios de consumir bebidas ‘detox’ elaboradas, principalmente, a base de frutas y verduras para hacer una cura saludable en nuestra alimentación sin morirnos de hambre. Ahora queremos aprovechar nuestro espacio de recetas para proponerte algunos platos que completarán y mejorarán tu dieta de ‘limpieza’ de toxinas.

  1. GUACAMOLE CON MISO

Ingredientes

  • Medio tomate
  • 1 aguacate
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de miso
  • 1 cucharada de cebolla
  • 1 pizca de cayena
  • 1 chile cortado muy finamente

Elaboración

Si nunca has hecho guacamole, con esta receta estamos seguros que triunfarás, porque es muy rápida y sencilla, además de saludable. Pica todos los ingredientes en trozos muy pequeños, mézclalos y aplástalos. Añade el miso, el chile y la cayena y ¡a mojar!

  1. PASTA DE ESPELTA CON TOFU

Ingredientes

  • 1 paquete de tofu fresco
  • 250 gr de pasta de espelta
  • Semillas de sésamo y chía
  • 1 aguacate
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Levadura

Elaboración

Pon a hervir agua e introduce la pasta cuando esté en ebullición durante, al menos, unos diez minutos. Mientras tanto, abre el aguacate y trocea una mitad y la otra remuévela con un poco de aceite y las semillas de sésamo y chía hasta que quede una mezcla homogénea. Escurre la pasta de espelta y combínala con la mezcla de aguacate y los trozos que has reservado, además del tofu un poco salteado en una sartén. Por último, añade la levadura de cerveza y un chorrito de aceite.

  1. CREMA DE HINOJO Y MANDARINA

Ingredientes

  • 1 Calabacín
  • 3 mandarinas
  • 2 bulbos de hinojo
  • 200 ml de leche desnatada
  • 200 ml de caldo de verduras

Elaboración

El primer paso será lavar y cortar el hinojo y el calabacín y ponerlos a cocer con la leche y el caldo durante una media hora. Después, tritúralo y devuélvelo al fuego mientras añades el zumo de la mandarina para conseguir una crema muy fina. Cuando vayas a emplatarlo, utiliza la piel de la mandarina, sin la corteza blanca, para rallar un poco por encima.

 

El ‘top five’ de los batidos detox para eliminar toxinas

Busca en los batidos y zumos detox tu aliado para eliminar peso y como complemento alimenticio.

En plena ‘operación post-navidad’, seguimos aplicando algunas de las mejores alternativas para que la eliminación del exceso de toxinas acumuladas durante las fiestas no se sumen a la temida cuesta de enero.

Si la semana pasada repasábamos algunos de los alimentos esenciales para retomar una alimentación equilibrada, en esta ocasión os proponemos un ‘top five’ de los batidos detox más efectivos y fáciles de elaborar con el objetivo de optimizar el trabajo de los órganos depuradores.

Los principales beneficios de este tipo de bebidas vienen dados por la concentración de nutrientes capaces de llevar a cabo una ‘limpieza’ adecuada de nuestro organismo. Por no hablar de que se trata de un producto que se prepara de manera instantánea -también podemos adquirirlo en supermercados ecológicos o tiendas especializadas- y que podemos tomar en cualquier momento del día.

Además de ayudar a perder esos kilos de más conseguidos en poco tiempo, tratar indigestiones o problemas como el estreñimiento, una dieta detox también es recomendable para todas aquellas personas que sufren de retención de líquidos.

En este sentido, nos aseguraremos de que estamos consumiendo alimentos naturales y sanos, así como la cantidad de fruta y verdura que necesitamos a diario para un buen rendimiento. Precisamente, uno de los principales consejos tendríamos que seguir a rajatabla siempre que podamos es el uso de productos de temporada para conseguir el mayor porcentaje posible de vitaminas y minerales.

  1. BATIDO DE FRUTAS Y TÉ VERDE: Tiene propiedades antioxidantes y un ligero efecto laxante, que ayudará a expulsar los desechos que el cuerpo no necesita. Además, activa el metabolismo para favorecer la bajada de peso. Lo puedes tomar al comenzar el día o después de la comida.

Ingredientes

  • 1 vaso de té verde
  • 1 cucharada de zumo de limón natural
  • 1 cucharada de miel
  • Medio vaso de agua
  1. BATIDO DE SPIRULINA, PIÑA Y MANZANA: Regula la función intestinal, ayuda a disminuir la retención de líquidos y es muy eficaz contra el estreñimiento.

Ingredientes

  • 1 manzana
  • 1 vaso de zumo de piña natural
  • 2 cucharadas de alga spirulina
  • 1 cucharada de aloe vera
  1. BATIDO DE FRUTOS ROJOS: El principal beneficio de esta mezcla, además de su acción depurativa, es la protección de las vías urinarias.

Ingredientes

  • 1/2 vaso de fresas
  • 1/2 vaso de arándanos
  • 1/2 de frambuesas
  • 1/2 de moras
  • 1 cucharada de semillas de sésamo
  • 2 cucharadas de alga spirulina
  1. BATIDO DE APIO, LIMÓN Y PEREJIL: Está destinado, sobre todo, para mejorar la función hepática, provocando que el hígado metabolice de una manera más óptima las grasas evitando que se acumulen.

Ingredientes

  • El zumo de tres limones
  • 1 taza de perejil picado
  • 5 tallos de apio
  • 2 cucharaditas de jengibre
  • Un litro y medio de agua
  1. BATIDO DE ZANAHORIA, APIO Y CHLORELLA: Es perfecto para eliminar el apetito a media tarde y saciar esos antojos de dulce que aparecen cuando menos te lo esperas. Siempre tomado en frío.

Ingredientes

  • 1 zanahoria
  • 1 tallo de apio
  • 1 manzana
  • 1/2 vaso de zumo de naranja
  • 1 cucharadita de alga chlorella

CUÁNDO TOMAR ESTOS BATIDOS

Aunque no existe una regla general para el consumo de estos batidos detox, el mejor momento para hacerlo es por la mañana, bien sea en ayudas o como parte de nuestro desayuno. De esta manera, el cuerpo absorberá más rápidamente los nutrientes.

No obstante, existen muchas recetas orientadas a la hora de la cena para evitar que nuestro haga una digestión más rápida. Lo ideal, eso sí, es tomarlo frío o a temperatura ambiente, nunca caliente porque estaremos eliminando las vitaminas y los beneficios de las ingredientes.

 

¿Cuáles son los beneficios de consumir alimentos crudos?

Los crudívoros lo tienen muy claro: «Tomar alimentos crudos permite aprovechar al máximo su aporte vitamínico. Precisamente, la ingesta de frutas y verduras orgánicas, así como desecadas, aporta una mayor cantidad de nutrientes, sales minerales, oligoelementos, fibra, enzimas y antioxidantes, propiedades que se van perdiendo en el proceso de cocción. En este sentido, incluir los productos crudos en la dieta propicia más energía y ayuda a retrasar el envejecimiento».

Aunque más que una dieta el crudismo es un estilo de vida, es interesante destacar las ventajas que presentan algunos alimentos crudos o con un punto de cocción mínimo frente a los cocinados. Los más destacables, en este caso, son las frutas y verduras, así como algunos frutos secos y semillas.

No obstante, también hay que tener presente que algunos productos presentan más interés nutricional cuando están crudos y otros, sin embargo, cuando están cocidos. Por ejemplo, cocer el brócoli destruye gran parte de sus nutrientes esenciales como la Vitamina C, mientras que cocinar la zanahoria aumenta sus niveles de betacarotenos (que se convierte en vitamina A en el cuerpo).

La parte buena es que para una alimentación equilibrada y baja en grasas, la ingesta de este tipo de alimentos no cocinados no suele ser muy limitada porque solo contienen azúcares naturales, un motivo de más para saciar el apetito entre horas para no optar por carbohidratos.

Ventajas de los crudos

Aportan más energía

Cuando una persona cambia a una alimentación rica en alimentos crudos, experimenta un aumento de energía notable. Sobre todo, si se consume en momentos en los que nos sentimos cansados o más fatigados.

 

Menos calorías:

Además de disfrutar de un mayor porcentaje de nutrientes y vitaminas, los alimentos crudos también son una buena opción para conseguir un peso saludable. Si eres de los que no te atreves con las verduras crudas al 100%, cocínalas un poco menos para que queden algo duras y así conserven al menos una parte de estas propiedades.

 

Mejorará la regularidad intestinal

Una dieta de alimentos crudos te aporta fibra más que suficiente para mantener la regularidad intestinal, además de acelerar el movimiento intestinal y captar agua. Las digestiones serán más ligeras y no notarás esa sensación de cansancio aunque la cantidad que hayas consumido sea abundante.

 

Ayuda a descansar:


Si tus digestiones son menos pesadas tus horas de descanso serán más óptimas. Una alimentación que cuente con platos crudos evitarán el aletargamiento y harán que te despiertes con más energía.

 

Ayuda a frenar el envejecimiento: 


El envejecimiento de nuestras células se acelera si no recibe suficientes antioxidantes
que frenen la acción oxidante del oxígeno que respiramos y de los radicales libres resultantes de la polución o la exposición al sol, además del tabaco o de otras acciones ambientales. Por ello, la calabaza, el brócoli, el mango, arándano, alcachofa o la papaya, entre muchos otros, son más beneficiosos en estado puro que no sometidos a algún tipo de cocción o elaboración.

¿Qué alimentos son mejor en crudo?

En muchos casos, por tradición gastronómica estamos acostumbrados a ingerir determinados productos de una manera diferente a la que se debería para poder aprovechar los máximos beneficios, como ocurre por ejemplo con el ajo y la cebolla, que en crudo en cuando ofrecen más cualidades saludables.

Crudos:

  • Pimiento rojo
  • Cebolla
  • Lechuga
  • Brócoli
  • Berro
  • Ajo
  • Fruta
  • Avellana
  • Pistacho
  • Almendra

Cocidos:

  • Zanahoria
  • Espárragos
  • Espinacas
  • Tomate

 

Recetas: Tres bizcochos saludables para empezar bien el día

Los bizcochos saludables para mejorar y completar tus desayunos

Nos encanta, pero, a la vez, nos produce muchos remordimientos cuando la comemos. La bollería se ha ganado una mala reputación por su alta cantidad de calorías, que derivan en grasas y azúcares…

Pero… ¿Toda la bollería es mala? ¿Podemos consumirla si queremos realizar una dieta equilibrada? ¿Cuál es la diferencia entre la bollería ecológica y la industrial?

Lo cierto es que también es posible disfrutar de estos placeres culinarios de una manera saludable, siempre y cuando prestemos atención a los ingredientes que contienen.

La principal diferencia entre la bollería industrial y la ecológica reside en la presencia de azúcares, grasas saturadas e hidrogenadas y, cómo no, en su elaboración. La primera suele ser ultraprocesada, mientras que la segunda es más sostenible, natural y, sobre todo, sin colorantes ni conservantes.

Por su parte, la repostería ecológica nos proporciona un aporte nutricional más completo, gracias a la utilización de ingredientes con fibra, vitaminas y minerales. Por no hablar de que su sabor es más auténtico.

Y, para comprobarlo, te proponemos tres recetas muy sanas y fáciles de elaborar de uno de los ‘dulces’ más versátiles para cualquier hora del día: el bizcocho. Ideal para el desayuno, como postre o para la merienda. Toma nota y sorprende a tus familiares y amigos con alguna de estas ideas.

BIZCOCHO DE AVENA Y PLÁTANO

Ingredientes

  • 2 plátanos
  • 120 gr. de copos de avena
  • 1 cucharadita de canela
  • coco rallado
  • 4 huevos ecológicos
  • 2 dátiles
  • 1 puñado de frutos secos crudos (nueces o almendras)

Elaboración

Este bizcocho es muy fácil de elaborar, pues en apenas media hora lo tendrás listo.

Sólo tienes que añadir todos los ingredientes en la batidora y triturar hasta conseguir una masa homogénea. Pon el horno a calentar a unos 180 grados y engrasa un molde con un poco de aceite de oliva o, si lo prefieres, fórralo con papel vegetal para poder desmoldarlo sin problema.

Decóralo con unos frutos secos por encima y hornéalo durante unos 25 minutos. Cuando haya reposado, espolvorea un poco de canela por encima.

BIZCOCHO DE ESPELTA CON MANZANA

Ingredientes

  • 3 vasitos de harina de Espelta Integral Bio
  • 4 huevos
  • 2 vasitos de Azúcar de Caña Integral Bio o Azúcar de Abedul
  • 1 yogur natural
  • 1 vasito de aceite de oliva
  • Ralladura de 1 limón
  • Media cucharadita de canela
  • 3 vasitos de harina de Espelta Integral Bio
  • 1 sobre de levadura
  • 1 vasito de de copos de cereales bio
  • 2 manzana

 Elaboración

Bate los huevos con el azúcar hasta que aumente de volumen y añade el yogur, el aceite, la ralladura de limón y la canela hasta conseguir una masa espesa.

Mezcla la harina con la levadura y los cereales y échalo a la masa anterior. Utiliza la batidora para conseguir que la harina se integre con todos los ingredientes.

Corta las manzana de dos maneras diferentes: en trocitos muy pequeños y en rodajas muy finitas. Añade los cubitos a la masa antes de ponerla en el molde y deja las rodajas para adornar por encima, junto a un puñado de cereales. Por último, hornea durante media hora.

BIZCOCHO VEGANO DE LIMÓN CON SOJA

Ingredientes

  • 250 ml de leche de soja
  • 400 gr de harina integral
  • 150 gr. de azúcar de coco
  • 1 cucharada de canela
  • 1/2 de bicarbonato
  • 125 ml de aceite de coco
  • Ralladura de un limón
  • 1 cucharaditas de levadura
  • Almendra laminada y coco rallado
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 cucharada de maicena

Elaboración

Mezcla todos los ingredientes secos en un bol y vete añadiendo los líquidos mientras vas mezclando. Primero la bebida vegetal, luego el aceite, la esencia de vainilla y la ralladura de limón.

Echa toda la masa a un molde, previamente untado con un poco de aceite o tapado con papel vegetal, y decora con el coco y la almendra laminada. Después, mételo en el horno durante unos 30 minutos a 180 grados.

 

 

 

Recetas: Granada de primero, de segundo y de postre

El importante valor nutricional de la granada la ha convertido en un ingrediente perfecto para numerosos platos otoñales. Además de aportar gran sabor y color a cualquier tipo de ensalada con sus refrescantes y crocantes semillas, esta fruta originaria de Irán ha comenzado a ser considerada como un superalimento por su alto valor antioxidante (3 veces más que el té verde o los arándanos), lo que influye en la mejoría del aspecto de la piel.

La granada es perfecta para hacer frente a estados gripales por su gran contenido en Vitamina C y previene la retención de líquidos, porque está compuesta por un 80% de agua.

Por último, entre otros beneficios, cabe destacar que es una buenísima fuente de fibra y un aliado contra los problemas de inflamaciones, sobre todo si la tomas en zumo.

Para que lo puedas comprobar por ti mismo, te sugerimos varias recetas muy saludables con las que no renunciar a las propiedades de esta fruta.

 

PARA ENTRAR EN CALOR: CREMA DE CALABACÍN Y GRANADA

Ingredientes

  • 1 calabacín
  • 1 puerro
  • 3 boniatos
  • 1 granada
  • 1 cucharada de jenjibre molido
  • Una pizca de canela
  • 1 cucharada de cúrcuma
  • Sal y aceite de oliva virgen extra

Elaboración

Pela y corta el puerro (sin las capas exteriores), el calabacín y los boniatos y pon a rehogar en una cazuela con un poco de aceite. Después, añade las especias y los granos de la granada, reservando unos pocos para el momento de servir.

Por último, incorpora el agua hasta tapar toda la mezcla y deja al fuego durante unos 20 minutos, aproximadamente. Después, tritura todo para conseguir la crema final. Si crees que está muy espesa, añádele un poco de leche.

PARA EL FIN DE SEMANA: BERENJENAS ASADAS CON SALSA DE YOGUR Y GRANADA

Ingredientes

  • 1 granada
  • 2 berenjenas
  • Sal y pimienta
  • 1 cucharada de tomillo
  • Aceite

Para la salsa:

  • 200 g de yogur griego
  • Aceite de oliva
  • Un diente de ajo o ajo en polvo

Elaboración

Parte las berenjenas a la mitad y haz tres cortes longitudinales sin llegar a cortar la piel. Haz lo mismo, pero del lado contrario para crear cortes en forma de diamante.

A continuación, pon a precalentar el horno (180-200 grados) y echa por encima de las berenjenas un chorrito de aceite de oliva para, posteriormente, salpimentar y echar el tomillo. Mientras horneas las berenjenas durante unos 40 minutos, bate el yogur con los granos de las granada y un poco de ajo y aceite.

Será la salsa que echemos por encima al plato cuando lo sirvamos. Si quieres, también puedes decorarlo con unos granos más para darle color.

UN POSTRE BAJO EN CALORÍAS: MOUSSE DE GRANADA Y COCO

Ingredientes

  • 3 granadas (dependiendo del tamaño)
  • 3 cucharadas de polvo de gelatina
  • 4-5 cucharadas de miel
  • 2 tazas de leche de coco
  • 1 pizca de extracto de vainilla

Elaboración

Pela las granadas y reserva los granos de una de ellas. Los otros, exprímelos hasta conseguir llenar dos tazas de zumo de granada. Coge el jugo de la mitad de una de las tazas y mézclalo con la gelatina.

En otro recipiente, mezcla el zumo restante con la miel y déjalo hervir para después añadir a la gelatina que habías reservados. Remueve hasta que se disuelva toda la gelatina. Pasados unos minutos, vuelve a poner todo al fuego en una cazuela hasta que hierva y deja enfriar a temperatura ambiente.

Por último, añade la leche de coco y el extracto de vainilla y deja en la nevera una hora para que espese. Si quieres servirlo de manera individual, este será el momento, porque es aconsejable mantenerlo en la nevera unas cuatro horas más antes de poder degustarlo.

 

¡Este Halloween, querrás que te den muchas calabazas!

Si hay algo que nos enamora del otoño son sus alimentos de temporada: setas, castañas, higos y, uno de nuestros favoritos: la calabaza.

No cabe duda que este producto, además de muy beneficioso para la salud, se ha vuelto extremadamente popular gracias a la famosa celebración de Halloween, que tiene lugar cada 31 de octubre. Pero… ¿Cuál es el origen de esta tradición? Y, lo más importante: ¿Por qué se utilizan calabazas para conmemorarla?

La también conocida como ‘Noche de Brujas’ o ‘Noche de Muertos’ está vinculada a la celebración celta del Samhaín (evento que anunciaba el final de las cosechas) y la festividad cristiana del Día de Todos los Santos, celebrada por los católicos cada 1 de noviembre.

Precisamente, en su origen era considerada como una festividad secular con gran trasfondo religioso, debido a que los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de esta tradición a América del Norte durante la Gran Hambruna Irlandesa (sobre el año 1840). Samhaín era el señor de la muerte y su nombre significa literalmente «el fin del verano».

El miedo a la muerte por parte de la mayoría de los católicos, testigos de la epidemia de la peste bubónica en casi toda Europa, desembocó en la celebración de misas y rituales para honrar a los fallecidos, dando lugar, años después a la costumbre de disfrazarse de fantasmas, vampiros, zombies o personajes de ultratumba…

Sin embargo, habrá que esperar unos años más, hasta 1860, para empezar a hablar del protagonismo de la calabaza en esta actual fiesta internacional.

El simbolismo de la calabaza en Halloween

Cuenta la leyenda que en la segunda mitad del siglo XIX un tacaño y pendenciero irlandés, de nombre Jack, tuvo la mala suerte de encontrarse con el demonio en una taberna en la Noche de Halloween. Éste le prometió su alma al diablo a cambio de una bebida. El diablo se transformó en moneda para poder pagar al tabernero, pero Jack se adelantó y guardó la moneda en el bolsillo.

Debido a que Jack tenía un crucifijo en la cartera, el diablo no pudo volver a su forma original, por lo que llegó a otro acuerdo con él: no lo dejaría salir hasta que le prometiera que no le pediría su alma hasta dentro de diez años.

Pasado ese tiempo, Jack y el diablo se volvieron a reunir, pero antes de eso el hombre le preguntó al diablo si le podía acercar una manzana que estaba en el árbol de enfrente. Cuando se subió a la copa, Jack aprovechó para tallar a toda prisa una cruz en el tronco, volviendo a librarse de perder su alma. Para que el diablo pudiera bajar le hizo prometer que jamás le pediría su alma.

Jack murió años más tarde, pero no pudo entrar en el cielo porque durante su vida había sido un pecador. Tampoco pudo quedarse en el infierno, porque el diablo no podía reclamar su alma. La única opción era volver por donde había venido. Pero el camino de regreso al mundo de los vivos era oscuro y el viento no le dejaba ver nada, así que el diablo le dio un carbón encendido para que lo guiará y Jack lo metió dentro de un nabo que iba comiendo para que no se apagara mientras caminaba entre tinieblas.

De ahí que, posteriormente, los celtas ahuecaran nabos y pusieran carbón dentro de ellos para colocarlos en las tumbas y alumbrar el camino de los difuntos hacia el mundo de los vivos y, también, para ahuyentar los malos espíritus. Pasado el tiempo, los irlandeses llegaron a América y descubrieron que las calabazas eran más grandes y fáciles de ahuecar. Lo que dio lugar a los ‘Jack-o-lantern’ (el tenebroso candil de Jack).

Hoy en día, el tallado de las calabazas o Jack o’ Lantern se ha vuelto muy elaborado y se realizan competencias artísticas como parte de la festividad de Halloween.

¿Cómo decorar una calabaza?

La noche más terrorífica del año se acerca y las calabazas no pueden faltar en la decoración de tu casa, de tu lugar de trabajo o de la fiesta que tienes entre manos.

Necesitas:

  • Una calabaza
  • Un cuchillo de sierra
  • Velas
  • Rotulador de color negro
  • Pintura

Proceso:

Antes de empezar, debes lavar bien la calabaza y limpiarla con un paño seco. Después, realiza un corte en la parte de arriba para ver su interior. Una vez hecho, quítale toda la carne con una cuchara eintenta dejar el fondo lo más liso que puedas para que la vela se pueda sujetar. También puedes optar por poner film transparente en la parte que no tenga agujeros y llenarla de alguna sorpresa culinaria (siempre envuelta).

Coge un rotulador y dibuja unos ojos, la nariz y una boca y corta las marcas del contorno. Varía las formas de la cara para que sean más terroríficas y, si apenas tienes tiempo para decorarlas, coge un rotulador negro y pintura y elabora tu diseño sin necesidad de vaciarla.

¿Cómo decorar tu calabaza?
¿Cómo decorar tu calabaza?

¿Y qué hacemos con toda la carne de la calabaza?

No te preocupes. Decorar tu entorno con calabazas puede ser más económico y sabroso de lo que imaginas, porque podrás confeccionar tú mismo los adornos de Halloween y preparar unas deliciosas recetas con toda carne que saques del interior.

Debes tener en cuenta que la calabaza destaca porque posee un bajo aporte de calorías; mientras que su alto contenido en agua y en fibra las hacen ideales, precisamente, no sólo para aquellas personas que sigan una dieta de adelgazamiento, sino para los que sufren de retención de líquidos o de estreñimiento.

HUMMUS DE CALABAZA

  • 250 gr de garbanzos cocidos
  • 1 calabaza
  • Medio ajo
  • 1 puñado de semillas de sésamo (o un par de cucharadas de tahini).
  • Aceite de oliva
  • Zumo de limón
  • Pimienta y sal

Sólo debes triturar todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea y espesa.

FUDGE DE CALABAZA

  • 1 taza de calabaza cruda, cortada en dados (175 g)
  • 1/4 taza de aceite de coco (55 g)
  • 1/2 taza de mantequilla de almendras (125 g)
  • 1/2 taza de leche de oco (114 g)
  • 20 dátiles
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/8 cucharadita de nuez moscada en polvo
  • 1/8 cucharadita de jengibre en polvo

Mezcla todos los ingredientes y echa el resultado en un recipiente para el horno. Guarda la mezcla en el congelador durante un mínimo de 3 horas y, después, trocéalo. Para decorarlo, nada mejor que semillas y frutos secos.

CHIPS DE CALABAZA CON HIERBAS

  • 1 calabaza
  • sal y pimienta
  • Aceite de oliva
  • Especias al gusto

Dale forma a la carne de la calabaza, bien sea en palitos o en chips (muy finitas). Pon a calentar el horno a 180 grados y distribuye las patatas en una bandeja con papel vegetal y vierte un chorrito de aceite. Las tendrás listas en 10 minutos. Después, aliña con pimienta y especias a tu gusto.

Si estas recetas te han parecido poco, te invitamos a que sigas atento a nuestro blog durante los próximos días para descubrir las mejores ideas para preparar una merienda de Halloween bio, apta para niños y adultos con alergias alimentarias y, sobre todo, con propuestas muy terroríficas. ¡No te lo pierdas!

Prepara tu despensa para el otoño y protege tus defensas

Así es. Aunque nuestra mente aún no esté tan concienciada como nuestro cuerpo, ya ha comenzado oficialmente el otoño.

Los días se acortan, bajan las temperaturas y vuelven las rutinas, algo que puede afectar de manera directa a nuestro estado de ánimo y a nuestro cuerpo.

Pero… ¡cuidado! Nuestro organismo es muy sabio y los cambios también requieren de una preparación para no caer enfermos, porque al igual que hacemos con el armario, nuestra despensa también debe mudar, casi, por completo para dar prioridad a nuestras defensas y a nuestra energía.

Cualquier dieta en otoño tiene que ser capaz de contrarrestar el desgaste físico y mental, y nada mejor que los alimentos de temporada para conseguirlo. La naturaleza es sabia y en esta época nos da productos con menos cantidad de agua, pero más cítricos y ricos en vitaminas.

¿Qué es lo que no debe faltar en tus menús de otoño?

FRUTOS SECOS: Principalmente, nueces, almendras y pistacho tostado porque son ricos en fibras, proteínas y tienen una potente acción antioxidante. Además, su acción positiva sobre las grasas saturadas protege de la enfermedad cardiovascular. Eso sí, debes ingerirlos en pequeñas cantidades para no abusar de las calorías que requiere una dieta equilibrada.

MANZANAS: Junto a las uvas, kiwis y peras son las principales frutas de temporada. Son ricas en vitaminas y un aliado contra el estreñimiento, un problema muy común en esta época del año. Como mínimo, debes consumir una manzana al día.

CASTAÑAS: Un otoño sin castañas…¡No es otoño!. Y no sólo como tradición, sino porque se trata de un alimento que te ayuda a combatir el cansancio y a aumentar los niveles de energía por su presencia de vitaminas del grupo B. Lo mejor es tiene menos calorías que la mayoría de frutos secos.

CEREALES y PAN INTEGRALES: Conservan toda su riqueza porque no sufre procesos de refinamiento donde se pierden muchos nutrientes como el hierro o la vitamina B, que se encuentran en la cáscara de los granos. Por otro lado, tienen una alto contenido de fibra. Su consumo habitual mejoran el tránsito intestinal y el estreñimiento. Por ejemplo, el arroz integral es un alimento básico, muy energético y digestivo. Por su parte, el pan integral tiene las mismas calorías que el pan blanco, pero aporta tres veces más fibra.
CALABAZA: Tiene una fina textura y un sabor sutil que le permite adaptarse a cualquier menú. Debido al grueso de su piel se conserva muy bien durante meses. Entre los beneficios para la salud hay que destacar su contenido en ácidos grasos Omega 3 y que es un alimento rico en vitamina A.
SETAS y CHAMPIÑONES: Ricos en proteínas, vitaminas y minerales. Destacan por ser unos alimentos perfectos para reforzar el sistema inmunitario y proteger del frío. En este grupo de alimentos, también se recomienda consumir reishi y shitake, denominados como Superalimentos, gracias a que aumentan nuestras defensas.

LENTEJAS Y GARBANZOS: Las legumbres que mejoran nuestro sistema digestivo son, principalmente, los garbanzos y las lentejas pardinas. Ambos producen una sensación de satisfacción y bienestar digestivo. Lo mejor es combinarlas con algún cereal, donde la proporción de este último sea bastante más grande, por ejemplo 70% de arroz y 30% de garbanzos para reducir la sensación de hinchazón o gases, así como separarlo de productos animales (carne, chorizo…). En este sentido, consumir legumbres ecológicas nos segura ingerir un producto que mantiene todos sus nutrientes y está libre de conservantes y colorantes.

BRÓCOLI, COLIFLOR Y ROMANESCO: Son los sustitutos perfectos de pastas, arroces y harinas. Tienen un perfil muy completo, ya que posee muy pocas calorías, pero contienen gran parte de las vitaminas y minerales que nuestro organismo necesita a diario. Ideales para una buena digestión, así como para lograr una sensación de saciedad.

CHOCOLATE NEGRO PURO: Puede ayudar a combatir los síntomas de la fatiga crónica, ya que se cree que su consumo ayuda mejorar la acción de los neurotransmisores, como la serotonina. El cacao promueve la buena circulación sanguínea y es rico en antioxidantes. Por ejemplo, el cacao puro desgrasado, perfecto para incluir en el desayuno, beneficia el tránsito intestinal y contiene propiedades estimulantes contra la ansiedad.

JALEA REAL: Si hay un reconstituyente por excelencia para cualquier época del año, pero sobre todo para el otoño, ese es la Jalea Real. Su ingesta refuerza el sistema inmunológico y está recomendada para personas de cualquier edad. Es un gran aliado contra el frío y también cumple una función antiséptica en el caso de contraer gripes y catarros. Además, está presente en multitud de complementos alimenticios para el fácil consumo diario.

A nivel general, también es tiempo de infusiones después de las comidas, compotas de frutas, caldos y carne blanca. Así como de cocciones a presión, estofados o elaboraciones al horno.

Aguas infusionadas con sabor a verano y beneficios de invierno

Fáciles de elaborar, sabrosas, extremadamente refrescantes y muy saludables. Cuatro propiedades que describen a la perfección las famosas aguas infusionadas en frío con frutas, hortalizas o hierbas -o como las llaman en América del Sur ‘aguas saborizadas’-.

Es cierto que son más apetecibles cuando aumentan las temperaturas. De ahí que se conozcan como las ‘aguas de verano’, pero es aconsejable consumirlas en cualquier época del año, porque el poder de sus ingredientes ayuda a cuidar y proteger nuestro organismo.

En todo caso, con estas bebidas bajas en calorías podemos volcar nuestra imaginación culinaria y aprovechar al máximo las propiedades de las frutas y verduras ecológicas, puesto que también aprovecharemos las pieles de muchas de ellas para que la infusión en frío sea mucho más aromática.

  • ¿Cómo se elaboran? Agua fría (un litro o litro y medio), hielo y los ingredientes que más te gusten (siempre lavados y cortados, preferiblemente en trozos grandes).
  • La mezcla necesitará entre diez y doce horas de reposo para que el líquido coja el sabor que deseamos. Si se agita un par de veces durante el proceso se conseguirá más sabor.
  • Por otro lado, si quieres mantener la mezcla en la nevera más de 24 horas retira los ingredientes para que no se oxiden.
  • Cuanto más fría, más apreciarás todos los matices de sabores.
  • Los restos de las licuadoras de presión en frío también son perfectos para preparar este tipo de aguas, igual que los de haber preparado horchata o leches vegetales
  • ¿Se pueden comer los ingredientes? Valora el estado de la fruta al final del proceso. Algunos alimentos se quedan muy blandos, pero otros permanecen igual de tersos.
  • ¿Cuáles son las mejores combinaciones? Por ejemplo, el pepino siempre va bien con cualquier cítrico; el mango y el limón son grandes aliados de la menta; y los frutos rojos valen para ir solos o acompañados. Aprovecha el sabor de hierbas como el perejil y la melisa y las propiedades de especias como el jengibre, la canela o la pimienta rosa.

Algunas propuestas más para sorprender a tus invitados:

  1. Mango, lima y albahaca: La piel de medio mango, media lima en rodajas finas y una rama de albahaca –con sus hojas, o un par de ramas un poco aplastadas sin ellas– darán como resultado un agua dulce y frutal.
  2. Zanahoria con granada y salvia: Desgrana una granada y pela en tiras una zanahoria. La salvia endulzará la mezcla en su justa medida.
  3. Limón con menta y albahaca o cilantro: Exprime medio limón e incluye otro y medio más en rodajas. La menta y la albahaca aportará un gran poder refrescante.
  4. Menta, manzana y cítricos: Utiliza una naranja, media manzana, 2 ramas de menta y 12 cc de almíbar (una variante del almíbar es el edulcorante líquido, el agave o la salvia)
  5. Sandía, melón y albahaca: Media sandía en trozos, una rodaja de melón también troceada y un par de ramitas de romero.
  6. Pepino con toronja y romero: Corta en rodajas finitas el pepino y añade un par de ramitas de romero junto a un toronjo o pomelo.
  7. Mora con frambuesa, fresa y menta: Con ocho moras y frambuesas y cuatro fresas en rodajas será suficiente. Añade hojas de menta al gusto (entre 3 y 5).

Visita nuestros supermercados Oh!MyBio en León (Burgo Nuevo, 22) y Madrid (Hortaliza, 38 y Raimundo Fernández Villaverde, 11) y consigue a diario toda la fruta y verdura ecológica que necesites para elaborar tus aguas infusionadas en frío. Recuerda que los productos ecológicos te aportan un mayor porcentaje de vitaminas, minerales y nutrientes debido a que están libres de tóxicos y no han sido tratados con abonos.