Archivo de la etiqueta: ecocert

¿Por qué elegir la cosmética ecológica?

¿Qué es la cosmética ecológica y en qué se diferencia de la convencional? Aprovecha estas fechas navideñas para regalar salud a tu piel.

Siempre hablamos de lo importante que es mantener una alimentación sana y equilibrada para cuidar nuestro organismo desde el interior, conseguir un peso saludable y/o ahuyentar infecciones y enfermedades.

Pero, también es importante llevar a cabo ciertos hábitos saludables en nuestro exterior, concretamente en nuestra piel, para conservar este equilibrio de bienestar.

¿Realmente protegemos nuestra dermis como deberíamos? Y, si lo hacemos… ¿Sabemos los ingredientes que nos estamos aplicando? ¿Cuál es su origen? ¿O sus consecuencias para nuestro cuerpo?

La solución a estas cuestiones es muy sencilla: Cosmética ecológica. Con ella podremos saber con certeza que estamos utilizando ingredientes naturales, de origen vegetal, menos agresivos con nuestra piel y más respetuosos con el medio ambiente.

¿Cómo distinguimos este tipo de cosmética?

  1. Principalmente por su certificación: Debido a la falta de legislación de la Unión Europea sobre la cosmética ecológica, muchas marcas o líneas de este tipo se promocionan como tal cuando no es así. Por ello, debes optar por marcas como Benecos Natural Beauty, Bjobj, Bo.ho Green Revolution, Sante, Weleda, Bio Seasons, entre otras, con sellos del tipo Ecocert, Cosmos, BDIH o Nature.

Es preocupante saber que, hoy en día, se utilizan más de 100.000 sustancias químicas diferentes para la elaboración de cosméticos de las que apenas se conoce su origen o el grado de toxicidad.

Esto implica que cualquiera puede utilizar el término NATURAL en un cosmético. No obstante, sí que existen normas privadas que regulan la fabricación de estos productos y que cumplen con diferentes tipos de controles externos que lo validan.

  1. Ingredientes: El maquillaje ecológico se diferencia del convencional por estar libre de siliconas, parabenos, parafinas, sulfatos… Es decir, no contiene sustancias tóxicas que puedan agredir nuestra piel o cabello.
    Por lo general, estos productos bio se elaboran a partir de extractos y aceites esenciales ecológicos y no se prueban en animales. El mero hecho de poder leer que procede de agricultura ecológica implica que no incluye trazas o restos de pesticidas, herbicidas o derivados del petroleo.

SUSTANCIAS PERJUDICIALES:

  • Fragancias sintéticas: pueden provocar problemas hormonales e incrementar el efecto de otras sustancias tóxicas. Se degradan lentamente, por lo que contaminan la atmósfera y los sistemas acuáticos y marinos.
  • Talatos: están muy presentes en cremas, esmaltes para uñas, lacas o desodorantes, por ejemplo, y tienen la función dentro del producto de disolvente o suavizante. Están relacionados con la reducción del nivel de hormonas, perjudiciales en etapas de crecimiento.
  • Aceites minerales: son sustancias derivadas del refinamiento del petróleo, en concreto, son residuos en proceso de refinamiento. Se suelen utilizar para mejorar la textura de las cremas y como agente antibacteriano, muy presente en productos para el cabello, desmaquilladores, cremas hidratantes…

También debes evitar:

  • Aluminio: en desodorantes, pintalabios, hidratantes, desodorantes…
  • Mercurio: en maquillajes y desmaquilladores de ojos
  • Plomo: en pintalabios

No hay excusas…

En conclusión: ya no hay excusas para maquillarse sin cuidar la piel. Las firmas que promocionan este tipo de maquillajes, además, realizan sus envases biodegradables y para que puedan ser reciclados.

Trucos para un look festivo, pero natural

A escasos días de la Navidad te proponemos un maquillaje muy natural para poner el broche de oro a tu look festivo. Comprueba en tu propia piel los beneficios de la cosmética ecológica y resalta tu belleza en pocos pasos.

  1. Primero limpia e hidrata tu piel y aplica una base de maquillaje o BB Cream para unificar y aportar luminosidad. Si quieres parecer un poco más morena, opta por mezclarlo con una gota de bronceador fluido.
  2. Después, aplica una sombra en tonos ocres o beige y extiéndela por el párpado móvil para fusionar el tono del ojo y fijar el color que apliques encima. Aporta algo de luminosidad con una sombra en tonos nude brillantes antes de aplicar la sombra marrón o negra en la zona exterior del ojo realizando una banana en forma de V. Esto le dará mayor intensidad a tu mirada. Para finalizar, utiliza una máscara de pestañas marrón o negra.
  3. Completa tu maquillaje con una barra de labios en tono rojo oscuro y aplica con el dedo dos toques de gloss en la parte central de ambos. Para mayor expresividad utiliza previamente un lápiz rojo para marcar el contorno.
  4. El último paso será el colorete. El exceso de color nunca es bueno, pero con el tono adecuado le darás un toque de vida al rostro.
  • Si eres de piel muy clara: elige tonos rosados para dar un efecto de frescura
  • Si eres de piel bronceada: opta por colores tirando a anaranjados
  • Si eres de piel morena a negra: dirígete hacia los marrones o morados.

Cosmética natural: Un extra de beneficios sin experimentar con animales

Las ventajas y beneficios de la cosmética natural están a la orden del día. Es más, no hace falta esperar al 4 de octubre, Día Mundial de los Animales, para ser conscientes de que las consecuencias de los productos elaborados con tóxicos no sólo son perjudiciales para nuestro organismo y nuestra piel, sino también para los animales en los que son testados hasta prácticamente su muerte.

A pesar de que en la Unión Europea la comercialización de cosméticos testados en animales está prohibida desde 2013, la ley exige una prórroga para los análisis de toxicidad que permite este tipo de ensayos hasta 2023.

No obstante, las cifras son una realidad y hablan por sí solas: sólo en 2008; los países de la UE reconocieron el uso de 24.199 perros, 10.449 monos; 312.681 conejos y 649.183 aves para estas pruebas. Además, se estima que los diez países que más usan animales en experimentos son Estados Unidos, Japón, China, Australia, Francia, Canadá, Reino Unido, Alemania, Taiwan y Brasil.

Concretamente; en China se obliga a las empresas que quieran comercializar en el país a que prueben los productos primero en animales. Lo que hace que muchas marcas que habían dejado de realizar este tipo de pruebas las hayan retomado para no perder el mercado económico del país asiático.

Lo realmente preocupante es que este tipo de abuso animal es, actualmente  innecesario; dado que ya existen sistemas como los test in vitro sobre células y tejidos humanos en laboratorios que proporcionan mayor seguridad y eficacia sin tener que pasar por alto los derechos de estos seres vivos.

¿Cuáles son las alternativas?

La cosmética natural ecológica: Es la única que nos asegura, gracias a su certificación, que estamos utilizando un producto elaborado a base de ingredientes naturales; evitando los derivados del petróleo, los perfumes y los colorantes sintéticos y siliconas.

Los productos naturales y orgánicos están fabricados de manera respetuosa con el Medio Ambiente y, lo más relevante, no están testados en animales.

Cada vez son más las personas que descubren las propiedades de este tipo de cosmética; debido a que los resultados en la piel son de mayor calidad porque están 100% libre de tóxicos y parabenos; lo que hace que nuestra piel no absorba sustancias dañinas.

Sello No Testado en Animales

El sello No testado en animales, también conocido como Cruelty Free; garantiza que los cosméticos que lo poseen no se han elaborado realizando pruebas en animales.
Se trata, por tanto, de un sello que demuestra que los productos han respetado el bienestar de los animales y que no han recurrido a ellos para llevar a cabo investigaciones o probar los cosméticos.

El sello Cruelty Free lo concede PETA (People for the Ethical Treatment of Animals;  una organización que vela por los derechos de los animales y que garantiza que la empresa que dispone de este aval no ha experimentado con animales ni los ha sometido a tratos crueles e indignos.

Logotipo Cruelty Free
Logotipo Cruelty Free

Beneficios de la cosmética natural orgánica

Son productos no agresivos

Al estar compuestos por ingredientes procedentes de la naturaleza y libre de químicos; este tipo de productos son capaces de cuidar la piel sin provocar reacciones alérgicas, siempre y cuando no exista alguna intolerancia a un vegetal concreto.

Respetan el PH natural de cada persona y, aprovechando las propiedades de las plantas; pueden adaptarse a las necesidades de cualquier tipo de piel. La cosmética ecológica certificada utiliza materia prima procedente de la agricultura ecológica, lo que significa que no contiene abonos químicos ni pesticidas. Evita los derivados del petróleo, los perfumes y los colorantes sintéticos.

No testados en animales
Por encima de todo, las cosmética natural ecológica respeta la salud y el bienestar de los animales, por lo que no recurre a ellos a la hora de realizar pruebas con sus productos.

Para hombres y mujeres
De igual manera que la cosmética natural suele ser beneficiosa para cualquier tipo de piel, tampoco entiende de sexos. Los ingredientes naturales permiten elaborar productos idóneos cuidar la piel y el cabello de hombres y mujeres.

El cabello también importa
Cuando pensamos en cosmética solemos poner el límite en aquellos productos que nos aplicamos directamente sobre la piel; el rostro, las manos… Pero nuestro pelo y, más aún, el cuero cabelludo también requiere de los beneficios de la producción ecológica para tener mejor calidad; vitalidad y evitar cualquier tipo de daño futuro.

Respeto por el Medio Ambiente
La transformación y elaboración de este tipo de productos cosméticos se rigen por el respeto al entorno natural y vegetal. No deben admitir ingredientes ni procesos que impliquen el uso de tecnologías controvertidas como organismos modificados genéticamente (OGM), nanotecnología o irradiación. Así como utilizar embalajes eco responsables.

Mayor durabilidad
La cosmética bio suele tener más durabilidad que los productos de belleza convencionales; porque su estructura molecular tarda mucho más en descomponerse (si es que lo hace); y su aplicación también es más prolongada en el tiempo.