Archivo de la etiqueta: dieta

Para gustos, las bebidas vegetales

Por necesidad, por salud o por gusto. El consumo de bebidas vegetales se ha disparado en los últimos años debido a sus propiedades y beneficios para el organismo frente a otro tipo de productos, pero sobre todo a raíz del aumento de diagnósticos de intolerancia o alergia a la lactosa.

Es fundamental saber que frente a la presencia de calcio en la leche animal, este tipo de bebidas también ofrece importantes beneficios saludables que permiten al consumidor cumplir con su objetivo de mantener una dieta equilibrada mejorando sus digestiones y reduciendo el consumo de grasas, principalmente.

Aclarado este punto, llega el momento de abordar algunas de las dudas más populares que surgen en torno as u consumo y que, seguro, te ayudarán a saber seleccionar la que mejor se ajusta a tu situación.

¿Qué tipos hay? ¿Cuál se parece más a la leche? ¿Qué propiedades tiene cada una de ellas? ¿Son aptas para cualquier persona? ¿Cuál es la más rica?

Las más habituales

  1. SOJA

La más conocida y fácil de encontrar es la de soja. Se caracteriza por ser una de las bebidas vegetales que más proteínas contiene, además de todos los aminoácidos esenciales. Entre los principales beneficios, cabe destacar la presencia de lecitina, que ayuda a limpiar las arterias y a combatir el colesterol. Por su parte, es una de las bebidas vegetales que más calcio aporta (junto a la de avena), pues cada vez hay más propuestas en el mercado que aportan un extra de este mineral.

  1. AVENA

Por su parte, la de Avena ha sido catapultada como una de las favoritas entre la mayoría de los consumidores debido a su sabor y a sus cualidades frente a la leche animal. Posee un alto contenido en fibra, lo que la convierte en una alternativa ideal para aquellos que quieran cuidar su colesterol o con problemas de estreñimiento. Además, es muy digestiva y muy rica en vitamina D.

  1. ARROZ

En el tercer puesto está la bebida de arroz, considerada la más ligera porque es muy pobre en grasas, en proteínas y rica en azúcares, por lo que se utiliza como reconstituyente. Tiene un sabor muy dulce y neutro y es bastante acuosa. Eso sí, es muy beneficiosa para el sistema inmunológico.

Bebidas vegetales Oh My Bio
Bebidas vegetales Oh My Bio

Las más parecidas

 

  1. ALMENDRAS

Esta bebida vegetal es muy rica en antioxidantes y minerales esenciales como el potasio y el calcio. Es ideal para después del ejercicio, porque ayuda a recuperar los minerales perdidos a causa de la sudoración. Por otro lado, es un gran aliado en las dietas para reducir peso y controlar el colesterol

  1. AVELLANA

Al igual que la de almendras y nueces, posee un delicioso sabor a frutos secos. Se podría catalogar como una bebida muy energética, pero calórica y, en este caso, su contenido en sodio es bastante bajo, por lo que es la favorita para aquellos que están obligados a cumplir con dietas especiales, en las que deban controlar el consumo de sal.

  1. NUECES

Sobre todo, destaca por su gran cantidad de fósforo y ácido fólico, esenciales para los más pequeños porque contribuye a la correcta formación de huesos, cartílagos, dientes… Otro detalle a su favor es que es una bebida con una textura muy suave y cremosa, lo que la convierte en el sustituto perfecto de la leche para realizar recetas de repostería.

A esta lista se unen otras como la de Quinoa, Espelta, Cebada, Castaña o Coco, muy utilizadas para cocinar por el sabor que aportan y deliciosas para consumir en frío, a temperatura ambiente o en caliente, así como mezcladas con otras bebidas como café o té. Ejemplo de ellas, es otra de nuestras bebidas favoritas, la de coco. 

  1. COCO

Es una de las opciones más demandadas por los veganos (y los que no lo son también) para elaborar batidos, hornear panes y pasteles e incluirla en deliciosos platos diarios.

Su contenido en hierro, su alta concentración en fibra, magnesio y potasio, además de su alta cantidad de Vitamina C, la convierten en arma perfecta para mantener el correcto funcionamiento del sistema inmunológico.

 

Sin duda, estas bebidas son la apuesta perfecta si buscas consumir productos ecológicos, sin gluten o con una cantidad recomendada de cereal, en algunos casos.

Y recuerda que si la leche animal te sienta mal, ingiriendo estas propuestas podrás evitar la lactosa y la caseína. Es cierto que contienen menos calcio, pero se puede complementar con alimentos como el sésamo, el brócoli, las espinacas o el tofu. ¿A qué esperas para probarlas?

Recetas: ¡Nunca más sin postre! Natillas de Té Matcha

Que no te mientan. Estar a dieta no significa tener que renunciar al placer que supone degustar un delicioso postre. Si sabes elegir bien los ingredientes bajos en calorías y de origen ecológico los beneficios ganarán la batalla a cualquier tipo de remordimiento de conciencia.

De ahí que, en esta ocasión, queramos facilitarte una receta muy sencilla y, sobre todo, saludable para poner el broche de oro a tu comida: Natillas de té de matcha.

Vayamos por orden. ¿Qué es el Té Matcha?

Se trata de un té verde molido empleado en la tradicional ceremonia japonesa del té, aunque actualmente también es muy utilizado en la repostería. Su elaboración parte del cuidadoso cultivo, recolección y secado de las hojas de té verde, que finalmente son trituradas hasta convertirlas en polvo verde y fino que multiplica las propiedades antioxidantes del té convencional.

Los expertos recomiendan el consumo del Té Matcha para ayudar a reducir el estrés, estimular las defensas e incluso disminuir el colesterol.

Sin duda, con este ingrediente conseguiremos unas natillas sabrosas y sanas, a la par que originales por el toque de color que le aportará al postre. Y, si además, le añades una crema blanca de coco o unos frutos rojos… ya no querrás desprenderte de esta receta nunca.

Ingredientes para las NATILLAS DE TÉ MATCHA

  • 500 ml de leche de arroz
  • 1 cucharadita de té matcha
  • 2 cucharadas de kuzu
  • 1 cucharada de sirope de ágave
  • 1 vaina de vainilla pequeña
  • 1 rama de canela

… Antes de ponernos manos a la obra, vamos a hacer un para hablar un poco más del kuzu, un ingrediente aún desconocido por muchas personas, pero con importantes cualidades saludables frente a otros productos similares.

El kuzu o kudzu es un ingrediente muy utilizado en Japón. Se trata del almidón que se obtiene de la raíz de una flor llamada pueraria lobata al que se le han atribuido funciones medicinales.

En la cocina, el kuzu se usa como un espesante natural, con el beneficio, sobre otros espesantes, de que no tiene gluten, por lo que se convierte en una gran alternativa al almidón de trigo o de maíz.

Tiene una increíble cantidad de hidratos de carbono de bajo índice glucémico, aportándote importante dosis de energía para el resto del día.

Elaboración

Pon a calentar la leche de arroz y añade la vaina de vainilla abierta y la rama de canela en el cazo. Al mismo tiempo, en un vaso utiliza un poco de leche fría para mezclar el kuzu hasta que no quede ningún grumo. Cuando lo tengas homogéneo añádelo al líquido caliente mientras bates lentamente con unas varillas.

Cuando ya esté bastante caliente, vuelve a separar otro poco de la mezcla en un vaso para fusionarlo con el té y facilitar la la disolución  a toda la cantidad. Es importante que no queden grumos.

Una vez acabado, lo reservamos hasta que el líquido que tenemos calentando llegue a ebullición, momento en el que debes optar por reducir el fuego mientras remueves para que empiece a espesar.

Por último, apenas un minuto antes de apagar el fuego echamos la mezcla con el té matcha y la cucharada de sirope de ágave y mezclamos bien.

Lo servimos y lo dejamos enfriar a temperatura ambiente un mínimo de una hora y media.

¿Cómo decorar el postre?

Te damos dos propuestas para que puedas mejorar aún más este postre. Por un lado, puedes añadirle una pizca de canela y unos frutos rojos cortaditos en trozos o añadirle una crema de coco muy fácil de elaborar.

Sólo necesitarás:

  • 125 ml de leche de coco
  • 1 cucharada de kuzu
  • 1 cucharada de sirope de ágave.

Separa un poco de leche de coco fría y mézclala con el kuzu. Después, pon a calentar el resto de leche de coco y añádele esta pequeña mezcla hasta que espese. Por último, tras apagar el fuego, incluye la cucharada de ágave. Déjala enfriar y echa una pequeña capa a tus natillas de té Matcha.

 

Visita nuestros supermercados ecológicos Oh!MyBio, en León (Burgo Nuevo, 22) y Madrid (Hortaleza,38 y Raimundo Fernández Villaverde, 11) y consigue todos los ingredientes necesarios para elaborar esta o cualquier otra receta saludable. ¡Y no te prives más del postre!

Receta de arroz y azukis con verduras y agua de coco

Que el agua de coco está de moda es una realidad. No sólo por su poder refrescante y su composición baja en calorías, sino porque también ha conseguido convertirse en el complemento perfecto, incluso sustituto, de las bebidas específicas para deportistas.

Pero lo que nos ha traído hasta aquí es otro asunto más apetitoso. Sus beneficios en la cocina, tanto para darle un exquisito gusto al plato como ofrecerle al comensal una propuesta saludable y equilibrada.

¿Qué os parece un arroz integral y azukis con verduras y agua de coco?

Sabemos que no es la primera vez que os traemos una receta con este ingrediente como uno de los principales (y seguro que no será la última), pero, en esta ocasión, hemos querido preparar un plato también apto para veganos y celíacos.

Cabe destacar que es un plato que ayuda a reducir el colesterol y aporta una interesante cantidad de vitaminas y antioxidantes. Gracias al agua de coco, además de hidratación, también ofrece numerosos nutrientes por su alto contenido en potasio, electrolitos y vitamina C.

Elaboración

Pon a hervir el arroz integral durante unos 25 minutos o media hora. Recuerda que antes, es aconsejable, que esté lavado y escurrido.

Al mismo tiempo, echa también a hervir las ramitas de citronela en el agua de coco. Debes hacerle unos cortes para que desprenda todo el sabor. Será suficiente con dejarlo unos 10 minutos para que no se evapore el agua.

Ahora toca añadir al agua de coco la zanahoria y la remolacha peladas y cortadas en pequeños trocitos. Tras unos diez minutos hirviendo, añade el azuki cocido y escurrido y lo dejas unos 8 minutos más con la tapa puesta. Después le retiras las ramas de citronela.

Mientras pones a hervir el brócoli durante un par de minutos, sofríe los trozos de berenjena con el ajo picado.

Por último, corta las hojas de espinacas y el aguacate en juliana y empieza a emplatar: Coloca el agua de coco con verduras y azukis y añádele el arroz integral, el brócoli y el sofrito de berenjena. Termina con las espinacas y el aguacate y echa un poco de perejil y las nueces picadas. Si quieres potenciar su sabor, exprime un poco de lima. ¡Et voilà!

Receta de Croquetas de calabacín, quinoa y menta

Adivina adivinanza: Es una semilla, proviene de los Andes y es rica en vitaminas y minerales. Es utilizada para recetas dulces o saladas y ha sido considerado por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) como uno de los cultivos con gran futuro para la humanidad debido a sus beneficios…. ¿Fácil, verdad?

Aunque en los últimos años la Quinoa se ha convertido en un imprescindible para los que apuestan por una alimentación sana y equilibrada, todavía sigue siendo una desconocida a nivel gustativo para muchas personas que siguen dudando cómo incorporarla a sus platos principales.

Si ya la has incluido en tus batidos o en tu desayuno, con fruta y yogur, llega el momento de saltar a los fogones y adecuarlo a tus tapas favoritas, como por ejemplo a las croquetas, dándoles un toque requetesaludable. Además de un sabor y una estética inigualable, podrás beneficiarte de sus propiedades:

  • Posee un alto nivel de proteínas,puede contener hasta un 23%.
  • Está compuesta por: minerales (calcio, hierro, magnesio), vitaminas (C, E, B1, B2 y niacina) y fósforo.
  • Es rica en aminoácidos,que influyen en el desarrollo cerebral.
  • ​Su contenido en grasa es rico enOmega 6.
  • Es una importante fuente de fibra soluble e insoluble.
  • Tiene un índice glucémico muy bajo.

Elaboración croquetas de calabacín, quinoa y menta

Primero cocina la quinoa en una olla utilizando el mismo peso de agua que de cereal (unos 15 minutos) hasta que ésta abra y esté bien cocinada. Una vez lista, escurre el agua y seca la quinoa con papel absorbente.

A continuación ralla el calabacín y la zanahoria y corta muy finita la menta y remuévelo todo en un bol.

Por último, mezcla la quinoa con el huevo, la sal y la harina y échalo en el bol con el calabacín y la zanahoria para crear una masa homogénea con la que poder formar bolitas.

Precalienta el horno a 180 grados y coloca las bolitas sobre la bandeja previamente enharinada para que no se peguen. Las tendrás listas en apenas 30-40 minutos

Recetas: Los helados, si son ecológicos, dos veces buenos

¿Harto de mirar hacia otro lado cuando pasas por delante de una heladería? «Pequeños pecados de verano» dicen, haciéndote creer que cada vez que consumes uno de estos productos tan refrescantes estás atentando contra tu silueta. Pero… ¡basta de falsos mitos! Has de saber que en la variedad está el gusto y la salud.

¿Aún no has oído hablar de los helados ecológicos? No te preocupes, nunca es tarde para disfrutar de las bondades de la naturaleza.

Sin duda, éstos son un claro ejemplo de que los ‘caprichos veraniegos’ también pueden ser saludables y bajos en calorías. ¿Por qué elegirlos frente a los industriales? Porque, además de las ventajas de consumir alimentos ecológicos, libre de pesticidas, conservantes, colorantes  y aditivos, entre otros químicos, también fomentamos el comercio local y de proximidad.

Si te atreves a prepararlos en casa para no renunciar al placer, coge papel y lápiz y apunta estas sencillísimas recetas que te ofrecemos, en las que los principales ingredientes son frutas frescas y ecológicas, endulzantes naturales y bebidas vegetales. ¡Y a disfrutar!

 

1.PASIÓN DE FRUTAS DEL BOSQUE

Ingredientes:

  • Media taza de leche vegetal (preferiblemente de soja)
  • 100 g de frambuesas y/arándanos congelados
  • 2 bananas
  • 1 taza y media de anacardos
  • 1 cucharada sopera de sirope de ágave o melaza de caña ecológica
  • 1 cucharada de aceite de coco (ayuda a dar densidad)
  • Topping (opcional): coco rallado, arándanos, almendras trituradas…

Elaboración

PASOS PREVIOS: La noche anterior a la elaboración, corta las bananas en rodajas y congélalas junto con las frambuesas y los arándanos. También debes poner a remojo los anacardos para escurrirlos antes de volcarlos a la licuadora.

El día ‘D’: Mezclamos la fruta con los anacardos, la leche vegetal, el sirope y el aceite de coco. Lo echamos en un recipiente y lo metemos en el congelador durante un par de horas, aproximadamente. Si quieres añadirle algún topping utiliza coco rallado o almendras trituradas, por ejemplo.

 

2. POLOS ‘EASYFRUITS’ 

Ingredientes:

  • Sólo necesitas 200 g de fresas (también puedes optar por melón, sandía, albaricoque…)
  • 100 ml de leche de almendras
  • 2 cucharadas de chía

Elaboración

Son unos helados muy fáciles de hacer y muy bajos en calorías. Recomendados sobre todo para los más pequeños de la casa, quienes no podrán resistirse. Simplemente, tienes que batir los trozos de fruta con la leche de almendras y las semillas. Lo ideal sería verter la mezcla en unos moldes de polos y al congelador durante unas cuatro horas, aproximadamente.

 

3. AL RICO CHOCOLATE

Ingredientes

  • 3 vasos de leche de soja o de arroz
  • 5 cucharadas de cacao en polvo
  • 4 cucharadas soperas de melaza de arroz
  • Canela (para servir)

Elaboración

Batimos la leche de soja con el cacao en polvo sin azúcar y después añadimos la melaza. Metemos en el congelador e interrumpimos dos o tres veces el proceso de enfriado para volver a batir y espesar la mezcla. Finalmente, lo dejamos en frío otras dos o tres horas antes de servir. Cuando lo sirvas, espolvorea un poco de canela. ¡Están para chuparse  los dedos!

 

Receta de macedonia con yogur y avena

Sabías que….

El nombre de ‘macedonia de frutas’ tiene su origen en el Imperio de Alejandro III Rey de Macedonia (356-323 a.C), marco histórico en el que se alternaron razas y culturas, idiomas y tradiciones y diversos legados religiosos y estilos artísticos, entre otras cosas, lo que dio lugar a un ‘cóctel’ de pueblos y naciones que sirvió de modelo para que durante el siglo XVIII se empezara a utilizar el nombre de ‘Macedonia’ para referirse al conjunto de elementos heterogéneos de cualquier ámbito, no sólo del culinario.

Receta de Macedonia con yogur y avena

Ingredientes

Melón, Frambuesa, Papaya, Melocotón, Pera y Plátano (varía las frutas a tu gusto), sirope de agave, galletas de avena y yogur de soja natural (si lo prefieres, atrévete con algún sabor).

Elaboración

Pelamos y lavamos la fruta. Si no la vamos a consumir en el momento, es mejor pasarla por zumo de limón y mantenerla en la nevera para que no se oxide.

Después troceamos las piezas pequeñas y las añadimos a un bol para mezclarlas con el yogur. En otro recipiente, ponemos en el fondo las galletas de avena machacadas (mételas en una bolsa de plástico y aplástalas con el mortero), echamos la mezcla de fruta y yogur rociamos unos hilos de sirope de agave para darle un toque dulce, pero muy natural. ¡Bon appétit!

Si deseas más información sobre los beneficios de las frutas ecológicas frente a las convencionales consulta este post del blog de Oh!MyBio aquí