Archivo de la etiqueta: contaminación

La compra a granel, algo más que una tendencia

¿Aún no practicas la compra a granel? ¿A qué esperas?

«Consumir lo justo (y necesario), evitar el derroche de dinero, ahorrar en residuos sólidos y practicar un modo de vida más sostenible».

Estos son los principales motivos por los que la compra a granel vuelve a estar de moda. Precisamente, la falta de tiempo o desinformación nos hace pensar que haría falta viajar en el tiempo para recuperar la vieja tradición del colmado, pero no es así.

Cada vez son más los supermercados, pequeños comercios y tiendas ecológicas las que se suman, de nuevo, a esta tendencia, que ofrece al consumidor la oportunidad de comprar la cantidad que desea, así como comprobar la calidad de los alimentos que se llevará a casa en el momento que los elige.

Además de ser un regalo para los sentidos, la compra a granel también aporta interesantes ventajas para nuestro día a día.

Menos envases, menos contaminación: ¿Cuánto papel, cartón y plástico tiramos a la basura nada más hacer la compra a causa de los embalajes y bolsas en las que transportamos los alimentos? La mayor parte de los desperdicios que acumulamos en nuestros hogares son inorgánicos y sus consecuencias para el Medio Ambiente son más inminentes de lo que pensamos.

– Desperdiciamos menos comida: Comprar en grandes cantidades no es aconsejable, sobre todo, para aquellas personas que viven solas, en pareja o que conforman una familia reducida.  Con la opción del granel se puede controlar el consumo diario o semanal, sin desperdiciar alimentos que sabemos que no usaremos en mucho tiempo, que se pueden estropear por su fecha de caducidad o que acaban perdiendo cualidades por almacenarlos más de lo que deberíamos. Al final, acabamos perdiendo más dinero de lo que queríamos ahorrarnos al adquirir un pack más grande de lo habitual.

– Consumimos productos más frescos y variados: Puede resultar pesado hacer la compra más a menudo, pero a la larga nos ayuda a ahorrar más dinero y a mejorar nuestra alimentación. Cuando compramos a granel estamos fomentando un consumo más variado, porque nos atrevemos a probar nuevas cosas al poder comprarlas en pequeñas cantidades sin el miedo a desperdiciarlo si no estamos contentos.

Apoyamos la agricultura y ganadería de proximidad: En la mayoría de los casos, este tipo de productos son ecológicos, lo que nos asegura que estamos consumiendo productos de calidad, sin sustancias tóxicas y pesticidas perjudiciales para nuestra salud, por no hablar de su frescura. Por otro lado, de este modo, estaremos fomentando unos hábitos más sostenibles que en vez de tendencia se acabarán convirtiendo en una realidad total.

– En muchos casos, aquellas personas que llevan a cabo una dieta específica porque sufren intolerancia a la lactosa,  siguen una alimentación macrobiótica o son vegana o vegetarina, entre otros, también pueden notar un considerable ahorro en su cesta de la compra al encontrar productos a granel a un coste más reducido de lo que puede suponer adquirirlos en envases, como pueden ser los frutos secos, las algas, las setas, las infusiones, las semillas…

En resumidas cuentas, comprar de forma inteligente siempre es un acierto. Además, la inmensidad de productos que se pueden adquirir actualmente de esta forma cada vez es mayor: desde legumbres, frutas, verduras, hongos, especias, frutos secos, semillas, cereales, las harinas… ¡Y hasta el detergente!

Fuera del sector de la alimentación, cada vez son más las empresas que optan por este tipo de comercio sostenible.  Por ejemplo, ya hay franquicias que apuestan por vender el detergente ecológico de bajo impacto medioambiental y que no genera residuos. Pero de esto, seguro que hablaremos con más detalle en otro post.

Y recuerda que en cualquiera de los supermercados ecológicos Oh!MyBio podrás encontrar un amplio abanico de productos a granel para hacer tus compras mucho más responsables.

Estas vacaciones de Navidad practica turismo responsable

Si estás pensando en organizar un viaje con tu familia y amigos para despedir el año te proponemos una alternativa: practicar turismo responsable.

En los últimos años, el aumento de la conciencia sobre el impacto de nuestras actividades en el medio natural, económico y social se ha extendido a la forma de hacer turismo, lo que ha originado la aparición de una nueva manera de viajar denominada turismo responsable.

El turismo responsable o sostenible es aquel comprometido con ejercer un bajo impacto sobre el medio ambiente y la cultura local. Según la Organización Mundial del Turismo, se define como aquel que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas.

Desde hace unos años, un organismo acreditador vinculado a la UNESCO y llamado Consejo Global de Turismo Sostenible concede el certificado «Biosphere World Class Destination», que reconoce a empresas, destinos, productos y establecimientos turísticos que han hecho del turismo sostenible el eje central de sus actividades. Barcelona fue el primer destino urbano del mundo en obtener esta certificación, en 2011.

Es importante resaltar que España ofrece el 50% de la oferta de todos los destinos turísticos ecológicos del continente.

CÓMO ORGANIZAR UN VIAJE SOSTENIBLE

  • Antes de partir: busca la mayor cantidad de información posible sobre la zona que vas a visitar. Intenta elegir operadores turísticos, compañías aéreas y hoteles comprometidos con las comunidades de acogida y con el medio ambiente.
  • Durante el viaje: mantén la mente abierta a la cultura y costumbres locales y prueba la gastronomía local. Intenta establecer contacto con la población para conocer un poco más la manera de vivir de la zona. Asimismo, a la hora de adquirir regalos, busca artesanía local, ya que estarás potenciando su economía.
  • Después del viaje: intenta siempre cumplir los compromisos adquiridos con la gente local como, por ejemplo, enviar una foto o una postal.

DECÁLOGO PARA PRACTICAR TURISMO SOSTENIBLE

Para poder aplicar todos los principios que rodean a un turismo sostenible, queremos hacerte partícipe del decálogo que publica InterMundial. Toma nota ¡Merece la pena!

1. Elige destinos y alojamientos de bajo impacto ambiental

Se trata de establecimientos o apartamentos que son responsables con el medio ambiente en función de su enclave, de los materiales con los que están construidos o del tipo y uso de las energías. Alojarte en una casa rural que funcione con energía solar, reservar en un hotel que haga por reducir el consumo de agua o quedarnos en una cabaña bioclimática (paredes aislantes con elementos naturales o reciclados) son formas de contribuir al turismo responsable. Apuesta por playas de bandera azul y rutas de senderismo como actividades de ocio.

2. No derroches energía

Cuando nos alojamos en un hotel o alquilamos un apartamento nos solemos despreocupar del gasto de agua o electricidad con la excusa de que ya tenemos todo pagado. ¿Quién no se ha dejado alguna vez la tarjeta puesta en la habitación y el aire acondicionado ha estado funcionando durante horas? Además de a las cuentas del negocio, con este despilfarro energético estamos perjudicando al territorio al que hemos viajado y al planeta en general.

3. Contribuye a la economía local

Consume productos y servicios propios de la zona y que dinamicen su economía, es decir, que impliquen a otras personas y empresas del territorio. Por ejemplo, comer en restaurantes que ofrezcan comidas típicas elaboradas con productos autóctonos, buscar un souvenir de artesanía, disfrutar de las fiestas y tradiciones, o alojarte en establecimientos gestionados por la comunidad local.

4. Sé respetuoso con el entorno

Trata el entorno como si fuera tu casa y mantelo limpio. Infórmate sobre si hay cerca de la zona un sistema de recogida de residuos.

5. Cuida con la naturaleza

Uno de los principios fundamentales del turismo sostenible es cuidar el entorno natural y animal. No tires residuos, ni arranques plantas autóctonas, por no hablar del respeto a los animales.

6. Aplana las cajas y contenedores

De esta forma reduciremos el volumen de los embalajes. Y cuando tires las botellas de vidrio en su contenedor correspondiente quita los tapones.

7. Evita el coche siempre que puedas

Contempla el medio para desplazarte a tu destino y también aquellos que usarás para moverte durante tu estancia. Opta por transportes de conducción eficiente que ahorren energía o con reducidas o nulas emisiones contaminantes (eléctricos). Intenta usar el transporte público, y, cuando sea viable, moverte en bicicleta o andando.

8. Cuanto menos papel, mejor

Intenta tener siempre las reservas, billetes, mapas, guías o facturas en formato digital, así evitarás el consumo excesivo de papel.

9.Ser considerado con la población local

Viajar implica relacionarse con las gentes del lugar que visitas y, para ello, es necesario conocer, comprender e intentar adaptarse a su carácter, hábitos, normas y costumbres. Hay que evitar imponer nuestro estilo de vida allá donde se viaje. ¿Ejemplos? Informarse sobre usos a la hora de pagar, como el regateo o las propinas, conocer las formas de saludar o los horarios para comer, respetar la vestimenta en lugares de culto…

10. Difunde tu experiencia

Cuando estés de vuelta, reflexiona sobre lo que has conocido y aprendido en tu viaje y sobre tus logros como turista responsable. Cuéntaselo a tus amigos y familiares y comparte con ellos las prácticas y las ventajas del turismo responsable cuando viajéis juntos.