Archivo de la etiqueta: aceite de oliva

Consejos saludables para ‘sobrevivir’ a las comidas de Navidad

¿Miedo a los excesos en Navidad? Toma nota sobre estas recomendaciones para que tus fiestas sean más equilibradas.

Ya has montado el árbol de Navidad y comprado la mayoría de los regalos, pero… ¿También has planificado los menús para evitar los excesos y poder mantener una dieta equilibrada durante estas fiestas?

Si la respuesta es NO, estás leyendo el post indicado. Al contrario de lo que muchos piensan, las Navidades no son incompatibles con la alimentación saludable y bio.

La mejor defensa para que estas fechas que se avecinan no se conviertan en una pesadilla para tu cuerpo es organizar con tiempo la lista de la compra y los platos que te gustaría elaborar.

El primer consejo: no te agobies con los invitados y aprovecha este tipo de reuniones para fomentar entre tus familiares unos hábitos más sanos y con identidad. ¡Ah! Y olvídate de los platos precocinados.

5 ‘DEBERES’ PARA TU DIETA NAVIDEÑA

1. Los postres, siempre caseros

Ganarás en salud y sabor. Deja de lado los dulces y la bollería industrial para evitar un consumo excesivo de grasas saturadas y azúcar. De esta forma, podrás controlar con detalle los que estás comiendo y elegirás los ingredientes que más te gusten.

Además de para tu bolsillo, esta opción también te permitirá evitar problemas con posibles invitados veganos, vegetarianos o alérgicos a algún alimento. (Siempre, infórmate de esta posibilidad para estar prevenid@).

En este sentido, es recomendable que utilices endulzantes saludables como la Stevia, el sirope de Arce o el de Ágave, así como el azúcar de coco o el de abedul, con un 40% menos de calorías y un índice glucémico próximo a 7 frente a los 64 del azúcar común. Las harinas, mejor ecológicas (de soja, de maíz, de arroz…), y el cacao cuanto más puro y desgrasado, mejor.

Por último, incluye frutas y verduras también en este tipo de platos. Aportarás sabor y menos calorías, pero también serás un chef muy original. Veáse bizcocho de calabacín, manzanas asadas, natillas de té matcha, tarta de zanahoria…

2. Introduce novedades en las sobremesas

Plantéate tus invitaciones como una especie de juego y sorprende a los comensales con una cata de infusiones en vez del tradicional café. Aprovecha las largas sobremesas y meriendas para introducir nuevos sabores y comentar los beneficios de las plantas aromáticas que más te gusten: jengibre, Chai Dulce, Té verde energía, limón, guaraná… Las digestiones serán mucho mejores y, en muchos casos, conseguiremos una sensación de saciedad que evitará atiborrarnos de dulces.

 3. Adiós a las frituras

No confundas entrantes con comida rápida o frituras. Evita utilizar la freidora y opta por el horno o la plancha. Además, es un buen momento para incluir verduras en tus platos. Intenta que siempre haya una deliciosa ensalada o que los principales platos vayan acompañados de una guarnición de vegetales. Recuerda que este tipo de alimentos también te servirán para darle color y presencia a tus propuestas culinarias. ¿Aún no has probado el aceite ecológico de lino, de coco o de argán (…)?

4. Salsas para chuparse los dedos

Como no hay Navidad sin salsa en el plato, hemos de buscar alternativas con menos calorías y grasas. Sustituye la mantequilla o la nata por la leche evaporada, por ejemplo, conseguirás la misma consistencia, pero menos grasa. Aliña con aceite de oliva, vinagre, limón y salsa de soja o atrévete con una crema de mostaza, realizada con avena, agua y mostaza. Recomendación: incluye frutos secos para darle un toque más nutritivo.

5. ¿Y si el invitado soy yo?

En caso de ser tú el invitado lleva alguno de tus platos saludables favoritos para compartir en la mesa con los demás. Bien sea un postre casero, un mix de frutas afrodisiacas y/o tropicales, que llamarán la atención del resto, como es el caso del lichi, el mango, el coco o el aguacate… Y, si ya quieres empezar bien desde el principio, preséntate con un entrante: hummus de remolacha, unos chips de boniato, queso crema a base de tofu o un delicioso guacamole.

 

 

Receta: Lentejas con cuchara y tenedor

¡Ay las benditas lentejas! ¿Quién no ha escuchado ese refrán de ‘si quieres las comes y sino las dejas’?… Sea como sea, nadie puede discutir que se trata de uno de los alimentos más completos que existen y al que no debemos renunciar. ¿Por qué?

  1. Nos aportan vitaminas tan importantes como las A, B1, B6 y C, que tienen efecto antioxidante y participan en muchas de las reacciones que se llevan a cabo en nuestro organismo.
  2. Son fáciles de digerir, por lo que están especialmente recomendadas para personas que tienen digestiones difíciles.
  3. Son ricas en minerales imprescindibles para nuestro organismo como el magnesio, potasio, fósforo, hierro, selenio y calcio.
  4. Estas legumbres tienen un contenido casi nulo de grasas, siendo un alimento muy beneficioso para aquellas personas que están llevando una dieta para adelgazar y que quieren vigilar el peso.
  5. Las lentejas son una excelente fuente de proteína vegetal. No obstante, para aportar todos los aminoácidos esenciales es preferible combinarlas en la misma comida con un cereal
  6. Las lentejas son fuente de carbohidratos que nos proporcionan energía para llevar a cabo nuestras actividades durante el día.
  7. Gracias a la fibra que nos aportan las lentejas se mejora el tránsito intestinal y evitamos el estreñimiento. También la fibra nos hace sentirnos llenos durante más tiempo retrasando la sensación de hambre. Del mismo modo, ayuda a prevenir la hipertensión.
  8. Está recomendado incluir lentejas en nuestra dieta entre una y tres veces por semana.
  9. Es muy interesante la combinación de las lentejas con cereales, como arroz o quinoa, ya que así obtendremos proteínas completas para reponer nuestros tejidos y mantener nuestras defensas.
  10. Comer lentejas también nos ayuda a respetar las recomendaciones de 30 gr de fibra al día.

Por todos estos motivos, esta semana os proponemos tres recetas  muy sencillas para salir de la rutina y degustar estas legumbres de una manera distinta y original. Teniendo en cuenta que llegado el otoño, toca fortalecer nuestras defensas a través de una dieta equilibrada.

CAPUCCINO DE LENTEJAS Y MASCARPONE

Ingredientes:

  • Lentejas guisadas
  • Queso mascarpone
  • Nuez moscada o pimienta

Elaboración:

¿No quieres volver a comer lentejas guisadas, pero tampoco quieres tirarlas? Te damos una solución muy sencilla.  Pon las lentejas en el vaso de la batidora, junto con las verduras, jamón o cualquier ingrediente con el que las hayas guisado (quitando huesos, pieles, etc.). Y bate unos minutos hasta que quede una crema muy muy fina.

Después, calienta la crema y sírvela en copas o tazas como si de un capuccino se tratara. La espuma superior será el mascarpone, que se hará batiendo el queso con las varillas para que tome un poco de aire. A continuación, lo distribuyes por encima con una manga pastelera. Para acabar, sólo tienes que espolvorear un poco de nuez moscada.

ALBÓNDIGAS DE LENTEJAS

Ingredientes:

  • 400 gr de lentejas cocidas
  • Comino en polvo (un cucharadita)
  • Harina de garbanzos
  • 1 rebanada de pan
  • leche
  • 4 tomates
  • 100 gr de shiitake
  • aceite
  • 50 ml de caldo de ave

Elaboración:

Escurre las lentejas previamente cocidas y tritúralas junto al comino. Después, mézclalo con una rebanada de pan mojada en leche. El siguiente paso será hacer bolas, rebozarlas con harina de garbanzos y freír en aceite bien caliente. Cuando estén doradas, retíralas y resérvalas en papel absorbente.

Para hacer la salsa, solo tienes que triturar el tomate (pelado) y añadirlo a la olla donde has dorado las albóndigas junto con un poco de caldo de ave.  Cuando haya reducido, incluye las albóndigas y el shiitake cortado en láminas finas (o en polvo). Cocínalo durante unos minutos para que tome consistencia. Servir en plato hondo con un poco de perejil por encima.

ENSALADA DE LENTEJAS CON ARROZ Y SHIITAKE

Ingredientes

  • 300 gr de arroz
  • 300 gr de lentejas o un bote
  • 50 gr de aceitunas
  • 2 tomates
  • 1 lata de atún en aceite de oliva
  • 3 cuharaditas de shiitake
  • 1 limón
  • 1 yema de huevo
  • 2 cucharaditas de vinagre
  • 100 gr de champiñones o setas

Elaboración

 Esta receta es, sobre todo, para los amantes de las ensaladas. ¿Quién ha dicho que las ensaladas son solo para el verano? Existen platos muy completos para recargar las pilas en los meses más fríos del año.

Para esta propuesta, solo tienes que hervir el arroz, pasarlo por agua fría y escurrirlo. Haz lo mismo con las lentejas y resérvalas. Mientras tanto, pon en una sartén un poco de aceite y añade las setas con el shiitake.

Antes de mezclar todo, corta las aceitunas deshuesadas, escalda los tomates y córtalos en dados. Después desmenuza el atún y añádelo a todos los ingredientes anteriores.

Por último, bate la yema con el aceite, el vinagre y el zumo de limón y viértelo sobre la ensalada.

 

 

Remedios naturales contra los piojos/ Parte II: Desde árbol del té hasta esencia de lavanda

¡Cuando el enemigo ataca hay que estar preparados!

Si hace unos días os resumíamos las principales precauciones que has de tomar para evitar que tus hijos se conviertan en huéspedes de los piojos en la vuelta al cole, en este nuevo post queremos facilitaros algunos trucos caseros para que la ‘batalla’ sea más efectiva.

Con ingredientes naturales y muy rápidas de elaborar, estas fórmulas te ayudarán a deshacerte de estos insectos de una manera segura y sin necesidad de utilizar productos tóxicos y perjudiciales para el cuero cabelludo y nuestra salud.

Elige la ‘receta’ que más te guste y ¡manos a la obra!

1. El Árbol del Té

Sin duda, lidera el ranking por ser el remedio natural más eficaz para prevenir piojos y liendres y también como aliado en el tratamiento de eliminación de estos insectos.

Utilízalo en aceite (4-6 gotas en el cuero cabelludo, frota bien y deja actuar unas horas) y también en el champú. Además, actualmente ya puedes encontrar productos para lavar la cabeza con este ingrediente sin necesidad de tener que hacer la mezcla en casa cada vez que lo necesites. Recuerda que el árbol del té se usa también como anti-bacteriano, antiséptico natural, desodorante y cicatrizante y, lo mejor de todo, ¡su olor repele a los piojos!

2. Eucalipto y Hojas de Romero

También por su olor tan peculiar, el eucalipto y las hojas de romero nos servirán de protector ante los piojos.

Realiza una infusión, déjala enfriar unas horas y masajea sobre el  cuero cabelludo, que es donde se encuentran los piojos y  las liendres. No es necesario enjuagar. Otra opción es utilizar directamente el aceite esencial de estas plantas.

3. Esencia de Lavanda

Aplícala en las raíces con un algodón y masajea bien la cabeza, especialmente cerca de la zona de las orejas y de la nuca.  En este caso es importante ponerse un gorro y dejar actuar durante unas horas,  para después enjuagar.

El olor a lavanda resulta muy desagradable para los piojos, por lo que los mantendrá alejados.

4. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es, por su parte, un gran enemigo de las liendres o huevos y se trata de un remedio para eliminar la infección más que para prevenirla como en los anteriores casos.

Lo ideal es usarlo en fin de semana para dejarlo actuar dos o tres horas y poder ir desprendiendo con mucha paciencia los piojos y liendres con una liendrera. Agrega al vinagre agua caliente a partes iguales para poder extenderlo mejor.

5. Mahonesa y/o aceite de oliva

La mayonesa o aceite de oliva ocupan el último puesto de la lista, pero no por su poca eficacia, todo lo contrario, sino por ser uno de los tratamientos que más tiempo requieren con respecto a los tres primeros.

Para que sea un método infalible debes masajear el cuero cabelludo con mahonesa o aceite de oliva y, después, colocarle al niñ@ un gorro (con el que deberá estar entre cuatro y ocho horas). Después enjuagar con champú y agua y desprender los piojos muertos con la liendrera.

–> Como otra opción, te recomendamos que añadas a la mahonesa unas gotas de vinagre y aceite de árbol del té. Así también estarás previniendo una segunda infección.

¿Te falta alguno de estos ingredientes?

Visita nuestros supermercados ecológicos Oh!MyBio en León (Burgo Nuevo, 22) y Madrid (Hortaleza, 38; y Raimundo Fernández Villaverde II) y pon solución a este problema que tanto preocupa a los padres cuando comienza el periodo escolar.

También encontrarás aceite de coco bio como una alternativa para aplicar después de lavar la cabeza como acondicionador, pues también aportará brillo y suavidad al pelo de los pequeños.

 

Aceite ecológico, una apuesta segura por la salud y la belleza

¿Aceite ecológico o convencional? Conoce las diferencias…

 

Nadie puede negar que el aceite es uno de los alimentos más importantes de nuestra dieta y el que más presente está en cada una de las comidas que realizamos a diario, de ahí que también se le conozca como el ‘Oro líquido’ de la gastronomía.

Por este motivo, cada vez hay más consumidores que apuestan por incluir en su cesta de la compra aceite ecológico sustituyéndolo por el convencional, pero… ¿Realmente conocemos las diferencias entre uno u otro?

¿Cuáles son las ventajas del aceite ecológico frente al convencional?

La primera ventaja del aceite ecológico frente al convencional es muy clara: Es más beneficioso para la salud y para el Medio Ambiente. Te contamos el porqué a continuación.

El aceite de oliva ecológico se elabora a través de una serie de procesos de extracción en frío combinados con técnicas que lo liberan del uso de productos químicos en su composición. Por tanto, estamos hablando de un aceite 100% orgánico, beneficioso para la salud y mucho más respetuoso para el entorno en el que vivimos.

 

El hecho de estar libre de pesticidas u otros productos químicos aporta al aceite de oliva ecológico la seguridad de poder librarnos de numerosos agentes dañinos para nuestro organismo.

Por otro lado, tendremos ante nosotros un aceite que, para ser ecológico y conseguir el certificado, debe cumplir con multitud de exigencias y constantes controles en el campo y en las almazarras para garantizar que no han sido utilizados productos químicos en su proceso de producción, un plus de confianza para nuestra dieta.

Debido al tratamiento de extracción en frío, las olivas sanas son recogidas siempre del árbol, nunca del suelo, y en su justo punto de maduración. Además, se muelen el mismo día que son recogidas para que el agua que posee la aceituna no se oxide y se reduzca su calidad.

 

Principales beneficios del aceite de oliva ecológico

Para entender mejor las propiedades del aceite ecológico hemos destacado cuatro principales beneficios de su consumo fácilmente comprobables en nuestro día a día.

  • Sabor puro: Debido a su proceso de extracción y a que su recolección y molturación se realizan el mismo día, el aceite ecológico conserva intactas todas las propiedades de la aceituna, incluyendo la intensidad de su sabor aromático.
  • Natural: El aceite ecológico es zumo de aceituna 100%. Su cultivo está alejado de elementos externos y artificiales que puedan modificar el resultado.
  • Trazabilidad garantizada: Gracias a los controles de calidad a los que está sometido la agricultura ecológica. Si no cumple con las exigencias no hay certificado. Por lo tanto, sabremos que estamos consumiendo un aceite ecológico si la botella lleva el logotipo y el sistema de etiquetado ‘eco’.
  • Respetuoso con el Medio Ambiente: Además de los beneficios para nuestra salud, el consumo y la producción de aceite ecológico produce el mínimo impacto ambiental porque no utiliza ningún tipo de químico en su proceso de elaboración y aprovecha al máximo los recursos naturales.

Tipos de aceites ecológicos

Además del de oliva, existen multitud de aceites ecológicos con interesantes propiedades para nuestra salud y que pueden aportar a nuestros platos un toque de sabor y nutrientes muy diferente al que estamos acostumbrados.

Probablemente, no hayas oído hablar de muchos de ellos, por eso queremos hacerte una pequeña lista con algunos de nuestros favoritos.

  • Aceite de coco: Es uno de los mejores nutrientes naturales para el cabello y la piel, además de favorecer la digestión.
  • Aceite de lino: Se extrae de las semillas de lino y, gracias a su aporte de Omega 3, ayuda a combatir el estreñimiento, a reforzar el sistema inmune, a reducir el estrés o a prevenir la hipertensión, entre otras cosas.
  • Aceite de Cartamo: Mejora la función del sistema cardiovascular y del sistema inmunológico, siendo un aliado para bajar de peso. Sus efectos beneficiosos se deben a la gran cantidad de nutrientes y a su contenido de ácidos grasos del tipo Omega.
  • Aceite de Sésamo: Muy rico en cuanto a propiedades nutricionales y antioxidantes. Recomendable para mejorar la memoria y calmar los nervios. También conocido como aceite de ajonjolí, este alimento se obtiene a partir de las semillas de sésamo y mediante un proceso de primera presión en frío. Sus componentes (proteína vegetal, ácidos grasos esenciales y vitaminas y minerales) le confieren propiedades antioxidantes, hidratantes y emulgentes.
  • Aceite de  Aguacate: Su uso cosmético es tan importante como el culinario. Mezclado con huevo ayuda a reparar uñas, a suavizar arrugas y a nutrir el cabello. A nivel alimentario es rico en vitaminas y antioxidantes.
  • Aceite de Chía: Destaca por su suave sabor. No contiene aditivos y protege la salud de nuestro corazón favoreciendo la circulación sanguínea. Además, es de sobra conocido por ayudar a retener la hidratación en la piel y regenerarla.
  • Aceite de semilla de calabaza: Tanto para la cocina como desde un punto de vista saludable, lo cierto es que el aceite de calabaza es muy apreciado por su contenido rico en proteínas y ácidos grasos insaturados, Por ello es muy beneficioso en procesos de desmineralización o problemas de uñas y caída de cabello, incluyendo su efecto diurético.
  • Aceite de Argán: Contiene importantes vitaminas, minerales, ácidos grasos y antioxidantes que le proporcionan grandes beneficios a la piel y al cabello, por ejemplo, la prevención del envejecimiento prematuro, disminución de los signos de la edad o hidratación, entre otros. En el ámbito nutricional, es un interesante antiinflamatorio natural, cuyo efecto se hace muy efectivo en el tratamiento de problemas como el reumatismo y la artritis.
  • Aceite de Nuez: Este aceite no se debe usar para cocinar a altas temperaturas sino que se utiliza en ensaladas o comidas frías. Es, al igual que la de argán, un aliado para el cuidado del cuerpo y la piel y muy utilizado para reforzar el sistema inmunológico y nervioso.
  • Aceite de Cáñamo: Es bueno para prevenir enfermedades cardiovasculares, para regular el colesterol y también es un potente antiinflamatorio.
  • Aceite de Pepita de Uva: Ideal para ensaladas, marinados o vinagretas. Se trata de un aceite muy completo, puesto que se utiliza en diferentes campos: gastronomía, dietética y cosmética. En cocina, sirve de aceite anticolesterol.
  • Aceite de Germen de Trigo: De alto valor nutritivo, el aceite de germen de trigo ofrece más proteínas para el cuerpo que la carne y es el alimento más adecuado para aquellos que consumen alcohol en exceso o sufren de colesterol alto. Recomendable para consumir a diario.
  • Aceite de Girasol: El más conocido y usado por la mayoría, el aceite de girasol ecológico es excelente en la preparación de recetas de cocina en las que se desee elaborar alimentos con menos calorías debido a su menor cantidad de grasas. Es ideal para consumir en crudo, en la elaboración de mayonesa, como aderezo de ensaladas y salsas.

Los aceites ecológicos y sus propiedades

A estos también podemos sumar otros tipos como el de soja, el de onagra o el de borraja, entre otros. Si quieres obtener más información sobre sus características o cómo incluirlos en sencillos no dudes en acercarte a los supermercados Oh!MyBio en León (Burgo Nuevo, 22) y Madrid (Hortaleza, 38, y Raimundo Fernández Villaverde, 11) o visitar nuestros perfiles en Facebook o Instagram, donde todas las semanas te ofrecemos una deliciosa receta ecológica.

Un desayuno bio para empezar el día con buen pie

¿Por qué un desayuno bio? Para mejorar el funcionamiento de tu organismo y hacer frente al consumo de calorías desde primera hora de la mañana.

Que el desayuno es la comida más importante del día lo tenemos bastante claro. Otra cosa muy diferente es que apliquemos esta teoría como se debe y consumamos los alimentos 100% naturales que más benefician al organismo para mantener una dieta saludable y afrontar la jornada con la energía y vitaminas que necesitamos.

Un desayuno cargado de calorías, insuficiente o inexistente puede arruinar nuestro día por completo, por no hablar de las consecuencias que tendrá para el funcionamiento de nuestro cuerpo y nuestra mente.

NUNCA debes saltarte esta comida, porque cuando empieces a moverte, tras unas 12-15 horas sin ingerir nada (desde la cena), el organismo empezará a demandar unos nutrientes que no tendrá, dando lugar al cansancio, falta de agilidad o fatiga cerebral y, lo más preocupante de todo, a un desequilibrio alimenticio que con el paso de los años te pasará factura.

Por otro lado, olvídate de esa falsa creencia sobre los beneficios de los ayunos para adelgazar. ¡Todo lo contrario! Cuanto menos desayunes, el cuerpo ralentizará el metabolismo aumentando el sistema ahorrador de energía. Así, se produce un menor gasto calórico y hace que cuando entre cualquier alimento por tu cuerpo a lo largo del día se almacene como grasa.

Eso sí, si te comprometes a mejorar tus hábitos alimenticios desde bien tempranito es muy importante que prestes especial atención a aquellos productos que tienes y que faltan en tu despensa, porque una mala elección también puede traernos complicaciones.

Cuanto más saludables sean tus desayunos un mayor grado de bienestar aportarás a tu vida y a tu peso. ¡Y sin necesidad de estar relegado a una estricta dieta!

Recuerda que comer alimentos bio nos certifica que estamos tomando ingredientes naturales, sin conservantes ni aditivos y que conservan más calidad y sabor que los convencionales, evitando así picotear, realizar cenas demasiado copiosas o abusar del azúcar.

¿Qué productos no deben faltar en nuestro desayuno?

  1. Las bebidas vegetales, de origen y procedencia natural, aportan muchísimos beneficios, tanto nutricionales como saludables. Son bajas en grasas y ricas en vitaminas y minerales. Además, existe una gran variedad de este tipo de bebidas, como la de almendras, de avena, de arroz, de avellana o de espelta, entre otras.
  2. Las frutas y verduras son imprescindibles en nuestra dieta. Como mínimo una pieza para empezar el día y si es de temporada mucho mejor. Con la fruta ecológica podrás ingerir el mayor número de nutrientes, vitaminas y minerales que con la convencional, debido a que no han sido sometida a ningún proceso artificial. Además, las puedes tomar de diferentes maneras: en licuados, smoothies, zumos, solas o mezcladas con cualquier otro alimento.
  3. El aceite de oliva virgen extra es rico en antioxidantes y un aliado para reducir los niveles altos de grasas en la sangre (colesterol y trigliceridos), siempre consumido con moderación, untado en una rebanada de pan o con tomate fresco. También puedes optar por el aceite de lino, de semilla de calabaza, de cáñamo o de sésamo.
  4. Los cereales integrales destacan por ayudarnos a saciar nuestro apetito por contener hidratos de carbono complejos, mejorando el tránsito intestinal y funcionando como un excelente alimento depurativo. Por ejemplo, la avena es rica en fibra, omega 6, vitaminas y minerales. Para aumentar los nutrientes, es recomendable mezclarlos con leche vegetal y fruta. Y, sino, prueba con muesli, que integra avena, centeno, frutas, germen de trigo y frutos secos facilitándote el trabajo.
  5. Los frutos secos, al igual que los cereales, también contienen vitaminas del grupo B, fibra y aportan mucha energía. Apuesta en tus desayunos por comer un puñado de nueces, almendras o uvas pasas.

Nuestros desayunos ecológicos favoritos ¿Cuál es el tuyo?

  • Batido de leche de almendras y plátano: Sólo tienes que triturar un plátano en un vaso de leche de almendras y añadirle una pizca de canela molida. (Complétalo con unas tostadas de centeno y mermelada sin sacarosa o un yogur con fruta y nuez)
  • Tortitas de arroz con sésamo: Mezcla crema de sésamo con una cucharada de miel y úntala en unas tortitas de arroz. (Complétalo con un zumo de frutas natural)
  • Bowl de chía: Echa en un bol un puñado de los cereales que más te gusten (espelta, avena, trigo sarraceno…), con tres cucharadas de semillas de chía y dos de cacao ecológico. Mézclalo con medio vaso de leche de soja y añádele nuez, bayas de goyi o pequeños trozos de kiwi.

No renuncies a la bollería

Así es. Para comer equilibrado y sano no hay por qué renunciar a algunos de nuestros productos favoritos, pues para saber desayunar bien también es necesario que conozcas la amplia variedad de alimentos que están elaborados con ingredientes naturales procedentes de la agricultura ecológica, como bizcochos, galletas de frutas, tostadas de avena o pan de espelta, de centeno, de muesli o de trigo, principalmente.

Gracias a estas propuestas, pasar de largo ante la bollería industrial no será un suplicio, pues estaremos comenzando el día de la manera que más nos gusta, pero sin poner a prueba nuestro colesterol.

Que no te lo cuenten…

Precisamente, en los supermercados Oh!MyBio elaboramos a diario numerosas variedades de pan y repostería ecológica, tanto en León (calle Burgo Nuevo, 22) como en los establecimientos de Madrid (calles Raimundo Villaverde, 11, y Hortaleza, 38). Ninguno de los productos de Oh!MyBio han sufrido procesos químicos y están libres de conservantes y colorantes artificiales. Visítanos y pregunta por algunas de nuestras recetas favoritas para empezar el día con buen pie.

Especial Semana Santa: Pimientos del piquillo rellenos de bacalao

Receta de Pimientos del piquillo rellenos de bacalao

La Semana Santa es tiempo de vigilia, pero ésto para nosotros no es ningún suplicio…

Hoy te queremos proponer una rica receta con el tan tradicional bacalao, eso si un bacalao de pesca sostenible. 

1. Comenzamos

Colocamos el bacalao desmigado en una cazuela con un poco de agua, que hierva un poco y retiramos.

Desmenuzamos el bacalao y reservamos el agua.

2. Al fuego

Pica finamente la cebolla, el pimiento verde y los ajos, y lo ponemos todo a pochar a fuego suave en una sartén con un chorrito de aceite de oliva.

Cuando esté «pochadito» añadimos el bacalao bien escurrido y lo rehogamos hasta que el pescado cambie de color. Retiramos a un plato y reservamos la salsa que quedó.

3. Estamos terminando…

Rellenamos los pimientos con esto y los colocamos en una placa de horno, untamos con aceite y ponemos a 180 grados durante 20 minutos.

Para la salsa, calentamos en un cazo la salsa que teníamos apartada, dejamos reducir un poco y añade la nata. Sazonamos al gusto.

Haz una raya con la salsa en medio del plato y pon encima los pimientos asados. Pincela los pimientos por encima con un chorrito de aceite y sirve.

 

Anímate a contarnos cómo te ha quedado esta receta a ti.