Gelatina de frutas

Ingredientes para esta receta

Gelatina de frutas

Recetas: A la rica gelatina de frutas

Después de los helados, ¿cuál es el postre favorito de cualquier niño? O, por lo menos, ¿cuál es el que les resulta más divertido?

Por su textura, su delicioso sabor y su alto valor nutritivo, la gelatina de frutas es, sin lugar a dudas, un alimento perfecto y muy refrescante para los más pequeños de la casa durante la época estival. Y, lo mejor de todo, es que se elabora muy fácilmente y en muy poco tiempo. ¿Te atreves con ella?

Eso sí, la clave para conseguir una gelatina saludable y cargada de beneficios es utilizar agar agar, un alga muy nutritiva que ayuda a eliminar residuos del estómago e intestino, a regular el estreñimiento y a disminuir los síntomas de la gastritis, hiperacidez, cólicos o cualquier otro problema digestivo.

El agar agar tiene su origen en los mares del sur de África. Es incoloro, insípido y absorbe agua en cantidades de 200 y 300 veces su peso, formando una gelatina. Su poder gelificante es su gran baza pues, con muy poco polvo de gelatina en una proporción de agua abundante, da lugar a una gelatina muy dura y compacta; en caliente gelifica, a diferencia de la gelatina de colas de pescado que tiene que estar completamente fría para que cuaje.

Ingredientes

  • Las frutas a tu elección: kiwi, fresas, plátano, sandía…
  • 4 tazas de agua (o de zumo, manzana o de piña)
  • Miel (una o dos cucharaditas)
  • 2 cucharaditas de agar agar en polvo

Elaboración

Pon a hervir el agua o el zumo con el polvo de agar agar durante poco más de un minuto. Después, echa una capa delgada de este líquido en el molde que vayas a utilizar para hacer una pequeña base.

Trocea las frutas y añádelas al recipiente elegido. Por último, vierte el resto del líquido. No obstante, puedes jugar con los colores de la fruta y ser más preciso con el resultado. Para ello, deberás in poniendo una capa de líquido y una de fruta, reiteradamente, hasta que llenes el molde. Cuando sea el turno de la gelatina, espera unos dos minutos antes de poner la fruta encima, para que gelifique mejor.

Guárdalo en la nevera durante un par de horas y… ¡a comer!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *