Frutas y verduras de temporada en septiembre
Frutas y verduras de temporada en septiembre

Frutas y verduras de temporada en septiembre

Los mejores productos para consumir en septiembre

Aunque nos hemos acostumbrado a tener disponibles la mayoría de frutas y verduras durante todo el año, debemos saber que no es algo natural ni para nuestra salud ni para el Medio Ambiente.

Consumir vegetales forzados debido a las nuevas técnicas de conservación y envasado hacen que los productos pierdan toda su calidad. Precisamente, la ventaja de añadir a nuestra alimentación productos recolectados en su estación biológica nos asegura más frescura, calidad y un valor nutritivo y sabor intacto. Por ello, queremos ayudaros a conocer el momento idóneo de cada fruta y verdura para configurar nuestros menús diarios de una manera inteligente.

Frutas y verduras de temporada en septiembre

Se acaba el verano y con él se reducen las horas de luz y calor, dos factores que influyen directamente en el tipo de frutas y verduras con las que llenar nuestra nevera.

Durante la primeras semanas, aún podemos aprovechar algunas de las frutas más jugosas y refrescantes del verano, concretamente del mes de agosto, como la sandía, las ciruelas o las frambuesas, dado que pronto empezarán a escasear.

En torno al 21 de septiembre suele comenzar el otoño. Por ello, durante este mes comienzan a recolectarse frutos como la castaña y los cítricos son fácilmente identificables.

– Melocotón: Contiene propiedades diuréticas y se recomienda en casos de retención de líquidos, cálculos y arenillas. Sus flores en infusión actúan como laxantes, las hojas son diuréticas, purgantes y antiespasmódicas.

– Membrillo: Es una fruta rica en minerales como potasio, fósforo, calcio o magnesio, y es rico en vitaminas A, C y B9. Está muy recomendado en casos de ácido úrico, hipertensión arterial, colesterol y trastornos gástricos. Además, sus semillas son un buen expectorante.

– Higo: Son beneficiosos para personas con afecciones del corazón e hipertensión debido a su alto contenido en potasio y a la vez bajo en sodio. El aporte de antioxidantes ayuda al organismo a luchar contra los radicales libres, reduciendo el riesgo de enfermedades degenerativas.

– Pera: Como hemos destacado en otras ocasiones, la pera es conocida por ser un alimento diurético, depurativo, laxante, remineralizante y astringente. Resulta de gran valor en casos de reumatismo, gota, artritis, estrés, anemia, diarrea, obesidad e hipertensión arterial.

– Granada: Es una de las frutas con más antioxidantes que existe, por lo que previene el envejecimiento y las enfermedades degenerativas. También es recomendable para prevenir el riesgo de padecer enfermedades cardiacas y neurológicas. Es muy depurativa y digestiva, antianémica, antivírica, antiinflamatoria y protege nuestro hígado.

– Uva: Las uvas cuidan el sistema inmunológico y previenen la formación de coágulos en la sangre. Otra cualidad de las uvas es que reducen la hipertensión arterial, así como la formación de cataratas, protegiendo la visión, y ayudando a prevenir la inflamación.

– Kiwi: Ayuda a la digestión y favorece el sistema inmunitario. Su consumo fomenta una mejora de la circulación y fortalece los huesos. Por último, además de tener grandes beneficios para la piel, gracias a su contenido en Vitamina C puede evitar el nerviosismo y la ansiedad, siendo perfecto también para reducir el estrés.

– Aguacate: Contiene más cantidad de potasio que los plátanos y es una importante fuente de fibra. Es recomendable para aquellas personas que quieran  reducir los niveles de colesterol y triglicéridos. Destaca por ser un alimento muy nutritivo, ideal para incluir en una dieta de reducción de peso.

– Repollo: Es muy beneficiosos para los casos de ácido úrico, así como para la retención de líquidos.

– Chirivía: La chirivía es una planta muy utilizada en casos de hipertensión, retención de líquido, reuma y problemas de origen pulmonar. En algunos países también se emplea la chirivía para aliviar problemas intestinales.

– Puerros: Poseen propiedades diuréticas y mejoran el tránsito intestinal, combatiendo el estreñimiento. Beneficiosos ante afecciones respiratorias, colaborando en la disminución del colesterol.

– Tomate: el mes de septiembre es la mejor época para volver a incluir el tomate en nuestra dieta, dado que es un gran antioxidante y protege al organismo de los radicales libres. Pero, además, es alcalinizante, purifica y desintoxica el hígado.

– Hinojo: Tiene la cualidad de mejorar los procesos digestivos, expulsar los gases, o incluso disminuir de dolor en los cólicos. Es rico en antioxidantes, diurético, combate la anemia y ayuda a mejorar la visión.

– Ajo: Es potente antiinflamatorio, aumenta las defensas, mejora la circulación, disminuye el exceso de grasas en sangre, previene la hipertensión y es un eficaz expectorante.

– Calabacín: Protege el sistema inmunológico por su contenido en magnesio, ayudando a mantener en buenas condiciones dientes y huesos. Su contenido en potasio también es beneficioso para músculos y sistema nervioso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *