La espelta se puede comprar en grano o molida
La espelta se puede comprar en grano o molida

La espelta, la alternativa digestiva al trigo

La espelta (Triticum aestivum var. espelta), también llamada escanda, trigo verde o trigo salvaje, es un cereal cuyo origen se sitúa hace 7.000 años en Irán, y que dio lugar a las diferentes variedades de trigo. Si bien en la Europa de la Edad Media era utilizado por las clases más pudientes en la elaboración del pan (era más habitual usar centeno), en el siglo XIX cayó en desuso debido a las dificultades de cultivo y descascarillado de la corteza que protege el grano antes de molerlo.

En la actualidad este cereal se ha vuelto a hacer un hueco en nuestras despensas gracias a su alto contenido en proteínas (contiene 8 aminoácidos esenciales como la lisina, escasa en otros cereales). La espelta es especialmente rica en almidón y carbohidratos, aportando un gran valor energético, y convirtiéndose en un cereal especialmente idóneo para deportistas. Por otro lado, es un alimento de bajo contenido en grasas y cuenta con menos calorías que la harina clásica de trigo, haciéndolo muy adecuado para su consumo en dietas de adelgazamiento o reducción de colesterol. La espelta aporta además minerales (fósforo, hierro y magnesio), vitaminas (sobre todo del grupo B, E y betacarotenos) y un alto contenido en fibra que facilita combatir el estreñimiento.

Pese a que cuenta con menos gluten que otros trigos facilitando su digestión, sigue conteniendo gluten por lo que no es apto para celíacos. Debido a su digestibilidad sí está indicado para personas con problemas estomacales y digestivos.

¿Cómo se cocina la espelta?

Normalmente se puede comprar en grano o molida (integral o bien blanca, en cuyo caso se le retira el salvado). Los granos se pueden cocinar enteros y añadirlos, por ejemplo, a ensaladas o como topping en repostería. Al igual que otras sémolas de trigo como el bulgur, se pueden emplear para preparar tabulé o cuscús, dos platos típicos de Oriente Medio.

Con la harina de espelta se puede preparar pasta fresca casera, galletas, panes u otros horneados. Debido a esta menor cantidad de gluten, la harina de espelta no aumenta de tamaño al levar u hornear, y debemos ser más suaves en el amasado para evitar que la textura resultante sea desmenuzable.

En Oh! my Bio podrás encontrar además otros preparados ecológicos elaborados con espelta como fideos, pastas, pan, galletas, pan de molde, picos y colines, leche, muesli e incluso hamburguesas vegetales. Te recomendamos además probar el precocinado de arroz con espelta, la espelta hinchada, nuestro seitán de espelta, el aperitivo de espelta sésamo y algas y la bebida de espelta y avellana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *