conciencia ecológica ohmybio 2
conciencia ecológica ohmybio 2

Conciencia ecológica, pequeños gestos para cuidar tu planeta

Tener conciencia ecológica… Ser ecológico en líneas generales es uno de los grandes fenómenos de los últimos años. Hoy existen miles de agricultores, artesanos, Ong´s y personas solidarias que trabajan para cuidar de nuestro planeta y cuidar de nuestra salud. ¿Te animas?

La ecología es mucho más que una moda

Hoy en día hasta los diseñadores de moda más famosos diseñan líneas ropa orgánica y en ocasiones destinan parte de los beneficios de sus ventas a proyectos relacionados con preservar el agua del planeta o reforestación de zonas devastadas…
La alimentación ecológica está cada día más cerca de nosotros y los productores de este tipo de alimentación sana están haciendo una labor increíble para que en nuestras mesas podamos disfrutar de alimentos orgánicos sin pesticidas ni productos químicos. Además, utilizan métodos de conservación naturales y en los procesos se respeta al máximo el medio ambiente y se conserva la fertilidad de la tierra, mediante la utilización óptima de los recursos naturales.

Y nosotros, ¿qué hacemos para cuidar del planeta?

Seguro que habéis pensado en muchas ocasiones en cómo poner vuestro granito de arena, pero a veces no sabemos ni por dónde empezar. Te proponemos algunas sencillas ideas que te ayudarán en la tarea… por qué tener conciencia ecológica también puede ser un estilo de vida…

1. Procura no comprar utensilios de plástico porque tardan en degradarse y además pueden emitir particulas perjudiciales para la salud. Opta por los de vidrio que se reciclan con mayor facilidad. Y cuidado con las bolsas de plástico, tardan cientos de años en degradarse, usa bolsas biodegradables en su lugar o bolsas de tela reutilizables. Además de botellas y envases, las bolsas también se pueden tirar al contenedor amarillo para su posterior reciclado.

2. Para ahorrar agua, primero enjabona y luego enjuágalos juntos o bien utiliza el lavavajillas en modo eco, pero cuando esté con la carga completa. Evita mantener el grifo abierto mientras te cepillas los dientes, cuando te enjabones cierra la llave. No abras la válvula al máximo, no es necesaria tanta presión. Y comprueba que los grifos no goteen cuando están cerrados.

3. No tires el aceite por el fregadero, pues contaminas el agua y taponas las tuberías.

4. Al cocinar, tapa las ollas y cacerolas. La comida se calentará más rápido y gastarás menos gas o electricidad.

5. Compra frutas y verduras de temporada, ayudarás a reducir la energía y las emisiones de CO2, puesto que no se gasta tanta energía para el transporte y la local se recoge en su punto óptimo de maduración y es más sabrosa que la que se recolecta verde y va a madurar artificialmente en  frigoríficos gigantes.

6. Aprovecha siempre que puedas de la luz natural y no abuses de la calefacción ni del aire acondicionado. Es un gasto innecesario para tu bolsillo y para el medio ambiente. Además, apaga los aparatos electrónicos que tengas en casa y no estés usando.

7. No gastes combustible sin necesidad. Si puedes ir a trabajar andando, hazlo… camina y respira aire fresco. Y si no te queda otra que coger el coche, sal temprano para no encontrar tráfico y comparte viaje con otros compañeros.

Y recuerda, que la Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar y hay que alcanzar un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, por lo que es necesario promover el ahorro energético y la conciencia ecológica…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *