Archivo de la etiqueta: zanahoria

Receta de arroz y azukis con verduras y agua de coco

Que el agua de coco está de moda es una realidad. No sólo por su poder refrescante y su composición baja en calorías, sino porque también ha conseguido convertirse en el complemento perfecto, incluso sustituto, de las bebidas específicas para deportistas.

Pero lo que nos ha traído hasta aquí es otro asunto más apetitoso. Sus beneficios en la cocina, tanto para darle un exquisito gusto al plato como ofrecerle al comensal una propuesta saludable y equilibrada.

¿Qué os parece un arroz integral y azukis con verduras y agua de coco?

Sabemos que no es la primera vez que os traemos una receta con este ingrediente como uno de los principales (y seguro que no será la última), pero, en esta ocasión, hemos querido preparar un plato también apto para veganos y celíacos.

Cabe destacar que es un plato que ayuda a reducir el colesterol y aporta una interesante cantidad de vitaminas y antioxidantes. Gracias al agua de coco, además de hidratación, también ofrece numerosos nutrientes por su alto contenido en potasio, electrolitos y vitamina C.

Elaboración

Pon a hervir el arroz integral durante unos 25 minutos o media hora. Recuerda que antes, es aconsejable, que esté lavado y escurrido.

Al mismo tiempo, echa también a hervir las ramitas de citronela en el agua de coco. Debes hacerle unos cortes para que desprenda todo el sabor. Será suficiente con dejarlo unos 10 minutos para que no se evapore el agua.

Ahora toca añadir al agua de coco la zanahoria y la remolacha peladas y cortadas en pequeños trocitos. Tras unos diez minutos hirviendo, añade el azuki cocido y escurrido y lo dejas unos 8 minutos más con la tapa puesta. Después le retiras las ramas de citronela.

Mientras pones a hervir el brócoli durante un par de minutos, sofríe los trozos de berenjena con el ajo picado.

Por último, corta las hojas de espinacas y el aguacate en juliana y empieza a emplatar: Coloca el agua de coco con verduras y azukis y añádele el arroz integral, el brócoli y el sofrito de berenjena. Termina con las espinacas y el aguacate y echa un poco de perejil y las nueces picadas. Si quieres potenciar su sabor, exprime un poco de lima. ¡Et voilà!

Receta de Croquetas de calabacín, quinoa y menta

Adivina adivinanza: Es una semilla, proviene de los Andes y es rica en vitaminas y minerales. Es utilizada para recetas dulces o saladas y ha sido considerado por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) como uno de los cultivos con gran futuro para la humanidad debido a sus beneficios…. ¿Fácil, verdad?

Aunque en los últimos años la Quinoa se ha convertido en un imprescindible para los que apuestan por una alimentación sana y equilibrada, todavía sigue siendo una desconocida a nivel gustativo para muchas personas que siguen dudando cómo incorporarla a sus platos principales.

Si ya la has incluido en tus batidos o en tu desayuno, con fruta y yogur, llega el momento de saltar a los fogones y adecuarlo a tus tapas favoritas, como por ejemplo a las croquetas, dándoles un toque requetesaludable. Además de un sabor y una estética inigualable, podrás beneficiarte de sus propiedades:

  • Posee un alto nivel de proteínas,puede contener hasta un 23%.
  • Está compuesta por: minerales (calcio, hierro, magnesio), vitaminas (C, E, B1, B2 y niacina) y fósforo.
  • Es rica en aminoácidos,que influyen en el desarrollo cerebral.
  • ​Su contenido en grasa es rico enOmega 6.
  • Es una importante fuente de fibra soluble e insoluble.
  • Tiene un índice glucémico muy bajo.

Elaboración croquetas de calabacín, quinoa y menta

Primero cocina la quinoa en una olla utilizando el mismo peso de agua que de cereal (unos 15 minutos) hasta que ésta abra y esté bien cocinada. Una vez lista, escurre el agua y seca la quinoa con papel absorbente.

A continuación ralla el calabacín y la zanahoria y corta muy finita la menta y remuévelo todo en un bol.

Por último, mezcla la quinoa con el huevo, la sal y la harina y échalo en el bol con el calabacín y la zanahoria para crear una masa homogénea con la que poder formar bolitas.

Precalienta el horno a 180 grados y coloca las bolitas sobre la bandeja previamente enharinada para que no se peguen. Las tendrás listas en apenas 30-40 minutos